Inicio Opinión PROVINCIAS: ENERO FUE EL DE MAYOR PÉRDIDA EN COOPARTICIPACIÓN DE LOS ÚLTIMOS...

PROVINCIAS: ENERO FUE EL DE MAYOR PÉRDIDA EN COOPARTICIPACIÓN DE LOS ÚLTIMOS TRES AÑOS

125

Perdieron 17 puntos respecto de la inflación. Influyeron la baja en el nivel de actividad y que la Nación no comparte con el interior la mayor parte de la nueva carga impositiva dispuesta en la ley de emergencia. – Marcelo Bátiz-

Las provincias perdieron en enero aproximadamente 17 puntos porcentuales frente a la inflación, ya que recibieron transferencias por Coparticipación Federal de Impuestos por un total de $ 163.269,7 millones, un 38,3% más que en el mismo mes de 2019, con un Índice de Precios al Consumidor que en esos doce meses se estima creció un 55%.

El incremento del 38,3% fue a su vez inferior en 6,6 puntos porcentuales al 44,9% de la recaudación general informada por la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), por la combinación de tres factores:

1.- La caída de la actividad económica, que afectó principalmente a los impuestos coparticipables como IVA y Ganancias.

2.- La disminución a cero de la alícuota del IVA a los alimentos de la canasta básica (si bien ya no rige en enero, las declaraciones juradas del impuesto corresponden al mes anterior)

3.- La mayor parte de la nueva carga impositiva sancionada en la Presidencia de Alberto Fernández no se coparticipa, ya que corresponde al aumento de las alícuotas de retenciones y tasa de Estadística y al nuevo impuesto PAIS, que establece un recargo del 30% a la compra de moneda extranjera.

Las transferencias a las provincias por Coparticipación vienen siendo afectadas por la caída del nivel de actividad, que ya lleva 22 meses consecutivos

De esta manera, a pesar de que la recaudación tributaria nacional se ubicó 10 puntos porcentuales por debajo de la inflación, su distribución fue más favorable para la Nación que para las provincias, en la medida que no tuvo que compartir la mayor parte de la nueva carga impositiva creada a través del decreto 37/19 y la ley de Solidaridad social y reactivación productiva.

Asimismo, la caída de la actividad económica, que ya lleva 22 meses consecutivos, tuvo un impacto en los dos impuestos principales vinculados a la actividad interna, como son IVA y Ganancias, con la consecuente merma en términos reales de la recaudación y la coparticipación.

La brecha de 17 puntos porcentuales respecto de la inflación implica una caída en términos reales del 10%, que pudo haber sido incluso más amplia de no haber mediado “la compensación de $1.318,5 millones desembolsados por el Gobierno Nacional, conforme la medida cautelar y los decretos Nº561/19 y 567/19, por la caída de los impuestos coparticipables luego de la rebaja impositiva post PASO”, señaló la consultora Economía & Regiones, en referencia al fallo de la Corte que atendió el reclamo de trece gobernadores por la disminución a cero de la alícuota del IVA a trece alimentos de la canasta básica.

“Sin este efecto, las transferencias habrían crecido al 37,2%, profundizando más la contracción real de estos ingresos”, indicó la consultora dirigida por Diego Giacomini.

Por su parte, el ex subsecretario de Provincias del Ministerio del Interior, Paulino Caballero, explicó a Infobae que en enero se sintió “la menor base imponible” del IVA, por las declaraciones juradas de diciembre, por lo que “habrá que esperar a febrero para tener un escenario más certero para la comparación”.

De todos modos, el economista consideró que la baja de la coparticipación respecto de la inflación y la recaudación general “es una tendencia que se va a mantener”.

De acuerdo con el análisis de E&R, el efecto de la recesión en la copartipación neutralizó el impacto positivo que representó el aumento de 3 puntos porcentuales para las provincias en el marco del reintegro gradual de los 15 puntos retenidos durante un cuarto de siglo para financiar al sistema previsional.

“Enero fue un mes muy malo para la recaudación y la coparticipación”, dijo Caballero, quien puntualizó como factor determinante a “cómo viene la economía del país” y al hecho que, a diferencia de las provincias, la Nación “pudo amortiguar el impacto de la caída de la actividad económica en IVA y Ganancias con los recursos provenientes del comercio exterior, básicamente con la combinación de la devaluación y el aumento de las retenciones y la tasa de Estadística”, además del impuesto PAIS, que con $3.181,1 millones “no fue significativo”.

En ese sentido, el mal desempeño de los impuestos coparticipados contrasta tanto con el 44,9% de aumento de la recaudación general como con el 55% estimado de inflación interanual (el INDEC dará a conocer el IPC de enero el próximo jueves 13 de febrero): “el IVA Interno aumentó al 35,4%, muy afectado por el menor consumo, presentando una contracción real del 12,6%, en tanto que Ganancias aumentó 34,8%, cayendo 13% en términos reales, afectado por la suba del mínimo no imponible, la disminución de la tasa del impuesto para las Sociedades y la reducción de los anticipos en Personas Humanas dispuestos en agosto”, destacó E&R.

Otro aspecto que incidió fue un aumento interanual de la compensación a provincias dispuesto en el Consenso Fiscal del 23,1%, más de treinta puntos porcentuales debajo de la inflación, además de que “aún está pendiente la determinación del monto a afectar en concepto de la Ley 26.075 de Financiamiento Educativo”, añadió la consultora.

CABA, la más favorecida del mes

Enero marcó un cambio en los incrementos porcentuales discriminados por provincia, luego de 24 meses consecutivos en los que Buenos Aires lideró los aumentos a raíz de las compensaciones otorgadas a ese distrito en el Consenso Fiscal de noviembre de 2017.

En esta oportunidad, por el cambio de la base de comparación y porque le correspondió una compensación con una suba de sólo el 22%, la provincia gobernada por Axel Kicillof fue relegada al vigésimo primer lugar, en una nómina que ahora pasó a estar encabezada por la Ciudad de Buenos Aires, con el 40,4% de incremento respecto de enero de 2019.

El 22% de aumento interanual de la compensación a Buenos Aires contrasta con el 24,5% del resto de las provincias, aunque en el repaso general de las variaciones surge que “todas las provincias presentaron contracciones reales en la Coparticipación”, puntualizó E&R.

Las tres provincias que tuvieron el menor incremento porcentual volvieron a ser Córdoba (36%), Santa Fe (36%) y San Luis (+35,4%) pero, como en el caso bonaerense, por contar con una base de comparación diferente al resto, dado que reciben desde principios de 2016 el reintegro total de los 15 puntos retenidos para el financiamiento de la ANSES, mientras que a los 21 distritos restantes esa devolución les fue hecha de manera gradual, a razón de 3 puntos porcentuales por año.

Las transferencias a las provincias por coparticipación aumentaron en enero 38,3%, con extremos como el 40,4% para CABA y 35,4% para San Luis

En el caso de San Luis, además, incide que no recibe compensaciones del Consenso Fiscal por no haber adherido, al igual que La Pampa.

Sin embargo, la provincia gobernada por Sergio Ziliotto tuvo un aumento porcentual 4,5 puntos mayor a la conducida por Alberto Rodríguez Saa, a raíz de verse favorecida por un fallo de la Corte Suprema de Justicia referido a la distribución de los costos de la autarquía de ña AFIP.

El proceso de reintegro de 3 puntos por año, dispuesto en el “Acuerdo por el Nuevo Federalismo” de 2016, finalizará el 31 de diciembre, por lo que a partir de 2021 las provincias no contarán con ese aliciente y el crecimiento de la coparticipación dependerá exclusivamente del nivel de actividad económica

En ese contexto, remarcó Caballero, cobrará mayor importancia “como se manejarán las provincias del lado del gasto”, con el aditamento del restablecimiento de la paritaria nacional docente.

Esa modalidad de negociación había sido suspendida durante la Presidencia de Mauricio Macri porque “no podíamos decidir desde el Gobierno nacional la política salarial provincial”, justificó el ex funcionario del Ministerio del Interior.

Caballero remarcó al respecto que “el salario docente constituye el grueso del gasto en remuneraciones de las provincias” y los aumentos otorgados al sector “se termina trasladando al resto, ya que la Policía, la Justicia, la Salud y la Administración pública piden lo mismo”, lo que podría anticipar tensiones entre los reclamos salariales y las estrecheces fiscales.