FRACASÓ LA CUMBRE DEL CLIMA: NO HUBO ACUERDO PARA REGULAR EL CARBONO

La COP25 aprueba un tímido documento y no consigue regular los mercados de carbono. Tenso debate con Brasil por los océanos y el uso de tierras.

La Cumbre del Clima de Madrid (COP25) concluyó este domingo con un tímido acuerdo que no satisface a sus organizadores ni a la mayoría de los participantes. Dos días después de la fecha de cierre original, que estaba prevista para el viernes 13, y tras unas maratonianas negociaciones que se han prolongado durante toda la madrugada, los países participantes acordaron un documento que insta a aumentar la “ambición climática” en 2020 y pide cumplir el Acuerdo de París para evitar que la temperatura media del planeta suba este siglo por encima de 1,5 grados.

La cumbre, que comenzó el 2 de diciembre en Madrid después de que la capital española reemplazara a Chile como sede, fue la más larga de la historia.

El acuerdo no es vinculante y además no se ha alcanzado un acuerdo para regular los mercados de carbono globales, un asunto que quedará para la cumbre que se celebrará en Glasgow en noviembre de 2020. “Algunos no se sintieron cómodos, así que queda pendiente para el año que viene”, dijo la ministra para la Transición Ecológica en funciones, Teresa Ribera.

La presidenta de la COP25, la ministra chilena de Medio Ambiente, Carolina Schmidt, reconoció el fracaso de la cumbre. “No estamos satisfechos. Los acuerdos no son suficientes para afrontar con sentido de urgencia la crisis del cambio climático”, lamentó.

El acuerdo, titulado “Chile-Madrid, tiempo de actuar”, establece que los países deberán presentar en 2020 unos compromisos más ambiciosos de reducción de emisiones (las llamadas Contribuciones Nacionales Determinadas) para hacer frente a la emergencia climática.

Según el acuerdo, el conocimiento científico será “el eje principal” que debe orientar las decisiones climáticas de los países para aumentar su ambición, que debe actualizarse permanentemente de acuerdo a los avances de la ciencia.

El texto recoge “el imperativo” de que la transición hacia un mundo sin emisiones sea justa e impulse la creación de empleo decente. El acuerdo reconoce además la acción climática de los actores no gubernamentales, a quienes invita a que la incrementen y generalicen estrategias compatibles con el clima.

Tenso debate con Brasil

Brasil ha estado a punto de bloquear el acuerdo principal de la cumbre del clima de Madrid al negarse a reconocer inicialmente el papel que los océanos y el uso de la tierra desempeñan en el cambio climático.

Schmidt ha sometido esta mañana a votación el acuerdo político y principal de la Conferencia y, de hecho, había llegado a darlo por aprobado con el tradicional “mazazo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *