FEDERICO BRUNO VOLVIÓ AL TRIUNFO EN LA MARATÓN INTERNACIONAL DE REYES

Bruno recuperó el primer puesto de la 41° Maratón Internacional de Reyes con un final electrizante en Concordia.

Federico Bruno, volvió a consagrarse en la 41ª Maratón Internacional de Reyes “Juan Diego López”. Y ganó una carrera increíble, con un sprint final que fue para el asombro, doblegando al uruguayo Nicolás Cuesta (fue 3°) y Julián Molina (2°).

Bruno empleó 29 minutos y 55 segundos para ganar. Florencia Borelli, de Mar del Plata, se quedó con la victoria entre las Damas, también en notable carrera. Hubo 3964 inscriptos en total y volvió a ser otra gran fiesta del deporte, en una ciudad que acompañó en su totalidad a la prueba y que es marca registrada.

Julián Díaz, oriundo de Villa Adela, corrió los 10 kilómetros y por la noche fue el acreedor del Auto 0km. en el sorteo, con el número 1048, quedándose con la gran alegría del final de la fiesta.

“No, no me pueden decir que ganó. Me están cargando. Si venía casi entregado detrás del que venía primero y faltaba muy poquito, nada para terminar la carrera.

No lo pudo haber alcanzado”. Bien pudo haber sido el monólogo incrédulo de alguien que había escuchado o le habían dicho que Federico Bruno ganó la 41ª Maratón Internacional de Reyes “Juan Diego López”.

Y si, créalo amigo, porque Fede la ganó de manera impresionante y lo que usted menciona es cierto, venía atrás, pero en un sprint sencillamente monstruoso se quedó con la carrera casi en la entrada al Corsódromo, donde pudo doblegar a Nicolás Cuesta y lo propio hizo con este Julián Molina para ser segundo.

Una carrera formidable desde donde se la mire y se dio nomás de que los atletas de elite iban a pelear palmo a palmo la carrera hasta el final. Pero ese final no estaba imaginado en los planes de nadie con lo que hizo Federico Bruno, un fuera de serie que pareció tener un “Fórmula Bruno” para acelerar lo que aceleró en los metros finales de carrera y luego de, podríamos decir, 9500 metros de carrera.

Increíble, porque dejó a todos sin palabras e hizo estallar el Corsódromo cuando lo vieron entrar delante de todos. Es que las radios venían hablando de Cuesta, porque fue quien hizo el gasto de ir adelante toda la carrera y parecía convertirse en el nuevo ganador. Pero esa linda sorpresa fue la de Bruno, pero solo para la gente porque es obvio que su talento ya no sorprende a nadie y por algo es de los mejores atletas de Sudamérica.

Federico hizo 29 minutos y 55 segundos, justo por debajo de los 30, para ganar la carrera y así volver a tener a la misma en casa, que el triunfo vuelva a ser concordiense. Y se tomó revancha de Julián Molina, porque este año se invirtieron las posiciones respecto al 2019. Molina arribó con 30 minutos exactos y Cuesta con 30.01.

Bruno hizo, al fin y al cabo, una táctica que solo estaba en su cabeza y tal vez algo pudo haber intuido Molina, porque fue quien salió a correrlo ni bien “saltó” el de Concordia. Pero ya era tarde, porque las piernas del de nuestra ciudad pudieron más, se tenía toda la fe y lo consiguió tal como seguramente lo venía planeando. Y fueron los tres casi excluyentes protagonistas de la carrera, aunque por allí se sumó Martín Méndez, en los primeros metros Julius Rono, el otro uruguayo Cuesta, y más atrás el resto expectante. Pero, claro, todos querían ver el final porque se intuía que podía ser de película, y lo fue gracias a la enorme capacidad de Bruno.

El de Concordia entró al Corsódromo tranquilo, pero sabiéndose ganador a 50 metros del final comenzó a agitar los brazos y a mirar a la gente, porque la tenía entre ceja y ceja a la carrera, sabía que podía ganarla y volver a anotarse como el gran triunfador. Fue un desahogo del de Concordia en medio de una grandísima ovación de la gente.

Aplausos para Méndez, para Luis Barrio, para Dylan Van Der Hock, para Juan Ignacio Segovia, para los concordienses que estuvieron en los primeros lugares, confirmando el muy buen nivel que tienen.

Entre las Damas, la ganadora fue la marplatense Florencia Borelli, quien también tuvo que apelar a su talento en un sprint final para doblegar a su rival y amiga bonaerense Fedra Luna Sambrán, quien incluso cuando llegó la abrazó y siguieron juntas, aunque la ganadora tuvo que ser atendida porque llegó un poco ahogada.

La carrera tuvo un clima espectacular, primero por la temperatura que no fue nada sofocante, y segundo por la gente, que una vez más dio la gran nota al acompañar a todos en cada uno de los metros de la carrera, contabilizándose un número realmente asombroso otra vez y que despertó el elogio de quienes vinieron de otras localidades. Fueron 3.964 inscriptos oficialmente, entre los 10 y 5 kilómetros, lo que habla de que la Maratón de Reyes está intacta, goza de muy buena salud y que sigue a full con pasión, y todo lo que se renueva año a año para que sea la mejor.

La gran mayoría hizo un gran esfuerzo y llegó sin mirar el reloj, pero con la satisfacción de cruzar la meta, que era el gran objetivo. Cada uno puso su granito de arena para que esto siga siendo tan grande que por momentos se torna inefable, o sea algo que no se puede describir con palabras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *