Inicio Economia EL MENSAJE DE KICILLOF A LOS MERCADOS

EL MENSAJE DE KICILLOF A LOS MERCADOS

75

La decisión del gobernador de no pagar el vencimiento de la provincia de enero sugiere una advertencia de Alberto a Wall Street. -Guillermo Laborda-

Axel Kicillof anunció que no pagará el vencimiento de la deuda de la Provincia de Buenos Aires el próximo 26 de enero. Era previsible dado el monto a pagar de un papel emitido en la gestión Scioli, 275 millones de dólares, el cierre de los mercados de crédito internacional para Argentina y la poca voluntad del gobernador de imponer esfuerzos fiscales para poder cumplir con pagos de la deuda.

¿Podía Kicillof haber pagado y evitar la restructuración de la deuda? La mitad del vencimiento del 26 estaba ya en cuentas de PBA. El ANSES podía haber ayudado. Para el resto debería haber emitido Kicillof una Letra y hacerse de la liquidez de algunos municipios y comprar dólares en el mercado mayorista (MULC). O bien debería haber contado con la asistencia del gobierno nacional. No pudo o no quiso ser.

Ahora bien: el gobernador pide en realidad correr el pago hasta el 1 de mayo. ¿Podrá encarrilar las cuentas de PBA en tres meses y medio o bien recibirá auxilio de Alberto Fernández para esa fecha? Suena más a que se vendrá, como con Mauricio Macri, un reperfilamiento del reperfilamiento. Todo nuevamente girará en torno al resultado de la oferta a bonistas que haga en las próximas semanas Martín Guzmán. La decisión de Kicillof suena más a un mensaje a los tenedores de papeles argentinos para que acepten la oferta oficial, quita incluída, que se avecina.

La cumbre de Mamá Ganso

El último fin de semana en Punta del Este, el sábado 11, tuvo lugar el ya clásico encuentro de banqueros de capital argentino y empresarios en Mamá Ganso, la quinta de Jorge Brito. A los hombres del mercado financiero se les sumaron empresarios como Miguel Acevedo (UIA) y el eterno Adelmo Gabbi, por la Bolsa de Comercio. Cerca de 60 personas invitadas al encuentro en el que los temas de conversación giraron sobre las bajas temperaturas en el balneario uruguayo y sobre el futuro de la economía argentina. El frío en definitiva en esos dos temas.

La impresión de varios de los presentes es que el actual plan de Alberto Fernández tiene que brindar sí o sí un resultado positivo. Habrá apoyo. La razón de esa necesidad de éxito del plan económico pasa por la incertidumbre de lo que vendría después. No sería precisamente un giro a políticas económicas más de libre mercado.

Pero con el fin de la primera quincena del año, se va el fin de la demanda estacional de pesos en el mercado. Hasta ahora existía una demanda de la moneda argentina para pago de salarios, medio aguinaldo, vacaciones, impuestos. Ahora se revierte gradualmente y el sobrante de pesos se traslada a la cotización del dólar. Se acabaron las vacaciones para Miguel Pesce, el titular del BCRA que venía imponiendo, obediente, una baja de las tasas de interés. La brecha entre los diferentes dólares y el oficial va en ascenso. El que se destacó fue el “contado con liqui”, ya por encima nuevamente de los 80 pesos pese a las intervenciones de la ANSES, a cargo de Alejandro Vanoli, el ex presidente del BCRA en la última gestión de Cristina Kirchner. Repite Vanoli misión con el tipo de cambio pero en diferente cargo.

En la Comisión Nacional de Valores está Adrián Cosentino, quien era la esperanza del mercado con Daniel Marx para renegociar la deuda y quien en teoría ahora deberá frenar presiones para controlar las operaciones cambiarias que se canalizan a través de la Bolsa de Comercio. El tipo de cambio oficial se va quedando retrasado con el correr de los meses frente a la inflación. El freno a las importaciones para evitar que el tipo de cambio oficial trepe está en marcha. Hasta fin de marzo no llegarán los dólares de la cosecha de soja, si es que llegan en abundancia. Buena parte de la cosecha se vendió antes de que se imponga la suba de las retenciones.

Silenciosamente, la cuestión de la deuda la va encarando Lisandro Cleri, el encargado de la Comisión ad hoc creada para la restructuración. Se trata de quien integrara en la última gestión de Cristina Kirchner el FGS (el Fondo que administra los recursos de la ANSES), algunas de cuyas operaciones tuvieron alta repercusión por los sugestivos precios y tasas pactadas. Aún así, inversores que bancos extranjeros que lo visitan en su oficina, parten menos pesimistas.

Difícil volver a crecer

El informe del ejecutivo de banca privada que se escuda tras el seudónimo del “Oso” barre con todos los temas de actualidad. A continuación, los puntos principales de su envío a clientes:

1) La semana que paso fue récord de ingreso de fondos en la categoría de IG (Investment Grade), es decir lo más seguros, con 8.600 millones en busca de tasas positivas cada vez mas escasas en el mundo; el Dow cruzo los 29.000 puntos y cerro en 28.823 pero hay algunas luces amarillas muy fuertes; la capitalización de Apple y Microsoft sumada supera por unos cuantos miles de millones a la de toda la bolsa alemana; Tesla supero en valor de mercado a Ford y General Motors juntas; es tiempo de ser cautos.

2) En Chile emitieron deuda Embotelladora Andina, Soquimich, Codelco, Banco de Chile; en Argentina siguió el rally en bonos en pesos y recuperación de los de dólares hasta la noticia del bono de PBA.

3) Es difícil vislumbrar un escenario positivo y a modo de ejemplo dos sectores que son fundamentales para reactivar nuestra economía como el automotriz y la construcción ambos siguen en coma y sin vista de salir en el corto y mediano plazo; al primero le subieron los impuestos y le limitan las importaciones y al segundo salvo nuevos emprendimientos en pesos muy difícil que se concreten operaciones con el cepo actual.