EL MACRISMO RECONOCE QUE EL GOBIERNO EVITÓ QUE SE ACELERARA LA INFLACIÓN

Pero duda sobre las chances de una rápida reactivación. Sus referentes seguirán planteando diferencias con el nuevo oficialismo, empujados por la amplia base electoral; aunque todavía debaten cómo organizar esas críticas, prometen coordinarlas con la UCR y la Coalición Cívica-ARI. -Martín Kanenguiser-

El macrismo cree que el nuevo gobierno evitó la espiralización de la inflación pero todavía no avizora cómo podrá reactivar la economía.

Una importante fuente del gabinete del ex presidente Mauricio Macri dijo que, con el paquete de la emergencia económica, se evitó una crisis profunda en la economía, aunque criticó la excesiva delegación de poderes en manos del nuevo Jefe del Estado, Alberto Fernández.

Como quedó en claro tanto en esta discusión nacional como en la legislatura bonaerense, Cambiemos tiene pensado plantarse en una posición dura frente a los temas en los que esté ideológicamente en desacuerdo con el Frente de Todos.

Esta estrategia responde a una sola razón: “Aunque acabamos de ser derrotados, hay un 41% de la sociedad que nos votó y que todos los días nos exige que salgamos a plantarnos frente al Gobierno. Por lo tanto, no nos podemos quedar callados”, explicó la fuente.

La intención de los ex funcionarios del área económica es subrayar que, pese a la crisis que determinó la derrota en las urnas, los indicadores macro son mejores que en 2015 en materia del tipo de cambio, superávit comercial, superávit de cuenta corriente, recuperación del precio de las tarifas y reducción del déficit fiscal.

Los funcionarios que se retiraron de sus despachos el 10 de diciembre consideran que el nuevo ministro de Economía, Martín Guzmán, es “razonable, aunque sus antecedentes académicos no son tan importantes y no tiene nada de experiencia en política pública”, indicó un ex secretario de Estado.

Parte del ex gabinete cree que el nuevo equipo económico deberá “arreglar en forma definitiva la cuestión jubilatoria para tener margen para equilibrar las cuentas fiscales”, en sintonía con la decisión que tomó el presidente Alberto Fernández, aunque, a la vez, tratando de evitar futuros juicios. Sin embargo, fue el gobierno de Macri el que complicó más las cuentas fiscales con la nueva fórmula jubilatoria aprobada en 2017.

A la vez, consideran que debe haber un acuerdo rápido con los acreedores privados, porque, de lo contrario, “la emisión se pueden disparar a niveles peligrosos, con aumento de inflación y de la brecha cambiaria”.

En términos institucionales, Cambiemos todavía está pensando cómo canalizará y difundirá su visión en materia económica.

Las opciones que se manejan son recrear la “Fundación Pensar” que alimentó de ideas y figuras al gobierno de Macri en 2015, o, con más audacia, recrear el esquema de “gabinete en las sombras” que existe en varios países anglosajones.

Un ex ministro del área económica dijo: “Tenemos responsabilidad por el cargo que ocupamos de seguir nuestros respectivos temas desde la oposición”.

La intención primaria es alimentar a los bloques de Cambiemos en el Congreso, sobre todo cuando aparezcan proyectos de ley sensibles, o que busquen rever las políticas clave adoptadas entre 2016 y 2019.

En principio, se espera que la ex ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, asuma la presidencia del PRO y plantee públicamente la estrategia para mantener la cohesión entre los tres partidos de Cambiemos, de cara a las elecciones legislativas de 2021.

“Una vez que Patricia dicte la estrategia, comenzará la ofensiva en forma más organizada”, indicó el ex funcionario del gabinete.

Esta fuente dijo que, más que un think tank como Pensar, la idea de Macri y el del ex jefe de gabinete, Marcos Peña, es que haya varias usinas divididas por cuestiones temáticas, sobre todo, en los temas en los que el gobierno tuvo mejores resultados, como el tema de las relaciones exteriores y la seguridad.

En cambio, la idea de crear un “Gabinete en las sombras” como los que existen en Inglaterra, Canadá y Nueva Zelanda parece difícil de implementar.

El gabinete en la sombra en el Reino Unido está integrado por un conjunto de integrantes del parlamento que pertenecen al partido de la oposición que conforman un gabinete alternativo.

En los encuentros, de carácter semanal, discuten la estrategia para replicar públicamente la postura del Gobierno en cada tema que se debate en el parlamento.

“Otra posibilidad es que cada legislador nacional designe a un asesor para alimentar estas usinas de ideas, como hizo la oposición en Chile”, expresó el ex funcionario.

Más allá de la estructura que se elija, la fortaleza de esta voz de Cambiemos dependerá del rumbo que tome cada uno de sus principales espadas económicas. Aunque los más leales le han prometido a Macri que seguirán colaborando en el proyecto político, otros optaron por volver full time al sector privado.

Además, como señaló un importante legislador nacional del PRO, “muchos en el bloque no se sentirían representados por los miembros del gabinete de Mauricio”.

El legislador aclaró que, con la salida de Macri del poder, “ya no existe una bajada de línea; cada uno juega según su conveniencia, de cara a las elecciones del 2021”.

También habrá que ver si estas réplicas se coordinan entre los tres partidos de Cambiemos o si surgen voces individuales. El legislador consideró lógico que haya una mesa entre los líderes de las tres fuerzas y sus respectivos referentes parlamentarios. Al respecto, se prevé que la del senador porteño Martín Lousteau sea una de las más fuertes.

Desde el radicalismo, la principal usina será la Fundación Alem, cuyo vicepresidente es el experimentado economista Jesús Rodríguez. La UCR tuvo en el trámite de la emergencia económica una visión más piadosa que el PRO, al considerar que había que darle quorum al Gobierno que había asumido apenas una semana antes. “Había que bajar y votar en contra y fue lo que hicimos”, explicó una calificada fuente del partido.

De todos modos, la fuente destacó que, en esa discusión parlamentaria, hubo una “buena coordinación” entre los legisladores de las tres fuerzas para oponerse a determinados ejes de la emergencia económica.

Hacia adelante, según el informante, “no está definida la forma de coordinación entre los tres partidos”, admitió la fuente.

De todos modos, otro economista radical fue más allá y dijo: “los primeros pasos del Gobierno en materia económica son correctos, más allá de las fallas institucionales, dado que las opciones eran o subir los ingresos para acelerar el reingreso al mercado de la deuda, o emitir y acelerar peligrosamente la inflación”.

Sobre el inicio de la gestión del ministro Martín Guzmán, indicó que “al no ser del grupo original de Alberto Fernández, tendrá que ir ganando grados de libertad a medida que vaya consiguiendo triunfos propios, sobre todo, con la renegociación de la deuda”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *