Inicio Portada EL GOBIERNO REVOCÓ EL NUEVO PROTOCOLO PARA LA INTERRUPCIÓN LEGAL DEL EMBARAZO

EL GOBIERNO REVOCÓ EL NUEVO PROTOCOLO PARA LA INTERRUPCIÓN LEGAL DEL EMBARAZO

57

Se trata del nuevo «Protocolo para la atención integral de las personas con derecho a la interrupción legal del embarazo (ILE)” que se había publicado este miércoles en el Boletín Oficial.

El gobierno Nacional decidió revocar el nuevo «Protocolo para la atención integral de las personas con derecho a la interrupción legal del embarazo (ILE)” que se había publicado en el Boletín Oficial.

Según fuentes oficiales, los técnicos del Ministerio de Desarrollo Social que conduce Carolina Stanley, trabajaban en el texto revocatorio de la resolución elaborada por la Secretaría de Gobierno de Salud, a cargo de Adolfo Rubinstein, y esa decisión estaría reflejada este jueves en el Boletín Oficial.

La reacción de los sectores antiderechos no se hizo esperar. Si bien se oponen a todo, uno de los puntos que más furia generó fue la aclaración sobre la objeción de conciencia. Además de las maniobras de lobby, que el oficialismo niega, hubo un hecho insólito: el presidente provisional del Senado salió a cuestionar una medida de su propio gobierno. «Me parece lamentable y claramente inconstitucional la resolución del secretario de Salud ampliando de manera irresponsable las causales de aborto no punible y limitando la objeción de conciencia médica», bramó Pinedo.

Rubinstein guardaba silencio, en tanto. Según señalaban en el Gobierno, era probable que presentara su renuncia. Pinedo, por su parte, festejó la anulación con un «Gracias, presidente». En cambio, el radical Ernesto Sanz salió a apoyar al secretario de Salud: Mi solidaridad, apoyo y afecto a Rubinstein, un funcionario ejemplar, un lujo de la salud pública. Como tantos radicales a lo largo y ancho del país, nos sentimos orgullosos de su gestión». «El protocolo que dictó responde al fallo de la corte y al código penal vigente, tratando de solucionar un problema grave de salud pública . Resulta inentendible su derogación», sostuvo Ricardo Gil Lavedra. También Martín Lousteau salió sin medias tintas a cuestionar: «Es una verdadera pena que el Presidente decida en sus últimos días en el poder hacer un retroceso tan grande». «Hoy celebré la sanción del Protocolo ILE porque creo que es absolutamente necesario para garantizar el acceso en todas las provincias a los derechos consagrados en la ley vigente. Ojalá la decisión no sea revertida», tuiteó la diputada PRO Silvia Lospenatto a las ocho y media de la noche, cuando hacía rato que eso se había anunciado.

Son 77 páginas en las que el Estado parecía escuchar los reclamos que el movimiento de mujeres lleva adelante hace años, hacerse cargo de ellos. El texto tiene apartados y aclaraciones que parecieran tener nombres y apellidos: los de las niñas y mujeres cuyos derechos a no parir el producto de una violación fueron vulnerados; los de médicos que abierta, arteramente se aferraron a presuntas objeciones de conciencia para no interrumpir gestaciones que eran tortura; los de personas que nada tenían que ver con las víctimas y que, sin embargo, se dedicaron a interferir (en algunos casos, con apoyo de gobiernos locales); los de pretendidas organizaciones no gubernamentales que sólo buscan bajar al territorio el discurso de odio contra las mujeres y los derechos. También están allí, pero de manera explícita, LMR y Ana María Acevedo, una de las cuales llegó a pagar con su muerte (dolorosa, por cáncer sin tratar, forzada a gestar, a parir) las faltas del Estado.