Inicio Portada EL GABINETE, CASTRILLÓN Y UNA CONFIGURACIÓN DEL PODER

EL GABINETE, CASTRILLÓN Y UNA CONFIGURACIÓN DEL PODER

31

El equilibrio político de Bordet en el equipo de colaboradores y la Legislatura. Los mensajes encriptados del presidente del Superior Tribunal de Justicia. La agenda(Federico Malvasio)

Gustavo Bordet anunció el sábado su gabinete. No hubo sorpresas. Las confirmaciones de Rosario Romero, Hugo Ballay y Sonia Velázquez ya se conocían de antemano. Lo mismo la incorporación de Juan José Bahillo, aunque no con rango de ministerio. Marisa Paira al frente de Desarrollo Social fue una noticia vieja para el círculo político.

El Gobernador podrá jactarse, nuevamente, de la equidad de género en el equipo de colaboradores. La mitad son mujeres, a lo que hay que sumarle a Laura Stratta como vicegobernadora.

El anuncio del sábado no encuadra en una renovación. Cuatro ministros continúan y los otros dos que se suman estuvieron sentados cerca del Gobernador estos cuatro años: Paira en el Copnaf y Bahillo fue el articulador de Bordet en la Legislatura y el Congreso.

La mano derecha y de extrema confianza del mandatario, Edgardo Kueider, asume su banca en el Senado de la Nación. Es el único que se sienta no solo en la mesa chica del Gobierno, sino a la familiar del gobernador. A partir de la semana que viene no tendrá la botonera que ostentó estos cuatro años, aunque dan por descontado que la política seguirá pasando por él, Stratta y Bahillo.

Kueider administró las internas del Gobierno y cuidó las espaldas de Bordet. A eso, que le dedicó tiempo completo, deberá contemplarlo con el tiempo que le llevará su tarea legislativa.

La virtual jefatura de gabinete que llevó el nombre de Secretaría General de la Gobernación pasará a ser un ámbito meramente técnico. El equipo que jurará el 10 de diciembre tiene su capitán sin reelección. A diferencia de Alberto Fernández, quien sí puede repetir. Con el presidente electo Bordet estuvo un día antes que anuncie el gabinete. La reunión fue positiva. Posiblemente se haya terminado de armar el rompecabezas que incumbe a los cargos nacionales en la provincia.

Legislatura

El parlamentarismo entrerriano se niega a mostrar caras nuevas, que no tienen que ser siempre jóvenes. Las novedades las aportó el kirchnerismo con Estefanía Cora, Mariana Farfán, Paola Rubatino. Dos concejales y una ex secretario de Desarrollo Social de Gualeguay. Hay otros ejemplos.

Las cámaras estarán presididas por el kirchnerismo (moderado). Stratta en el Senado y Ángel Giano en Diputados. Los presidentes de los bloques no serán kirchneristas. Bordet logra un equilibrio interesante. Forma un gabinete con poco apego a la letra K con salvadas excepciones, pero los pone al frente de la Legislatura. Sería la foto de la unidad que construyó en febrero.

La reforma política, si no sale este año, se convertirá en lo que se convirtieron las cartas orgánicas municipales: en un cuento. En el 2021 están las elecciones de medio término y el año siguiente la sucesión se absorberá toda la agenda.

Si finalmente se modifica el sistema electoral, el sucesor o sucesora de Bordet podrá gozar de una herramienta legítima para oxigenar la dirigencia con un sistema de boleta única papel. El Gobernador, que la impulsó el año pasado, no pudo. Las consecuencias están en la bancada de la Cámara de Diputados, una especie de conurbanización donde se repiten los mismos esquemas desde principio de siglo.

Mensajes encriptados

Las declaraciones de Emilio Castrillón este domingo son un verdadero escándalo si se saca una simple cuenta: la del presidente del Superior Tribunal de Justicia sugiriendo que en la política y el Poder Judicial se negocia impulsar o cajonear investigaciones.

El presidente del máximo cuerpo judicial de la provincia viralizó un WhatsApp cargado de subjetividades y mensajes encriptados cuyos destinatarios no aparecen y -según dijo- “tiene una clara dirección hacia el interior del Superior Tribunal como a la clase dirigente en su conjunto”. Esta segunda parte, la de “dirigente” no es otra cosa que Casa de Gobierno y la Legislatura.

El vocal, sin explicar por qué, promete no entregarse a las mafias ni arrodillarse por “prebendas”. ¿Dónde vio eso? ¿Alguien hizo lo que él promete no hacer?

Pero no quedó ahí. Apuntó a quienes “negocian para no ser investigados a través de nexos políticos enriquecidos”. En el Ministerio Público Fiscal, a cargo de Jorge García, tramita la causa más escandalosa de corrupción en la que no hay un sólo dirigente imputado, como es la de los contratos truchos. También están las de Sergio Urribarri y José Allende, investigados por enriquecimiento ilícito. Ninguna de las dos avanza.

Las palabras de Castrillón tienen un hilo conductor que aparece cuando expresa “la necesidad de una reforma penal”. Eso conecta con el final de su mensaje, donde promete dar la pelea “contra los tibios y temerosos cómodos para obtener tranquilidad efímera”.