Inicio Portada DR BERNARDO SALDUNA: “EL PRESIDENTE DEL STJ DEBE ELEGIRSE SIN INTERFERENCIAS POLÍTICAS...

DR BERNARDO SALDUNA: “EL PRESIDENTE DEL STJ DEBE ELEGIRSE SIN INTERFERENCIAS POLÍTICAS DE AFUERA”

294

En un momento importante para el máximo tribunal de justicia provincial, uno de sus integrantes, el Dr B. Salduna, se explaya en exclusiva con concordia7.com, sobre el posible futuro presidente del cuerpo, en coincidencia con un nuevo mandato del gobernador. (J.M.H.)

No suele dar entrevistas, tal vez el arraigo a sus costumbres “domingueras” de repasar diarios tomando una lágrima en el tradicional café frente a la plaza principal de Concordia, lo haya llevado a, en un clima mas distendido, brindar precisiones sobre lo actuado y lo por venir en el máximo cuerpo que integra.

El Dr Salduna, con esta prolongada charla, tal vez comienza, inconscientemente, a dejar ver que su actividad en el cuerpo, tal vez tenga fecha de finalización, pero es algo a lo que el propio protagonista de esta nota, se atreve a poner fecha.

P.- La próxima elección del Presidente del STJ ha despertado expectativas, ¿cómo lo vive ud desde el cuerpo mismo que integra?

R.- En realidad no debiera ser así. En la mayoría de las provincias, el presidente del Tribunal Superior o Corte se elige a través de un sistema rotativo periódico, sea por un criterio de antigüedad como Vocal o distribución en las distintas Salas. De esta manera se logra no sólo una renovación en los cargos, sino evitar crear divisiones de grupos o formación de” trenzas”. O, lo que es peor, interferencias desde fuera del Poder Judicial, por parte de sectores de la política.

De hecho, aunque no esté contemplado por ley, este sistema funcionó en Entre Ríos en base a una costumbre arraigada. Se lo dejó de lado y volvió a implantarse a principios de los 2.000, cuando se eligió presidente del Superior Tribunal al Dr. Carubia y vice al Dr. Carlomagno.

P.- ¿Que ocurrió después?

R.- Vencido el mandato del Dr, Carubia correspondía asumir al Dr. Carlomagno, pero este no aceptó el cargo y se volvió a reelegir al Dr, Carubia y al Dr. Carlpmagno como presidente y vice. No una, sino dos veces. Es decir, se distorsionó completamente el sistema, y después de vencidos ambos mandatos, directamente se dejó el método de lado para adoptar uno de libre elección.

P.- ¿En que momento optan por la libre elección?

R.- En 2015, una mayoría circunstancial de Vocales, arribamos a un acuerdo respecto al manejo del Poder Judicial entrerriano. No tanto en lo que se refería a nombres propios sino más bien a pautas programáticas, y que pueden resumirse en un manejo correcto y transparente; celeridad en las decisiones judiciales y eficacia en la administración.

En esa dirección en diciembre de 2015 se designó presidenta del Superior Tribunal a la Dra. Claudia Mizawak, y a mí como vicepresidente.

P.- ¿que balance hace de esta etapa?

Puedo decir, que en el período en que nos tocó desempeñarnos, más allá de las dificultades y desagradables vicisitudes que debimos afrontar, incluso dos pedidos de juicio político, se dieron innegables avances en los objetivos fijados.

Señalaré sólo entre los más relevantes el haber superado una situación que venía arrastrándose de años, y provocaba disgustos y duras críticas: el irregular sistema de ingresos y ascensos en el Poder Judicial. En ese ítem campeaba el nombramiento discrecional “a dedo”, el acomodo de parientes o amigos o intercambio de favores políticos o de otra naturaleza.

P.- ¿Como fue posible ese paso?

R.- Se llevó a cabo una ardua negociación, intervino activamente AJER (el gremio judicial), además de los Ministerios Públicos y el Poder político. No fue fácil, en primer lugar, porque se carecía de un software de personal y el relevamiento de conteo y listado hubo que hacerlo en forma manual.

Además, había que contemplar la realidad: existían agentes que llevaban más de diez años trabajando, y aunque no hubieran rendido concurso demostraban su idoneidad y experiencia acumulada. Y no era, ni equitativo ni justo dejarlos en la calle.

Como lo destacara la Presidente, Dra. Mizawak, en el acta de Acuerdo pertinente: “no fueron reuniones cortas, sino de largas horas”, afrontando resistencia y dificultades de toda índole. Finalmente, se llegó a un consenso.

P.- Sintéticamente, ¿que puntos rescata de esa negociación?

R.- Se otorgaba estabilidad a todos aquellos que registrasen al menos cinco años de  antigüedad en el Poder Judicial. El resto, sin excepción, a rendir concursos de oposición y antecedentes, sólo quedaban exceptuados, por el momento, el personal de maestranza y algunos cargos de asistente técnico.

Se dio, sin duda, un paso enorme superando una situación de irregularidad que arrastraba décadas y que, por temor, desidia, comodidad o espíritu rutinario, nadie se había atrevido a afrontar.

P.- ¿Que más rescata como positivo en ese período?

R.- Otro Acuerdo, el 16/15 del 9/6/2015, dispuso dejar sin efecto los Acuerdos del STJ Nº 40/02 P. 5º / 5/03 punto 4º y 38/14. Se trataba de aquellas medidas tomadas en un contexto de emergencia, que autorizaban a los agentes judiciales que así lo solicitaran a desafiliarse del IOSPER.

Ahora, superado con creces el período crítico en situación de relativa normalidad, no existía razón para mantener aquel decisorio excepcional. Hubo resistencia y disgusto, incluso en algunos altos magistrados. No hay más que remitirse a la lectura del acta de aquel controvertido Acuerdo, para comprobarlo. Cuatro s.res. Vocales votaron en contra. No obstante lo cual, se impuso una mayoría ajustada y se ordenó, coactivamente, reintegrar el aporte solidario, encomendando a Contaduría volver a efectuar el descuento pertinente a magistrados, funcionarios y empleados judiciales.

P.- Un paso trascendental, pero a la vez traumático dentro del propio Superior, debe haber sido el tema de las declaraciones juradas de los jueces me imagino…

R.- La Constitución de Entre Ríos, reformada en 2008, establece en su art. 37 que los funcionarios y empleados de los tres poderes del Estado, municipio y comunas “sirven exclusivamente a los intereses del pueblo” y deben observar “una conducta acorde con la ética pública, la que constituye un valor social que hace a la esencia del sistema republicano”

Entre las conductas que impone el ejercicio de la función la norma impone: “presentar al tiempo de asumir y cesar en el cargo, manifestación de bienes”. En lo que hace al Poder Judicial dicha obligación debe cumplimentarse anualmente.

La Acordada general Nº09/16, pasaba revista a una cantidad de magistrados y funcionarios que, pese a ello, incumplían su obligación legal de presentar anualmente en Contaduría su declaración jurada de bienes e ingresos, y se disponía, bajo apercibimiento, recordar, tanto a quienes recién ingresaban como a quienes se encontraban en funciones su obligación de hacerlo.

P.- ¿Pudieron avanzar en la transparencia de la siempre criticada “zona gris” administrativa de la justicia?

R.- A partir del Acuerdo Nº 32/15, y sucesivos, se marcaban pautas para que toda la temática referida a compras, contrataciones y, en general, el manejo administrativo contable y económico del Poder Judicial se colocase en la Página Web, que tal información se resaltara en el referido acuerdo, fuera “completa, confiable, oportuna y actualizada”, además se estableció lograr un mecanismo de fácil acceso, comprensible, precisa y clara. Fue sin duda una decisión de importancia tendiente a hacer públicos y transparentes los actos y tramitaciones en la esfera de gobierno y administración de la Justicia entrerriana.

P.- Al hacer de estas medidas una lectura positiva, ¿cree que tendrán continuidad en el tiempo?

R.- Es que, en esa línea, finalizado en 2017 el mandato de la Dra. Mizawak esta nueva mayoría designó al Dr. Emilio Castrillón y la Dra. Susana Medina de Rizzo como Presidente y vice. Se continuó en la gestión la política de transparencia, eficacia y modernización, se logran avances; como por ejemplo la notificación electrónica en los expedientes, que ahorra tiempo y recursos; el sistema de oralidad en juicios civiles y laborales que simplifica el trámite y le otorga celeridad; el aumento de competencia de los juzgados de paz; el control de estadísticas; el impulso a informática de todo el Poder Judicial; la reglamentación de concursos etc.

P.- Volviendo a la futura presidencia del cuerpo, el Dr. Castrillón ha dejado entrever su posibilidad de reelección en el cargo…

R.- Todos quienes ocuparon la presidencia en los últimos años han tenido la posibilidad de ser reelegidos. El Dr. Castrillón, cuyos logros en su desempeño son evidentes, tendría sobrada legitimidad para aspirar a un nuevo período.

P.- También se habla de la D.ra Medina de Rizzo como aspirante al cargo.

R.- Sí, la Dra. Medina ha realizado una excelente tarea en acercar la justicia a los sectores populares a través del programa “La Justicia va a los Barrios”. También en lo que hace a los programas y planes de capacitación de los miembros del Poder Judicial dirigiendo el prestigioso Instituto Alberdi. Eso, para no hablar de su desempeño en la Asociación Mundial de mujeres juezas y su lucha en defensa de los temas de género.

P.- Finalmente aparece un candidato “tapado”, de bajo perfil, que sería el Dr. Carbonell.

R.- El Dr. Martín Carbonell es el Vocal más recientemente incorporado al Superior Tribunal. Pero registra un largo desempeño como magistrado, correcto y capaz en la Justicia de Concordia. Es nuevo en el Tribunal, pero no en el Poder Judicial. Su eventual falta de experiencia que alguno le podría achacar se compensa con que su reciente desempeño en el cargo lo pone al margen del inevitable desgaste que implica la función.

¿Como piensa que ha de resolverse el tema?

Lo idea, sería que fuese a través de un criterio objetivo, un esquema rotativo periódico en los cargos, como ocurre en otras Provincias argentinas. Si esto no es posible que el designado Presidente o Presidenta saliera por consenso, lo más amplio posible, del Tribunal, sin interferencias políticas de afuera… Tal como está la cosa, veo difícil lo uno o lo otro…