CHILE PIDIÓ AL GOBIERNO DE AF QUE NO OPINE SOBRE “SITUACIONES DE POLÍTICA INTERNA”

La cancillería chilena pidió evitar opiniones sobre “situaciones de política interna” luego que el presidente de la Argentina, Alberto Fernández, afirmara que su homólogo Sebastián Piñera “metió presas a 2.500 personas” durante la crisis que desde hace dos meses atraviesa al país vecino.

El canciller chileno, Teodoro Ribera, contactó a su par argentino, Felipe Solá, a quien expresó “su sorpresa” por lo que dijo Fernández en una entrevista que concedió a La Cornisa cuando el conductor, Luis Majul, le consultó sobre un informe acerca de la crisis en Venezuela emitido por la oficina de la alta comisionada de los Derechos Humanos de la ONU, la expresidenta chilena Michelle Bachelet.

“Yo me acordaba días atrás, cuando recibí a las organizaciones de derechos humanos venezolanas, en 2013, cuando [Nicolás] Maduro, después de una manifestación apresó 800 personas. [Sebastián] Piñera metió presas a 2.500 personas y nadie dijo nada”, respondió Fernández.

En un comunicado que difundieron, la cancillería chilena indicó: “A este respecto, junto con manifestarle su extrañeza sobre estos comentarios, Ribera le precisó [a Solá] la conveniencia de no emitir opiniones sobre situaciones de política interna de los respectivos países”.

Ribera le manifestó que en Chile “existe un pleno Estado de derecho y que, en ese marco, no es el presidente de la República, sino las policías, el Ministerio Público y los Tribunales de Justicia, las instituciones que cuentan con atribuciones para detener, investigar, juzgar y condenar a los responsables de delitos”.

La crisis social en Chile estalló el 18 de octubre a partir de una protesta impulsada por estudiantes ante el alza de la tarifa del metro de Santiago. Desde ese momento, las manifestaciones y violentos disturbios se replicaron en todo el país. El Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) informó que, hasta el 30 de noviembre, se detuvo a 8.492 personas, de las cuales 1.013 eran niños, niñas y adolescentes.

Además, según el Ministerio del Interior de Chile, la cifra de muertos era de 24 personas, aunque no realizaron un desglose sobre las causas de estos fallecimientos. Sin embargo, la Fiscalía Nacional -cuyo registro consideran organismos internacionales como la ONU- manejaba la cifra de 28 muertos. Esto incluye dos víctimas investigadas por un supuesto suicidio en octubre y otras dos, que fueron encontradas calcinadas el sábado pasado en un local comercial incendiado en medio de violentas protestas ocurridas en noviembre en la ciudad de Valparaíso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *