EDITORIAL no image

Published on julio 23rd, 2018 | by concordia7

0

URRIBARRI SERGIO: “APUNTANDO AL SILLÓN PARA TAPAR SU CONDICIÓN”

El exgobernador y actual diputado, tiró su propio nombre como candidato a gobernador. Una jugada de billar a tres bandas. (J.M.H.)

Bien podría decir Sergio Urribarri, al igual que la frase popular “la oportunidad hace al ladrón”, que su oportunidad llama a la puerta otra vez, no importa cómo surge, lo importante para el es que, por momentos, se dejará de hablar de sus desvelos últimos, las causas que lo tienen mucho más cerca del banquillo de los acusados, que de una boleta sábana con su nombre encabezando.

Lo cierto es que, merced a la caída vertical de imagenes varias de políticos en ejercicio, al destaparse oscuras prácticas, muchos otros que venían casi de retirada por sus propios desaguisados, ven una luz al final del túnel electoral, que les permite soñar con maíz como el chancho flaco.

Esto es así porque muchos caen en encuestas, nadie capitaliza esa caída para su cosecha, pero el respaldo residual aún vigente, logrado en épocas de clientelismo extremo, los anima a probar de nuevo si la gente es tan frágil de memoria como creen quienes tienen mucho para olvidar.

Este es el caso de dos que seguirán juntos mientras el escenario se enturbia, Cristina y Urribarri. Ella porque siempre tuvo en él, un soldado acrítico de todos sus manejos por lo menos turbios en muchas áreas de gobierno, y que la tienen con causas varias al borde de juicios con resultados casi cantados si se respetan pruebas por toneladas que existen, El, Urribarri, porque estando en la misma condición en su provincia, no escuchará reproches en ese sentido.

Sergio Urribarri apostó primero a una candidatura K a gobernador, del actual vice de Bordet, Adám Bahl, algo que nace muerto en el PJ, donde nadie le niega una reelección a un gobernador, y mucho menos si se le promete ser el futuro intendente de la Capital provincial. Primera jugada…GAME OVER casi antes de empezar, Adám no es de foto fácil con portadores de datos negativos en sus espaldas, mucho menos cercanos al ojo de la justicia.

En ese momento Urribarri habrá dicho: “soy yo el candidato, Cristina no me puede objetar por pasos varios por tribunales, desvío la discusión de si soy culpable a si soy votable, y si todo se cae, hasta capáz vuelvo”, de ahí la jugada de billar tirando una carambola a tres bandas.

Bien dice el otro refrán popular: “el ladrón cree que todos son de su condición”. El presidente de la cámara baja provincial piensa que en río revuelto de política y economía en caída, nadie va a preguntar por algunos millones sin explicaciones, ni mansiones a orillas de lagos, ni propiedades difíciles de justificar.

Debe tomar el ejemplo de su jefa inmediata, la que a fuerza de silencios para no explicar lo inexplicable, se mantiene en línea de largada junto a adversarios cultores máximos de mala praxis.

El problema que a lo mejor está dejando de ver, quien no quiere ver, es una sociedad que ya votó un modelo como el actual, agravado por yerros tridimensionales, con tal de sacarse de encima a quienes los llevaron al borde del abismo y aún le piden que den un paso al frente, no se dan cuenta que los pueblos no se suicidan, los pueblos avanzan, como sea, pero avanzan, y aquella época de saqueo generalizado del estado, el pueblo ya decidió terminarla, por lo menos mientras los actuales no demuestren lo contrario.


About the Author



Comments are closed.

Back to Top ↑