EDITORIAL no image

Published on octubre 2nd, 2018 | by concordia7

0

UCR ENTRE RIOS: CUANDO EL “CONSENSO” PROFUNDIZA LA AGONÍA

Una elección interna puede llevar al renacimiento de una fuerza política, una lista de consenso puede profundizar la decadencia de una fuerza. (J.M.H.)

La UCR provincial eligió el camino mas fácil, el consenso, pero también el más destructivo hacia su verdadero objetivo: recuperar su fuerza movilizadora y capaz de incidir con peso determinante en una alianza, “CAMBIEMOS”, que solo la cuenta a la hora de sumar votos en alguna elección.

La UCR, atrapada entre los supuestos “equilibrios de fuerzas” y las apetencias personales futuras, terminó dibujando el camino con el pulso de quien solo pretende cooptarla por arriba, merced a su lenta desarticulación-desaparición, el ministro “todo lo presiona” Frigerio.

Fue el ministro quien forzó la postergación de la fecha de vencimiento de presentación de listas, el propio oficialismo partidario así lo reconoció públicamente. Fue Frigerio quien armó ese engendro llamado mesa de CAMBIEMOS, donde la UCR es ignorada. Es Frigerio quien sigue dando señales claras de que su candidato es el actual gobernador Bordet y no alguien de su propia fuerza.

Era el momento en que la UCR.ER, debía elegir sus autoridades en las urnas y de esa manera establecer liderazgos claros, definidos, contundentes, que permitan traducir ese mandato de las bases en planteos orgánicos con el respaldo suficiente a la hora de discutir con aliados electorales. No se quiso correr el riesgo de renacer, se privilegió seguir respirando artificialmente, algo que no garantiza el futuro como partido, solo lo mantiene en su ya larga agonía de indefiniciones.

El intendente Varisco, más allá de todo su presente “tribunalicio”, demostró su peso partidario y electoral, desde la capital provincial, al lograr que sus representantes se quedaran con la presidencia, desplazando a un anodino grupo detrás de Benedetti, al que se sumaban otros sectores partidarios.

El intendente capitalino se alzó con el cargo principal y con la mayoría en la constitución del comité provincial, sumado al control del comité capital, determinante en futuras elecciones por venir.

La gran pregunta es el rumbo que el varisquismo tomará de ahora en más, en donde surgen dos senderos claros. Puede poner en funcionamiento las distintas estructuras partidarias, con el fin de reposicionar a la UCR como alternativa real de poder provincial, transparentando los cuestionamientos, preocupaciones y críticas de sus bases hacia el gobierno nacional y provincial, o bien poner al partido como escudo ante su propia realidad en los estrados judiciales, en un intento de frenar los “efectos” de una “tormenta perfecta” que hace rato lo tiene como protagonista central en los medios.

Lo cierto es que el gran triunfador seguirá siendo el ministro Frigerio, ya que evitó la contundencia de las urnas en respaldo de un aliado molesto como la UCR, devaluó a quien se presenta hoy como el único candidato posible desde el radicalismo, Benedetti, ya que el debilitamiento de su figura al entregar la conducción partidaria es inocultable, y consolidó su figura personal como el gran titiritero desde las sombras.

Por último, una advertencia al ministro, una batalla ganada no es ganar la guerra, la UCR, dentro de ese anodino consenso, aportó nombres que pueden torcer la caída al abismo de la desaparición, E. Solari, Gracia Jaroslavsky, y una buena cantidad en segundas y terceras líneas partidarias, no se resignan al papel de partenaire de la UCR, y se sabe que un radical convencido puede llevar a muchos que hoy anidan en silencio la rebelión permanente, a tomar los destinos en sus propias manos.


About the Author



Comments are closed.

Back to Top ↑