Lunes 26°
12°
Martes 28°
17°
Miércoles 30°
19°

SOCIEDAD

Published on diciembre 3rd, 2017 | by concordia7

0

REFORMA LABORAL: LA COLA DEL PERRO

Nada nuevo bajo el sol. El gobierno de Mauricio Macri es liberal y no cabe esperar otra cosa. Si no va más allá es porque no puede, políticamente hablando. De modo que la denuncia es pertinente, necesaria. -Carlos Gabetta-

Hace unos días, la Central de Trabajadores de Argentina (CTA) dio a conocer el Análisis del Proyecto de Reforma Laboral del actual gobierno, realizado por Pablo Kleiman, abogado laboralista y coordinador del Espacio Jurídico de CTA Capital. Claro, preciso y detallado en los aspectos político-jurídicos, el trabajo apunta a demostrar lo que enuncia desde el principio: “No es una reforma laboral; es un plan integral para disciplinar a los trabajadores y realizar una fabulosa transferencia de recursos desde los sectores mas débiles a los sectores más concentrados de la economía”.

(http://www.ctacapital.org/analisis-del-proyecto-de-reforma-laboral/).

Nada nuevo bajo el sol. El gobierno de Mauricio Macri es liberal y no cabe esperar otra cosa. Si no va más allá es porque no puede, políticamente hablando. De modo que la denuncia es pertinente, necesaria. Pero en la medida en que el trabajo no hace alusión al crónico estado de corrupción política y económica del sindicalismo argentino, al menos de sus sectores hegemónicos (no se puede hablar ya de “unidad” en la CGT), desdeña el hecho de que el sindicalismo debe reformarse. Peor aún, al no formular esa realidad, parece optar por el populismo sindical de los gobiernos peronistas, esencialmente responsables del desmadre.

Los dirigentes sindicales “no están obligados a hacer declaración de bienes y permanecen en sus puestos por tiempo indefinido. Cuando el presidente Alfonsín intentó poner orden con la Ley de Asociaciones Profesionales, le hicieron 11 paros nacionales, masivamente seguidos por sus bases. A Carlos Menem, ninguno. La Justicia, también pasablemente corrupta y muy atemorizada, no los investiga; la administración pública tampoco. Los gobiernos les temen. La sociedad mira para otro lado (http://www.perfil.com/columnistas/de-la-corrupcion-sindical.phtml).

Un botón de muestra: hace tres años, el gastronómico Luis Barrionuevo inauguró un casino en el hotel sindical cuatro estrellas Sasso de Mar del Plata, en “un aquelarre que incluyó dos robots de más de dos metros, que se movían entre los invitados, lanzaban humo y papel picado, y chocaban con los actores disfrazados con trajes de la época colonial y los mozos danzarines. Comida gourmet, malabaristas. (…) El casino del Sasso tiene ruleta y mesas para juegos de paño como black jack y punto y banca, poker y dados o craps. El espacio para las maquinitas está reservado, pero todavía no fueron instaladas. (…) ‘El casino pertenece al hotel, que también es del sindicato’, afirmó Barrionuevo” (esta columna, Perfil, 9/2/14). En marzo pasado, el ínclito Barrionuevo festejó su 75º cumpleaños con 350 invitados en una lujosísima fiesta en Parque Norte. Había gigantografías de Don Corleone y autos de la época, ya que la ambientación elegida era la película El padrino… (http://www.perfil.com/politica/barrionuevo-se-rie-de-sus-detractores-y-celebro-al-estilo-de-don-corleone.phtml).

Más de lo mismo en los proyectos del actual gobierno respecto del sistema de jubilaciones. Las críticas resultan fundadas, pero ¿acaso el sistema no debe reformarse? Existen miles de jubilaciones de privilegio y “retiros especiales”; desvíos millonarios de los fondos de la Anses hacia el Poder Ejecutivo; cajas provinciales en su mayoría quebradas o semiquebradas; ciudadanos que se jubilan con el 82% del último salario y otros con el 45% o el 60% del promedio de los últimos diez años; destrucción de la pirámide jubilatoria. “En 2001 sólo el 15,5% de los jubilados cobraba la mínima; hoy lo hace casi el 80%” (Mario Di Bona, “Carta al Presidente de la Nación; [email protected]).

En suma, en éstos como en tantos otros rubros donde pasan las mismas cosas se critica al liberalismo, pero no al populismo. De modo que mientras el progresismo y la izquierda sigan en eso, el país continuará como el perro que intenta morderse la cola.


About the Author



Comments are closed.

Back to Top ↑