RECESIÓN EN AÑO ELECTORAL: MEJORAN EXPECTATIVAS ECONÓMICAS E IMPACTAN EN N° DE MACRI

Facebook
Follow by Email
Twitter

Lo muestran cuatro encuestas a las que accedió Clarín. Se revierte una tendencia negativa que llevaba más de un año. La duda: ¿le alcanzará para vencer a los K?. (EDUARDO PALADINI)

Hace poco más de un año, cuando ya habían bajado la espuma del triunfo electoral y los coletazos de la reforma previsional, las encuestas encendieron un alerta en el Gobierno: comenzaba una caída en las expectativas económicas. La gente que creía que en el futuro estaría peor empezaban a ser mayoría. Aquel quiebre estadístico fue el anticipo de una debacle generalizada en los sondeos para Mauricio Macri.

El dólar, la inflación y la caída en la actividad empujaron al fondo la ponderación del Presidente y su gestión. Desde hace algunas semanas, distintas consultoras vienen alertando sobre un cambio: después de larguísimos meses, los optimistas vuelven a ganarles a los pesimistas, pese a que la economía se mantiene como la principal preocupación de los argentinos. Esto se tradujo en una mejora en la imagen y la intención de voto. Las dudas: ¿seguirá cierta calma económica? ¿Alcanzará para vencer a los K?.

Una de las primeras encuestadoras en advertir la novedad fue Opinaia, una firma que hace estudios de mercado y políticos y se destacó de arranque por hacer mediciones online. En su encuesta nacional de fines de mayo, que Clarín adelantó en exclusiva, se veía el cruce de las líneas roja y verde. «¿Sobre el futuro de la economía del país, qué opina?», le preguntaron a 3.500 personas de todo el país. Con el 35% ganó el «mejorará», contra 33% de «empeorará» y 32% de «se mantendrá igual». Desde marzo de 2018 siempre habían ganado los pesimistas.

Para Juan Mayol, director de Opinaia, ese cambio en las expectativas, es el «dato clave» del estudio. También remarca que «crece de un piso bajo la evaluación positiva de gestión del Gobierno. Y se recupera la imagen de Macri: pasa de 34% positiva en abril a 40% en mayo». Esto se refleja también en la intención de voto: es una de las consultoras que, proyectando indecisos, lo da al Presidente arriba de los Fernández: 51% a 49%. Para PASO y primera vuelta lo mantiene abajo por cinco puntos (32% a 37%).

Un recorrido similar tiene el último sondeo de Synopsis, también adelantado por este diario. Es uno de los que refleja, como pocos, la profundización de la grieta. El voto «espanto». Cuando le preguntaron a la 2.254 personas a nivel nacional, «¿cuál de estos candidatos usted no quisiera que gane la elección?», un 46,5% dijo «Macri»…y exactamente el mismo porcentaje respondió «Alberto Fernández -Cristina».

En la medición de Synopsis, cuando se planteaba la pregunta «¿cómo cree usted que será la situación económica del país dentro de un año?», noviembre de 2017 había sido el último mes en el que los que respondían «mejor» habían superado a los que optaban por «peor» o «igual». En junio de este año volvió a ocurrir: un 33,7% se mostró optimista contra un 28,1% pesimista. Los que no vislumbran cambios sumaron en 25,5%.

Pese a esta mayor esperanza, las preocupaciones económicas dominan la encuesta como principales problemas del país: en este caso, entre «inflación» (37,7%) y «desempleo» (23,9%), superan los 61 puntos.

Synopsis coincide también con Opinaia en el trazo grueso de la foto electoral actual. Macri debajo de los Fernández en una PASO y primera vuelta (39 a 34, aproximadamente), pero arriba por muy poco en un balotaje (51,7% a 49,3%) cuando se proyectan los indecisos.

Otro sondeo que refleja el cambio de humor social es el de D’Alessio IROL – Berensztein. Es una conjunción de dos firmas: la primera, una consultora con más de 30 años en el mercado, básicamente dedicada al marketing y los negocios; la segunda, una suerte de desprendimiento de Poliarquía (Sergio Berensztein era uno de sus directores).

Como Synopsis, fines de 2017 había marcado un quiebre, entre los que creían que la economía estaría «mejor». Desde entonces fueron minoría, hasta la última medición, con 1.054 casos en todo el país relevados durante mayo. Los optimistas subieron al 48% contra 40% de pesimistas.

En este caso, no hay números electorales, pero sí de imagen. Y, aún con balance en rojo, Macri repunta: su ponderación positiva sube 6 puntos en un mes (de 31 a 37) y la negativa baja en igual proporción (de 62 a 56). Respecto a la gestión, de abril a mayo la positiva pasó de 24 a 31 y la negativa bajó de 74 a 67.

También el estudio que hace Management & Fit para Clarín (llamado «Indice de Optimismo») trajo una suba en las expectativas económicas: subieron 3,1 puntos en una semana, para llegar a 34,7%.

En el Gobierno aseguran percibir una tendencia similar, que coincide con la estabilidad del dólar en torno a los 46 pesos y la baja de la inflación (4,7% en marzo, 3,4% en abril y se espera un descenso en la cifra oficial de mayo). Pero agregan otros datos.

«La imagen de Mauricio no mejora solamente por el cambio de expectativas económicas. La aparición de Cristina y el acelere del ‘modo elecciones’ hace que la gente empiece a contrastar valores, situaciones y figuras, y eso nos hace crecer. Las obras inauguradas también aceleran ese cambio en el humor social», asegura a Clarín una fuente de la Casa Rosada que sigue diariamente estos números.

En el Gobierno también coinciden a groso modo con que Macri corre de atrás en las encuestas electorales. Sobre todo para las PASO y la primera vuelta. Aunque advierten por los márgenes de error de los estudios y escenarios aún indefinidos. Se preguntan por ejemplo, qué terminará haciendo Sergio Massa.

Facebook
Follow by Email
Twitter