¿QUIÉN ARMA EL ROMPECABEZAS DE BORDET?

Facebook
Follow by Email
Google+
http://concordia7.com/quien-arma-el-rompecabezas-de-bordet/
Twitter

Las definiciones que ha dejado el Gobernador. Los vectores que aparecen como soportes de su gestión. Los hechos que pasaron inadvertidos. -Federico Malvasio-

Gustavo Bordet habla con poca gente. Esa certeza se desprende de sus allegados. Sin embargo, el Gobernador deja definiciones más de lo que se cree.

El mandatario no ha hecho nada para construir bordetismo. Quizás no lo necesite, Quizás no quiera tenerlo.

En un año en el que los casos judiciales atravesaron la política, Bordet tuvo dos definiciones. La más contundente fue cuando le solicitó a la fiscal anticorrupción, Cecilia Goyeneche, que le ponga nombre y apellido a quienes supuestamente integraban la “organización criminal y mafiosa” que denunció en una audiencia en los tribunales en el marco de la causa de los contratos truchos. La segunda del Ministerio Público Fiscal había quedado en el ojo de la tormenta cuando se reveló que tenía una relación comercial con uno de los sospechados. En esa misma entrevista, a propósito de los tres años de su gestión, el Gobernador también dejó correr la idea de que los jueces revaliden sus cargos, como lo hace un docente en la universidad. Nadie, en el Gobierno, se hizo eco de esas iniciativas.

El Ejecutivo, después de largos años y de un proceso intenso como fue el kirchnerismo, logró institucionalizar a las organizaciones sociales. El Ministerio de Desarrollo Social a cargo de Laura Stratta selló un convenio para impulsar un programa de puestos de trabajo bajo los vectores de la economía popular. La firma con la presencia en Paraná de los referentes nacionales de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Barrios de Pie y la Corriente Clasista y Combativa. Al otro día, Esteban “el gringo” Castro, de la CTEP, estuvo en Chaco en una jornada política con Jorge Capitanich, uno de los dirigentes que con más frecuencia habla con Cristina Kirchner. Bordet, con las organizaciones, hizo nestorismo puro. Nadie se jactó de eso. Ni siquiera la juventud que se subió a la política bajo el liderazgo del ex presidente y que hoy ocupa un cargo en la administración provincial.

El 1º de diciembre hubo un encuentro en Seguí convocado por un grupo de funcionarios de segunda línea, pero del que participaron colaboradores del Gobernador de primera línea. La característica principal de los que llegaron hasta allí fue que, en su mayoría, representan a una generación intermedia. La asamblea fue consentida por el Gobierno, pero no así la organización. Hubo concejales de toda la provincia, muchos de ellos, están dando la pelea en soledad en sus pueblos desde una banca opositora. El mensaje que sintetizó la jornada fue que el Gobernador no tendrá pupilos en los departamentos.

En el Club Echagüe Bordet le dedicó un tramo interesante a la Universidad Autónoma de Entre Ríos (Uader). Defendió su autonomía e interpeló a quienes por lo bajo suelen quejarse del gasto que genera el mantenimiento de la casa de altos estudios. El Gobernador le dio a la universidad la jerarquía de una plataforma en la que un entrerriano pueda allí planificar su vida laboral y familiar sin tener que emigrar a otra provincia. No hubo una sola voz que reivindique lo dicho allí. Ese silencio se contrapuso al coro de voces que generó la polémica cuando Atilio Benedetti cuestionó el costo fiscal que significaba la Uader.

El mandatario empezó su discurso con dos definiciones: una económica y otra política. La primera cuando cuestionó al gobierno nacional al decir que “los mercados nunca garantizaron la justicia social”. La segunda cuando se jactó de que el suyo “no es un gobierno de sordos y ha escuchado a todos y respetamos las diferencias”.

Las únicas repercusiones que hubo sobre lo dicho en aquella jornada fueron las de Augusto Alasino, Mario Moine, Jorge Busti, José Cáceres, José Eduardo Lauritto y Martín Piaggio. Excepto éste último, todos vienen de generaciones anteriores. De experiencias anteriores. Buenas y malas. Hubo quienes fueron artífices de la entrega del erario público y quienes lo enfrentaron. Quienes despidieron miles de empleados estatales y quienes salieron a la calle a resistir esas avanzadas. Quienes tuvieron injerencia en un Poder Judicial en pos de la impunidad y quienes lo padecieron. Muchas de estas cosas se reflejaron en la foto que se vio en primera plana cuando Bordet ingresó al Echagüe.

En un mes y medio el Gobernador decidirá quiénes lo acompañarían en un segundo mandato y si de una vez por todas el peronismo cede a un “trasvasamiento generacional”. El Gobernador ha dicho cosas. Ha dejado definiciones. Ha marcado líneas de acción. Y también ha mostrado fotos. Se verá.

Facebook
Follow by Email
Google+
http://concordia7.com/quien-arma-el-rompecabezas-de-bordet/
Twitter