Sábado 32°
19°
Domingo 32°
20°
Lunes 30°
20°

EDITORIAL

Published on febrero 12th, 2018 | by concordia7

0

QUE PENA PEÑA: “CUANDO LA MENTIRA ES LA VERDAD”

El jefe de gabinete Peña, a la hora de tomar la iniciativa comunicacional es quien se pone a la cabeza del gobierno PRO-dato, con anuncios que distan bastante de la supuesta realidad que dice expresarse. (J.M.H.)

En el marco del último almuerzo del Consejo Interamericano de Comercio y Producción, el jefe de Gabinete de Ministros, Marcos Peña, se refirió a los desafíos y los logros del Gobierno de Cambiemos en sus primeros dos años de gestión.

En relación a este último aspecto, mencionó la nueva Ley Complementaria del Régimen de Riesgos de Trabajo y señaló: “En aquellas provincias que adhirieron ya se ven los resultados, como la Ciudad de Buenos Aires, con una caída del 85% de la litigiosidad”.

Pero, ¿qué dicen los datos?

De acuerdo con los datos oficiales de la Superintendencia de Riesgos de Trabajo (SRT), de los tres mil casos que pasaron por la comisión médica en la Ciudad, un promedio del 90% se resolvió antes de llegar a juicio. Sin embargo, entre marzo y octubre de 2017 (último disponible) en la Capital también se presentaron más de 35 mil reclamos que fueron directamente a la Justicia.

La cantidad de juicios laborales que se iniciaron el año pasado en la Ciudad desde la sanción de la ley son menos que en el mismo periodo del año anterior, aunque la caída fue del 13% y no del 85% como dijo Peña.

El ministro Peña también reafirmó declaraciones del presidente Macri al dar un discurso durante la ceremonia de los premios Houssay. Luego de referirse a la importancia de la Ciencia y Tecnología para el desarrollo del país, el Presidente remarcó: “prácticamente se duplicó el presupuesto del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva”.

que dicen los números:

Si se analiza la evolución en términos reales de la función “Ciencia y Técnica”, se observa un declive presupuestario durante los dos años de la Presidencia de Macri: entre 2015 y 2017 la ejecución real de esta función (o sea, teniendo en cuenta la inflación) cayó entre un 18% y 10%, según el IPC CABA o el de San Luis, respectivamente. Una fuente alternativa, como es el IPC 9 Provincias -que calcula el Centro CIFRA de la CTA- arroja una caída del 16%.

Si se toman los números del presupuesto 2018 y se los compara con el presupuesto inicial para 2017, los fondos iniciales para el Ministerio de Ciencia y Tecnología crecerán un 38%, por encima del aumento del total del gasto (18%) y de la meta inflacionaria que propuso el Gobierno del 15% para el 2018. Lo contrario sucede con la función de “Ciencia y Técnica”, cuyos fondos iniciales aumentarán un 12%, por debajo de la suba del gasto total y de la inflación esperada.

LA ÚLTIMA FALSEDAD DEL MINISTRO PEÑA, APROPIANDOSE DE LA HISTORIA

El sábado pasado se publicó en el portal de la nacion una entrevista con el jefe de Gabinete, Marcos Peña, quien, entre otras cosas, dijo que “hay que mirar que es la primera vez en 100 años que la economía nacional logra lo que logró en 2017, que es crecer, bajar el déficit, el gasto en términos reales y la inflación”. Y agrega: “gobernar en minoría parlamentaria tiene sus límites y jamás se había logrado en la Argentina”.

Para dar por tierra con semejante afirmación basta con citar como ejemplo el gobierno del doctor Arturo Illia, que gobernó con minoría en el Congreso y en menos de tres años logró que el PBI creciera el 10,3% en 1964 y el 9,1% en 1965, recuperándose de la caída de 1962 y 1963; que el déficit fiscal recibido del 6% del producto se redujera al 3,6% ya en 1965, y la inflación heredada del 39% disminuyera al 10% anual. Paralelamente, se contrajo la deuda externa en un 30%, la desocupación bajó del 8,5% al 4%; crecieron el desarrollo industrial y la recaudación fiscal; el salario real aumentó el 6,4% en 1964 y el 5,4% en 1965, y el presupuesto de educación pasó del 12% en 1963 al 23% en 1965. Esto pasó en nuestro país hace 50 años y es bueno recordarlo y tenerlo presente.

Ya son demasiadas, hasta en esta simple enumeración, las veces en que el principal coordinador y vocero central del gobierno cae en manipulación de datos, cifras y hechos históricos, como para interpretarlos como simples “errores”, el correr de la gestión, demuestra una metodología perversa en la práctica política, la cual se basa en la ya conocida “POSVERDAD”, un término y metodología que los emparenta directamente con el anterior período presidencial.

Durán Barba, verdadero articulador del discurso del poder político de Macri, Peña y companía, no escatima metodologías reñidas con lo politicamente correcto, a la hora de disfrazar realidades que enmarcan una gestión hasta acá mediocre, y como se demuestra mentirosa metodologicamente, deberá el gobierno elegir entre la verdad y la “POSVERDAD”.

Posverdad o mentira emotiva es un neologismo que describe la distorsión deliberada de una realidad, con el fin de crear y modelar opinión pública e influir en las actitudes sociales, en la que los hechos objetivos tienen menos influencia que las apelaciones a las emociones y a las creencias personales.

En cultura política, se denomina política de la posverdad (o política posfactual) a aquella en la que el debate se enmarca en apelaciones a emociones desconectándose de los detalles de la política pública y por la reiterada afirmación de puntos de discusión en los cuales las réplicas fácticas los hechos son ignoradas.

La posverdad difiere de la tradicional disputa y falsificación de la verdad, dándole una importancia “secundaria”. Se resume como la idea en “el que algo aparente ser verdad es más importante que la propia verdad”.

Para algunos autores la posverdad es sencillamente mentira (falsedad) o estafa encubiertas con el término políticamente correcto de «posverdad», que ocultaría la tradicional propaganda política y el eufemismo de las relaciones públicas y la comunicación estratégica como instrumentos de manipulación y propaganda.


About the Author



Comments are closed.

Back to Top ↑