PODER BONAERENSE: ENDOGAMIA KIRCHNERISTA

Facebook
Follow by Email
Twitter

Massa aliado de Cristina para garantizar la reproducción de La Cámpora. Alberto intenta asociarse a intendentes. -Daniel Bilotta-

La alianza de Sergio Massa y Cristina Fernández de Kirchner gestionada por La Cámpora es la novedad del cierre de listas de candidatos: una descripción de urgencias en campaña electoral. Sin embargo, es un orden insuficiente para comprender por qué una victoria en la provincia de Buenos Aires es prioritaria para el Frente de Todos. Incluso más que la de Alberto Fernández contra Mauricio Macri. Aunque en apariencias, es indispensable que Axel Kicillof le gane a María Eugenia Vidal para que eso pueda ocurrir.

Si dudase, a Fernández lo asistiría el sentido común. Sobre todo después de las negociaciones de Máximo Kirchner y Wado de Pedro con el resto de la coalición. No le reservaron siquiera una representación simbólica en la lista de diputados nacionales bonaerenses para persuadirlo de que ese cálculo es parte de la estrategia. Por historia, es imposible gobernar sin poder real en ese territorio. Entre propios y aliados, La Cámpora se quedó con quince de los primeros veinte lugares.

A Massa le cedió tres y dos a sindicatos: la Asociación Bancaria de Sergio Palazzo y los camioneros de Hugo Moyano. En una especulación compartida con Juntos por el Cambio, en los comicios de 2019 se repartirían los ocho diputados que en 2015 eligieron por el Frente Renovador. Si el plan original fracasara, el alternativo se basa en lealtades incondicionales. El kirchnerismo obtendría no menos de 18 bancas.

La conclusión para el candidato presidencial es alarmante en cualquier escenario. Y explica el pánico a ser percibido como una marioneta de Cristina que transmite a sus publicistas. La única coincidencia que conserva con Massa, a quien Felipe Solá atribuye haber hecho todo lo posible para desplazarlo del primer puesto y obturar que Fernando Asencio renueve su banca.

Fernández y Solá son recientes aliados en el resentimiento con Massa. El ex gobernador apeló al recurso que aplica para perdurar: hacerse el boludo. Hubiese preferido trabajar en la reelección de Julio Zamora en Tigre. Pero el intendente alcanzó un acuerdo con Massa la madrugada del 22. Alivio para Gabriel Katopodis, inquieto ante la posibilidad de que Zamora pasara a Juntos por el Cambio que conversó con un alto pero discreto operador del gobierno bonaerense.

Puentes. El intendente de San Martín y el de Hurlingham, Juan Zabaleta, intentan constituirse en puente hacia Fernández para los intendentes del Conurbano. Hay un detalle que complica la maniobra: la necesidad de reparar todos los rotos entre ellos para concretarla. A Martín Insaurralde y Fernando Gray les atribuyen inutilizarlos y cavar un túnel de acceso personal a Cristina y Máximo.

Lo transitaron Adrián Santarelli y Magdalena «Maggie» Gray hacia el tercer y sexto puesto de la lista de senadores provinciales de la Tercera Sección: región Sur y Este del Gran Buenos Aires. Santarelli es secretario de Relaciones Institucionales de la Cámara de Diputados bonaerense por un acuerdo de Insaurralde con Vidal. Maggie es la esposa del jefe comunal de Esteban Echeverría y titular del PJ bonaerense.

Katopodis y Zabaleta promovieron desde enero la candidatura a gobernador de Insaurralde.

A cambio, el intendente de Lomas de Zamora debía defender un lugar para ellos en la lista de diputados provinciales por la Primera Sección (Norte y Oeste del Conurbano). Esa expectativa fue defraudada. También la de Hugo Corvatta, aliado imprescindible de Insaurralde en el interior bonaerense si su postulación hubiese prosperado.

El lugar al que aspiraba el ex intendente de Guaminí lo ocupó el actual de Laprida, Alberto Fisher, afín a La Cámpora. Igual que Francisco «Paco» Durañona. El intendente de San Antonio de Areco lidera la lista de diputados provinciales de la Segunda Sección.

Fenómeno repetido en la Primera y la Tercera. Tras expresar su preocupación por el rol de los intendentes y convocar para eso a una reunión en su despacho con Walter Festa, Gustavo Menéndez y Santiago Maggiotti, Mario Ishii convino con Máximo que José Pérez sea el primer candidato en la Región Norte. El intendente de José C. Paz es un aliado de La Cámpora a través de Pérez, su secretario de Gobierno. Los de Moreno, Merlo y Navarro no gozan de esa condición.

El secretario de Gestión Ciudadana del Municipio de Avellaneda encabeza la lista de senadores provinciales en la Tercera. Los dos suplen el antiguo rol que cumplió hasta 2018 el intendente de Moreno. Con el de Merlo, son los únicos donde el kirchnerismo es gobierno y habría PASO. A Festa se le achaca un entendimiento con Vidal que lo habría llevado a romper otro con Roberto Baradel.

El secretario general de Suteba ubicó a María Reigada de la seccional Matanza de cuarta candidata a senadora provincial por la Tercera Sección.

Consuelo. Los intendentes que despotrican contra Insaurralde podrían hallar un módico consuelo. La campaña que acaba de lanzar en la vía pública para su reelección no menciona a Axel Kicillof ni a Verónica Magario. La intención original de su candidatura a gobernador fue impedir la de ellos. La falta de penetración en el Conurbano del ex ministro de Economía pone a La Cámpora en una encrucijada. Cómo garantizar su desembarco sin depender del aparato político de los alcaldes.

En la reunión de gabinete del miércoles 19, Vidal les aseguró a sus ministros estar convencida de por qué quiere ser reelegida otro período y recomendó a sus ministros un examen de conciencia para saber si ellos también lo están.

Es un trabajo de la firma Analogías. Propiedad de Pablo Mandia, vinculado a Máximo por el diputado Rafael «Rodra» Rodríguez. Lo encargó Julián Alvarez. Máximo vetó la candidatura a intendente del ex ministro de Justicia.

Como con Fernández, Solá e Insaurralde, entre otros, pesa sobre ellos la sospecha de traición. La pelea endogámica para proteger la reproducción política es la consigna principal del Frente de Todos.

Facebook
Follow by Email
Twitter