Sábado 32°
19°
Domingo 32°
20°
Lunes 30°
20°

EDITORIAL

Published on enero 20th, 2018 | by concordia7

0

NO MÁS SAPOS

Hay veces en que un solo militante partidario alcanza para desnudar el desvío ideológico de un partido, ya sea por confusión o conveniencia, cuando eso pasa, toda una organización en decadencia tiene la oportunidad de recuperar su dignidad. A continuación, el pensamiento de un militante radical tratando de retomar el camino que nunca se debió abandonar.

Corrupción hay en todo el mundo, la diferencia entre los países es cómo reaccionan frente a ella. Los mejores tienen tolerancia cero. Se produce el escándalo y no hay más que renunciar y someterse a la Justicia. (DR FABIÁN OTARÁN-MILITANTE RADICAL)

La República Oriental del Uruguay (ROU) con el episodio del Vicepresidente Sendic tuvo tolerancia cero a la corrupción. Sendic usó la tarjeta oficial para comprar cosas de poco valor en tiendas deportivas. Las justificó diciendo que eran “compras imprevistas de cortesía protocolar”. Las críticas arreciaron. El único que lo defendió fue Mujica diciendo que en Brasil estaba el Lava Jato, que en Argentina revoleaban millones de dólares en los conventos, mientras que ellos discutían “por calzoncillos”. Finalmente Sendic, de alta proyección política antes del episodio, presentó la renuncia. Nada se precipitó el país vecino y se siguió respirando el oxigeno de la honestidad.

En Noruega la vicejefa de Gabinete con una carrera brillante, sale de su oficina y compra nafta para el coche oficial y también un chocolate y un paquete de pañales y paga con la tarjeta oficial. Al día siguiente a las 8 de la mañana se presentó a pagar el importe de los gastos personales, el Toblerone y los pañales, pero el caso había tomado estado público y tuvo que renunciar. Noruega por su renuncia no sufrió ningún colapso. Por el contrario, la política consolidó su prestigio y credibilidad.

Sumo otro ejemplo, Helmut Kohl, el gran líder alemán, no quiso revelar quién había financiado su campaña porque había “comprometido su palabra con el donante de no hacerlo”. Eso le costó su extensa carrera política. Fin para él, no para Alemania que sigue siendo líder mundial.

Luego digo, quién es Triaca, quién es Marcos Peña para decirnos que el ministro que nombró a su parentela en varios puestos públicos y luego echó a por whasap a su doméstica con violencia de género, que le pagaba con un nombramiento en un sindicato intervenido, nos vengan a decir “que fue un error, que no le va a costar el puesto”?.

Qué queda del mensaje presidencial cuando inauguró su gestión y dijo que “en el combate de la corrupción sería implacable”?.

Tan “orga” son en Cambiemos, tan luminoso e imprescindible es Triaca, tiene él más talento, trayectoria y valor político que Sendic, que Mona Shalin, que Helmut Kohl, que cometiendo actos de nepotismo y corrupción mucho más graves que ellos se nos diga que sólo cometió “un error”?.

Y la concubina vejada que es, a esta altura, el Partido Radical soportará en silencio otra afrenta y van … No tiene el partido hombres de recambio para sustituir ese mamarracho con ADN positivo de corrupción?.

Muchos a puro cuero sostenemos este gobierno en las redes sociales recibiendo cientos de críticas. Damos la discusión y mantenemos una razonable convicción en lo que llamamos Cambiemos. Esta bofetada de sostener un chanta es el premio que nos merecemos?

Sosteniendo el ministro, el Gobierno da una imagen de debilidad superlativa. Ésto es todo lo que hay, nada mejor? Porque frente a la mafia sindicalista que queremos erradicar estará sentado otro mafioso hablándoles de transparencia con los calzoncillos sucios.

De no creer que el Gobierno y la UCR le brinden semejante flanco de ataque a esos tiburones.

Habrán sido las elecciones de octubre lo que envalentonó el gobierno y lo tornó autista? Si es así, hace mal. Con el descreimiento que la gente tiene de la política su lucha es comparable la de un alcohólico recuperado, tiene que hacer el esfuerzo de vencerse día a día. Pero con esta negación, se puede decir que el Gobierno recayó en el vicio.

Alto soy de mirar a las palmeras, decía el poeta. No pudo alguno del gobierno mirar aquellos ejemplos que mencioné al principio y exigirle la renuncia. Se cae el Gobierno si Triaca se va y deja a salvo una política de transparencia? Por supuesto que no, gana en confianza y credibilidad.

El aferramiento de Triaca a su asiento, la negación de Peña y el silencio de la UCR, es del más puro estilo k y los repudio con toda mi fuerza.

Hay una ventana rota y el gobierno miró para otro lado. Todos sabemos cómo termina el cuento.

No voy a cometer la estupidez kirchnerista de la obediencia debida y tragar escuerzos más grandes que una casa, perdiendo seriedad y semejando un fanático terrorista. Si hay una ventana rota la denuncio para que la arreglen. No quiero la casa llena de vándalos nuevamente.


About the Author



Comments are closed.

Back to Top ↑