Sábado 32°
20°
Domingo 28°
18°
Lunes 30°
17°

LOCAL

Published on enero 4th, 2018 | by concordia7

0

NAHIR GALARZA: UNA FAMILIA SIGNADA POR MUERTES

La adolescente Nahir ejecutó a su pareja, hace 12 años su padre hacía lo mismo con un concordiense con causas ante la ley.

Marcelo Galarza, papá de Nahir, la adolescente de 19 años de edad, oriunda de Gualeguaychú, que mató a su novio de 21 el pasado viernes al amanecer, tiene una causa por matar de un escopetazo a Cañete, de 32 años, el 21/09/1996, a la siesta, en un domicilio de calle Sargento Cabral.

El hecho ocurrió cuando un policía de civil (Galarza), integrante de una comisión de la fuerza que llegó desde Gualeguaychú disparó contra el pecho de Cañete, cuando el funcionario de la policía de Entre Ríos realizaba tareas como agente encubierto donde trabajaba para desentrañar una conexión local de narcotráfico.

En 2004, con el objeto de dilucidar qué ocurrió, se constituyó en Concordia el Tribunal Oral en lo Criminal Federal con asiento en Paraná, presidido por Marciano Martínez. La presencia del cuerpo judicial se debió a una iniciativa de la Fiscal de la causa, Dra. María de los Milagros Squivo, quien encontró algunas contradicciones entre las pericias oportunamente realizadas por la Policía provincial y por la Gendarmería Nacional.

Ese año, declararon testigos ante el Tribunal, se reconstruyó el hecho y, posteriormente, se continuó con la presentación de alegatos por parte de la fiscalía y la defensa del imputado por la muerte de Cañete, el policía Marcelo Galarza, ejercida por el Dr. José Esteban Ostolaza. En el alegato de la defensa se sostuvo que el policía seguía a Cañete en una investigación por drogas.

La defensa también señaló que la víctima portaba un arma, lo que fue advertido por su defendido, que trató de huir y que habría sentido disparos, por lo cual habría tomado una escopeta para repeler, lo que interpretó como una agresión, disparando para repelerla, dando muerte a Cañete. La Fiscalía, por su parte, consideró que las circunstancias en que se produce el incidente que termina con la muerte de la víctima no ameritaban peligrosidad, por lo que consideran que la acción del policía conformó una reacción desmedida, razón por la cual solicitó que se lo acuse de homicidio simple y pidió para él diez años de prisión.

En un primer momento, el policía involucrado en el deceso de Cañete estuvo demorado a disposición del juez penal de Turno, en ese entonces, la Dra. Marta González de Amaduzzi; pero no se cumplió con lo solicitado por la Fiscalía.

Se conoció otro antecedente de Nahir Galarza

Cuando tenía 16 años, estuvo todo un día desaparecida y después, sostuvo que había sido secuestrada por personas que la drogaron y la subieron por la fuerza a un auto.

Según su relato de aquel momento, ella perdió el conocimiento y se despertó recién de noche en un terreno baldío. Aunque tenía pasto en el pelo y estaba un poco desalineada, los médicos de la policía que la revisaron no encontraron ningún indicio de que hubiera sido víctima de un delito sexual.

La joven, tampoco tenía lesiones en la piel ni otro tipo de marca. Nahir estaba sana y salva. Pero no se pudo acreditar lo que había denunciado por lo que el caso fue archivado y con el tiempo, olvidado.

Sin embargo, ahora ese episodio que fue tomado como una simple travesura, podría cobrar otra relevancia en el marco de una nueva investigación. Se espera que, en febrero, cuando termine la feria judicial, la adolescente sea sometida a pericias psicológicas y psiquiátricas para conocer su personalidad y entender si está en condiciones de enfrentar el proceso.

Asuntos Internos investiga al padre de la joven

El jefe de la Departamental Gualeguaychú de la policía de Entre Ríos, comisario Carlos Páez, señaló que hay pruebas que comprometen a la joven y descartó una posible participación de su padre.

“Más allá de la confesión de la joven, hay varios testigos que la ubican en el lugar, cámaras de seguridad que observan cuando se retira y vestigios que quedaron en la escena, como el proyectil del arma calibre 9 milímetros que fue secuestrada, una Browning 9 mm que ya fue peritada en Criminalística de Paraná y se estableció que es el arma homicida”, dijo el funcionario.

“Con este cúmulo de pruebas importantes la Justicia determinó que se estaba en condiciones de imputar a la joven. En tanto se determinó que no hay elementos para acreditar la presencia del padre en el lugar del crimen”, prosiguió Páez.

Sin embargo el jefe policial adelantó que el policía está siendo sometido a una investigación de Asuntos Internos por su responsabilidad para con el arma homicida, provista por el Estado, por lo que le cabría una sanción disciplinaria.

“El estado policial es una situación jurídica que todo policía debe respetar desde que se forma como tal. Por ese estado, el uniformado, debe portar su arma en todo momento y en todo lugar, las 24 horas del día. Por eso se determinará en qué circunstancias la joven se hizo con el arma”, indicó Páez quien confirmó que Galarza cometió una irregularidad. “Habrá que determinar la magnitud de esa irregularidad”, acotó.


About the Author



Comments are closed.

Back to Top ↑