MUNDIAL DE BASQUET: EL DÍA EN QUE SE DESMORONARON LAS TORRES DE LOS BALCANES

Facebook
Follow by Email
Twitter

Si las torres gemelas conmocionaron y cambiaron el mundo, el triunfo argentino, por su trascendencia y su forma, conmociona y cambia el mundo-basquet. (J.M.H.)

Me levanté a las 7 de la mañana, una hora antes, no quería perderme ni la previa, no alcancé ni a preparar mi querido compañero, el mate, que ya estaba frente al televisor, buscando alguna imagen que me instale allá, junto a ellos, en China.

No pasaban 4 minutos de partido y el primer escalofrío me recorre todo el cuerpo para terminar en una solitaria lágrima de orgullo, de representado, de ganas que ganen.

Si fuera futbol diría que todo el partido, en cada pelota, trababan con la cabeza, las torres serbias comenzaban a buscar explicaciones de esos pequeños duendes de la naranja que les pasaban por todos lados a pura velocidad y talento, con cada mirada de desconcierto hacia su banca, a su DT.

Dicen que la dimensión propia la dá la dimensión de tu adversario, Serbia era gran candidato al título del mundo, aún por sobre los EEUU, 2,06 cms promedio de altura, sembrados con jugadores que son NBA y estrellas. Tal vez eso sea una muestra mas de lo que hoy logró este grupo humano, estos 12 jugadores y cuerpo técnico.

algunas expresiones del plantel serbio:

«Quizás somos un equipo mejor que Argentina, pero ellos nos mostraron que querían esta victoria más que nosotros en este momento. No estábamos listos mentalmente para este partido, especialmente yo». Nemanja Bjelica (jugador de Serbia)

El entrenador de Serbia se desvivió en elogios para Facundo Campazzo y Luis Scola. Sasha Djordjevic afirmó que Luifa es “quizás una de las mayores leyendas del básquet”.

diario deportivo Marca, “Argentina dinamitó el Mundial con su ya histórica competitividad”, con la que “compensó el déficit físico que tenía ante la temible Serbia”. “El alma es una entidad inmaterial que, según se dice, pesa solo 21 gramos. A Argentina le bastaron para terminar con el gran favorito al título tras firmar una gran primera fase”, agregó.

Tal vez quien en medio de la euforia dió en la tecla de lo que representa este equipo fue el gran capitán del handball, Sebastián Simonet, al decir: «Me ponen la piel de pollo!!! Son todo lo que queremos ser, son todo lo que esta bien! Lo que contagian, juegan y trasmiten es impresionante».

Eso es en definitiva lo que enamora y hace rodar lágrimas ante cada pelota peleada hasta el final, que son un modelo, sin proponerselo, esta selección es modelo de lo que queremos ser, de lo que soñamos representar, identidad, fiereza, valentía y sobre todo, sinceridad en cada palabra y gesto dentro y fuera de la cancha.

Cuando el modelo aparece en forma de equipo, de conjunto, es inevitable soñar lo que podemos ser, lograr y proyectar si somos capaces de ser uno solo, cuando se necesita, cuando no importa el uno sino el todo.

Facebook
Follow by Email
Twitter