SOCIEDAD no image

Published on junio 14th, 2018 | by concordia7

0

MODO MUNDIAL: TONI SCHWEINHEIM: “EL MUNDIAL ME TIENE CANSADO”

¿Sabés qué? El Mundial me chupa un huevo. Cansado me tiene. Mundial aquí, Mundial allá. Nadie habla de otra cosa. Todo el mundo anda a las apuradas para llegar a ver los partidos. La calle es un caos. Ojo a mi me gusta el fútbol, me encanta, voy todos los domingos a la cancha. Pero te digo, sin dudar un segundo, que si tengo que elegir, prefiero a muerte que mi equipo gane un torneo o una Copa a un Mundial. La gente se vuelve estúpida. No hay otro tema de conversación y la verdad que me hincha las bolas eso.

Claro, usted me podría decir que todo el mundo se pone contento. ¿Y? Yo me pongo contento si Juancito, mi pibe, mete alguna materia en la facultad. Cosa que no viene pasando seguido.  ¿De que alegría me hablan? Si yo voy a tener que seguir laburando,ganen el Mundial o no. No puedo ir a la carnicería y decirle: “Che ganamos el Mundial ¿No me das un kilo de bife de chorizo por eso?”. No, mi viejo, los que ganan son esos jugadores que están ahí. Esos millonarios. Están en la Selección porque están en Europa. Tienen más márketing que la Coca Cola. Y eso que yo soy fanático de esa gaseosa eh. Nunca un jugador del ascenso, nunca uno de un equipo chico. Están ahí porque son paladines del márketing. Algunos no tienen ni puta idea de lo que significa la Argentina. Viven en Europa, rodeados de lujos y se olvidan de sus raíces. No, ya sé que no tendrían que estar viviendo en un chalecito en González Catan. Pero a lo que voy es que a ellos les chupa un huevo ganar o no. No les cambian en nada.

Además esto del Mundial tapa un montón de cosas. Los políticos nos bajan los lienzos delante de todos y no nos enteramos. Si estamos babeando frente a una tele a ver como el 2 de Alemania le mete un gol a Ghana. Dejame de joder. Somos muy boludos, hermano. Anda que esto pase en un país serio. No pasa. Si ganamos es un quilombo, si perdemos, un velatorio. Nos importa más si la bocha entró o no, a que nos rompan el ojete con alguna medida económica. Adormecidos nos deja el Mundial. Adormecidos.

Usted dirá que yo soy un amargo, un antipatria. Que la gente se une con esto del Mundial. Sí, tiene razón. Le digo más, yo el 29 de junio de 1986 estuve en el Obelisco festejando a morir. Terminé festejando hasta  el otro día. Me comí una cagada a pedos de mi jefe por el faltazo. Pero estaba ahí. Habíamos ganado.  Eso fue un Mundial. Yo hubiera dinamitado el obelisco y ponía la estatua del Diego ahí. Maradona: el dios hecho fútbol. Lo más grande que hay, el Diego. Después de ese Mundial empezaron las frustraciones. Comencé a darme cuenta que todo esto del Mundial es como le digo yo. Cuando nos cagaron, porque otra palabra no hay, con Alemania en esa final. Me di cuenta que estábamos inmersos en un mar de mierda. Que esto de los Mundiales era una porquería. Que solo servía para lavarnos las neuronas. Después se vino el de Estados Unidos. Ahí me volví a esperanzar. ¿Cómo no te ibas a ilusionar? Si era un E-QUI-PA-ZO. Pero la tuvo que cagar el drogón este de Maradona. Dinamitame el monumento del Diego y volveme a construir el Obelisco. ¿Qué podes esperar de este tipo, también? Me fui alejando de la Selección, hasta el 98. Me copaba Passarella de DT, era bueno, mostraba disciplina. El pelito corto. Pero nos cogió Holanda por el pelotudo de Ortega. Bah, Orteguita no tuvo la culpa. La culpa la tuvo el facho de Passarella que se preocupaba más por el largo del pelo de los jugadores que por armar un buen equipo.

Largué la Selección a la mierda. Después se vino la crisis del 2001, los saqueos, las muertes, los 280 presidentes en una semana. Y la verdad es que me fui a refugiar en la Selección. Éramos un violín. Pasamos las eliminatorias caminando, pulverizábamos a los rivales. Ni el grupo de la muerte me asustaba. Una ilusión bárbara tenía. Bah, todos la teníamos. Hasta que nos quedamos afuera en primera ronda. La verdad que nunca más eh. Yo creo que usaron la algarabía y la esperanza que teníamos en el equipo para que los políticos hicieran cualquier cosa en el ispa. Chau Selección para mí. Si en el peor momento de nuestra historia no nos podían dar una puta alegría, váyanse bien a cagar. Al Mundial 2006 no le di pelota, hasta que vi de reojo como nos cargábamos a Serbia y Montenegro 6-0. Epa. Ahora sí, era nuestro Mundial. Teníamos a un señor entrenador como Pekerman y encima a un Messi que estaba saliendo del cascaron. Pero claro, se nos cruzó Alemania, el DT un cagón que le erró con todos los cambios. La verdad es que la culpa era mía, por seguir insistiendo. Me sentí un boludo. Pero ya había aprendido. Ya no iba más.

Casi nos quedamos afuera del Mundial del 2010 y lo trajeron al Diego. Y la verdad que el Diego me puede. Un tipo que es un motivador nato. Era EL entrenador. Llegamos de pedo, pero yo sabía que este Mundial era nuestro. Era como revivir el 86. Con Maradona como DT y otro en la cancha como Messi. Pero otra vez nos cogió Alemania, y esta vez por goleada. Y sinceramente me sentí un pelotudo. ¿Qué podes esperar de un tipo que solo sabía hacer monerías en el banco de suplentes? Y Messi, bueh, en las difíciles siempre se ha borrado. Ese día lloré. Pero no de tristeza, sino de impotencia. Por ser tan estúpido. Otra vez estaba con la bandada de boludos  lobotomizados por el Mundial. Iluso. Juré no darle pelota al de Brasil. Pero los muchachos me convencieron de ir. “¿Cómo te vas a perder esta oportunidad, si es acá a la vuelta?”  Y fuimos. La verdad que fui como para disfrutar de mis amigos, de estar en otro país. Fuimos avanzando y me puse muy contento y feliz cuando Romero nos catapultó a la final. Era la reconciliación perfecta, salir campeones en medio de tierra brasilera. Esa no se la sacaban más de adentro. Y otra vez me entregué al Mundial. Sí, un boludo fui. Götze me devolvió a la puta realidad.

Por eso le digo, no sea boludo. No se deje lavar la cabeza por el Mundial. Mientras uno sufre, no ve la realidad. Por más que tengamos chances. Por más que este Messi y pueda llegar a ser su Mundial… por más que lleguemos muy mal como en el 86… no sé… si uno lo mira bien le digo que podemos dar el batacazo en Rusia. Yo creo que si me apretás un poco te digo que te cambio ganar este Mundial a que mi equipo gane la Libertadores, total estos muertos ni siquiera clasificaron a la Libertadores.


About the Author



Comments are closed.

Back to Top ↑