NACIONAL no image

Published on septiembre 4th, 2018 | by concordia7

0

LOUSTEAU Y LARRETA, LAS VARIANTES PRESIDENCIALES QUE EMERGIERON EN LA CRISIS

El diputado es promovido por la UCR. El ala política del PRO sondea al jefe de Gobierno y se enfrenta a Peña. El temor de los empresarios. -Mauricio Cantando-

La crisis financiera que cimbró al Gobierno y activó una feroz interna en Cambiemos, generó la emergencia de dos figuras capaces de pelear por la presidencia si Mauricio Macri desiste de buscar su reelección: Martín Lousteau y Horacio Rodríguez Larreta.

Ambos, que hasta ahora sólo animaban la interna de Cambiemos en la Ciudad, resonaron con fuerza en los últimos días como referentes de los sectores en pugna para la conformación del nuevo Gabinete, que por ahora no tiene nombres nuevos pero podría sumarlos en un mes.

El diputado, que acompañó a los líderes radicales pero no ingresó a la quinta presidencial, es la apuesta fuerte del titular de la UCR, Alfredo Cornejo. Sin reelección como gobernador de Mendoza, crítico de la gestión de Macri y decidido a no quedarse quieto esperando un trabajo mejor.

Lo respaldan además de Christian Colombo, un importante sector del radicalismo progresista que no quiere volver a compartir escenario con Macri y lideran entre otros Ricardo Alfonsín y Federico Storani. “Martín arranca con 12 y 15 puntos sólo en Capital y la provincia y puede crecer mucho. Pero debe decidirse cuanto antes”, repiten.

Larreta es el ascendente líder del ala política de Cambiemos, personificada en Emilio Monzó y Rogelio Frigerio y reforzada por María Eugenia Vidal, cuyos pleitos con el presidente de la Cámara de Diputados quedaron en el olvido.

El viernes estos dos subgrupos mostraron sus cartas y obligaron a Marcos Peña a pelear a capa y espada por su continuidad y la de un Gabinete dócil que sostenga su influyente margen de acción. De eso se tratará su vida de ahora en más.

El Council of the Américas fue testigo de esta guerra ya no tan fría que animará el resto del mandato de Macri. “Los mercados funcionan bien no por apelaciones morales, sino cuando hay liderazgos políticos fuertes e instituciones claras”, disparó desde un panel Cornejo.

Lo difundió por el sitio web de la UCR, molesto porque sus legisladores habían sido excluidos de una reunión con Nicolás Dujovne y no les llegaba la invitación para ir a la quinta de Olivos.

También en el Hotel Alvear, Frigerio habló de “errores no forzados” y cuando lo abordaban periodistas y empresarios en los rincones negaba que fuera a reemplazar a Dujovne pero dejaba un interrogante si le preguntaban por Peña. Terminó el día con una fuerte discusión con el jefe de Gabinete, como anticipó en exclusiva LPO.

Frigerio vivió el fin de semana un subibaja político demencial. El viernes lo tantearon para la Jefatura de Gabinete. El sábado se le retiraron la oferta y le ofrecieron la nueva cartera potenciada de Economía y la rechazó. Entonces le avisaron que le sacaban obras públicas y se lo pasaban a Dietrich. Luego se dejó sin efecto esa decisión, pero tentaron a Sanz para reemplazarlo y Frigerio ofreció su cargo si junto al ex senador se sumaban Martín Lousteau y Alfonso Prat Gay y esa jugada también fracasó. Así está el gobierno.

En ese clima, Vidal fue la primera en atacar la obstinación de Marcos Peña. “La gente la está pasando mal”, lo corrigió, con motivos para estar preocupada: una encuesta le otorga el 50 por ciento de rechazo en la provincia, sólo menos que Macri, que encima tiene que ganar un ballotage para volver a ser jefe de Estado.

Ese dato explica que la aparición de nuevas figuras presidenciales en Cambiemos no obedece a teorías conspirativas sino a un horizonte cada vez más difícil para garantizar la reelección de Macri.

De eso hablarían esta semana Cornejo, Frigerio y Monzó con influyentes (y muy conocidos) empresarios que respaldan al presidente pero vieron caer como nunca la cotización de sus empresas, porque a Wall Street también llegan encuestas donde se ve a Cristina Kirchner reteniendo un porcentaje de votos muy alto.

En silencio, Larreta se convirtió en un interlocutor en la sombras con los gobernadores en la negociación del ajuste fiscal que se viene en el Presupuesto y tendrá como recorte más fuerte el traspaso a la Ciudad y la Provincia de subsidios al transporte.

Y como anticipó LPO, sondea un acuerdo electoral para 2019 que consiste en allanar el terreno para que los mandatarios sean reelectos en sus provincias a cambio de un apoyo por acción u omisión para un segundo turno presidencial de Cambiemos. El gobernador más cercano a ese grupo sigue siendo Juan Manuel Urtubey, ausente en las cumbres de sus colegas y a quien se menciona como vice del jefe de Gobierno porteño.

“No hay que descartar que tras esta crisis la salida sea por una opción de centroderecha con más política”, afirmó a LPO un experimentado intendente del Conurbano bonaerense que viasualiza al salteño en alguna esquema político vinculado a lo que mute en el ala más peronista de Cambiemos.

“Para los acreedores, el kirchnerismo es la izquierda, no respeta la propiedad privada y es capaz de un default. Cambiemos es todo lo contrario y no hay tercer opción”, agregó a este medio un diputado que habla con Larreta y conoce a los fondos de inversión.

Si acaso es la foto de los traders, ¿Por qué forjaron una corrida bancaria? Macri se hizo esa pregunta el miércoles, no encontró respuesta en su plan financiero y no la quiso buscar en la política.

En las reuniones de Olivos el jefe de Estado expuso a los dos bandos de Cambiemos y los dejó pulsear. Intentó colar como sea a Lousteau en el Gabinete, en una maniobra para licuarlo que a muchos recordó al día que lo convenció de ser embajador en Estados Unidos. “Esta gente es rara, te quiere usar y cuando no los dejás, se enojan”, afirmaron a LPO allegados al diputado.

Si se convirtiera en ministro de Educación, como se especuló, debería ponerle la cara a un ajuste que el viernes llevó a 300 mil estudiantes a las calles y a los rectores a la Casa Rosada. Tendría la escolta de Franja Morada, la agrupación estudiantil que domina las facultades y le organiza conferencias al economista.

El nombre que surgió fue Alfonso Prat Gay, sondeado para canciller en reemplazo de Jorge Faurie. Decidido a volver al poder, el ex JP Morgan ofreció su casa para una catarsis final de sus correligionarios, Lousteau entre ellos, y no todos estaban entusiasmados en sumar radicales al Gabinete. El senador Ángel Rozas y los gobernadores Gerardo Morales (Jujuy) y Gustavo Valdes (Corrientes), proponían mirar la crisis desde la platea.

Sanz ya había rechazado reemplazar a Oscar Aguad en el Ministerio Defensa, una de las carteras más desfinanciadas y desprestigiadas por la desaparición del submarino Ara San Juan. Pidió ser ministro Interior, pero acaso ese desplazamiento implicaba ascender a Frigerio “a un cargo superior”, que por ahora Macri no está dispuesto a desocupar.


About the Author



Comments are closed.

Back to Top ↑