Lunes 26°
12°
Martes 28°
17°
Miércoles 30°
19°

SOCIEDAD

Published on noviembre 24th, 2017 | by concordia7

0

LOS SECRETOS DE LA MUJER DE JULIO

Hoy al frente de una fuerte defensa mediática de su marido, Alessandra Minnicelli fue quien armó el blindaje jurídico que durante años protegió a De Vido. -Laura Di Marco-

a mujer de Julio De Vido decidió salir del armario y jugar fuerte. Audaz, eligió un territorio adverso para defender al marido: la mesa de Mirtha Legrand, una enemiga histórica de Cristina Kirchner (una señal que fue decodificada a la perfección por el peronismo). Incluso, hasta se dio el gusto de digitar a los invitados: vetó a dos avezados periodistas que llevan años investigando al todopoderoso ex ministro y que podrían haberla dejado mal parada, confrontándola con cifras y datos. Alessandra Minnicelli -a quien Cristina llamaba cariñosamente “Lali” hasta poco antes de la ruptura total- pasó, en un parpadeo, de la complicidad silenciosa a la coartada mediática.

No fue la única. Embarazada de mellizos, Mónica García de la Fuente, pareja del ex vicepresidente kirchnerista, se sentó en living de Susana Giménez para defender la “integridad” de su amado, a quien llama Boudou a secas, tal como lo hacía Cristina con Kirchner. El padre de sus mellizos está imputado, entre otras causas, como jefe de una asociación ilegal destinada al enriquecimiento ilícito. Los peritajes arrojan que su patrimonio se multiplicó por tres en los últimos seis años: un salto económico sobre el que la abogada mexicana, que vive con él en Puerto Madero, prefiere no indagar.

Si una mujer defendió a Boudou, hubo otra que lo hundió. Laura Muñoz, la ex de Alejandro Vandenbroele, contracara de la mexicana, fue quien terminó empujando a la Justicia al supuesto testaferro de Boudou. “Yo podría haber seguido con él o podría haberme separado sin decir nada -reconstruye hoy la mendocina-, también podría haber hecho un arreglo de dinero y hoy estaría tomando sol en Miami a cambio de mi silencio, como tantas. Pero convivía con un hombre que se estaba robando la plata de todos y no podía cargar con esa responsabilidad”.

El picante testimonio de otra ex contribuyó, durante la última semana, a la caída de Eduardo Freiler: María Carla Lago -maestra jardinera, como Muñoz- relató ante el Consejo de la Magistratura detalles de las conexiones comerciales entre el camarista y su ex marido, el operador judicial Alfredo Lijo. Lo hizo -y no es un dato menor- en el marco de un complicado juicio de divorcio.

¿Por qué callan las que callan? ¿Les creen a sus sospechados maridos o simplemente eligen mirar para el costado, con tal de seguir habitando esa zona de confort conyugal? ¿Se puede alegar inocencia viviendo al lado de un funcionario que de la noche a la mañana adquiere el nivel de vida de un millonario? La dependencia afectiva, la “adicción” a ellos, ¿puede generar una complicidad silenciosa?

Si algo demuestra esta saga de silencios y denuncias es la responsabilidad de las esposas -o de las ex- en la trama corrupta. Una responsabilidad que excede el plano de la Justicia y que, a menudo, es difícil de ver.

Alessandra Minnicelli y su hermano, “el Mono” -también preso y acusado de integrar una banda dedicada al contrabando aduanero-, eran hijos del único artista plástico conocido en Río Gallegos, una curiosidad que revestía a la familia de un toque de extravagancia, en ese pueblo grande que, aún hoy, es la capital provincial. “Lali” conoció a De Vido en el arranque de los años 90, cuando ambos estaban casados. Él era ministro de Economía de Néstor Kirchner y ella, su asesora jurídica.

Un lejano protokirchnerismo en el que ya existía Lázaro Báez. El oscuro cajero ya había ascendido a gerente general del Banco Provincia de Santa Cruz y, desde ese lugar estratégico, ejecutaba, junto con De Vido, un invisible juego de pinzas que derivó en resultados muy visibles: el apriete, desde el Estado, a las empresas constructoras locales para cooptarlas para el futuro imperio que soñaban, junto con Néstor, el jefe y amigo. Ese fue, por ejemplo, el origen de Austral Construcciones. Y el inicio, también, de una innovación: la creación de un Estado corruptor.

Todos estos secretos, de alto voltaje político, compartía Julio con la entonces joven abogada que lo asistía y con quien, tiempo después, se casaría en segundas nupcias. Justamente, ese origen “ilegal” de la relación provocó un cortocicuito inicial con Cristina, que no aceptaba la irrupción de “la otra”. Pero el tiempo hizo su trabajo. Alessandra terminó convirtiéndose en “Lali” y -lo más importante- en una asesora informal de la ex presidenta. Durante el segundo mandato de Cristina, “Lali” llegaba con innovaciones judicales que la presidenta festejaba. En sorna, los enemigos de De Vido la llamaban, por lo bajo, “Savigny”, en alusión al jurista alemán que fundó la escuela histórica del derecho.

“Lali” no habrá creado una corriente doctrinal, pero supo blindar jurídicamente a su marido. Por su responsabilidad funcional en el Gobierno, De Vido es el funcionario más comprometido con la corrupción K. Tiene cinco procesamientos en los tribunales federales. Sin embargo, dos decretos firmados por Néstor Kirchner, en 2003, le otorgaron un blindaje especial al permitirle desligar su nombre en las numerosas causas que hoy acumula en la Justicia. Esa malla de protección fue ideada por su mujer.

Su afán protector la ubicó en el centro de una polémica fenomenal: “Lali” integró la Sigen, organismo público que debía investigar, entre otros, a De Vido. En 2007, cuando tuvo que dejar el gobierno, creó junto con su amiga Marta Cascales, la mujer de Guillermo Moreno, la consultora Fonres SA, dedicada a la responsabilidad social empresaria. En poco tiempo, a las dos damas del poder les llovieron los contratos. Entonces, se lanzaron a la organización de varios eventos masivos, auspiciados por empresas, que eran, a la vez, contratistas del Ministerio de Planificación y controladas por el entonces temible secretario de Comercio. Beneficio puro.

¿Víctima o cómplice? Salvando las distancias, y en un plano extremo, esa fue la pregunta que se hizo la periodista húngara Gitta Sereny en su libro Desde aquella oscuridad, en el que entrevistó a la esposa del jerarca nazi Franz Stangl. ¿Cómo había logrado permanencer al lado de un hombre que había supervisado, en forma directa, la matanza de más de un millón de personas en el campo de exterminio de Treblinka? Ante la inminencia del juicio, la suerte del nazi estaba echada y no había nada en lo que dijera o callara la esposa que pudiera cambiar su situación. La mujer de Stangl terminó confesando que ella, en algún sentido, disfrutaba de la importancia que su marido iba adquiriendo durante el régimen. Y, tal vez, lo más importante: admitió que su marido habría dejado los campos de exterminio, si ella hubiera amenazado con dejarlo.

En el filmBlue Jasmine, Woody Allen reflexiona sobre el umbral de tolerancia en el amor conyugal, entrelazándolo provocativamente con el delito económico. Jasmine (Cate Blanchett) lleva una vida glamorosa junto a su millonario esposo (Alec Baldwin). Él se muestra como un filántropo cuando, en realidad, es un estafador. Una verdad que Jasmine no ignora, pero con la que convive para evitar poner en riesgo la relación conyugal, mientras disfruta de la buena vida en común. Sin embargo, el cuento de hadas llega a su fin el día en que él la deja por otra mujer. Recién entonces ella decide denunciarlo ante el FBI.

Precisamente, la aparición de una tercera en discordia -y no la corrupción- también parece haber sido el motivo del divorcio exprés entre Lázaro Báez y su ahora ex esposa, Norma Calismonte. Una ex que jamás rompió el silencio y que sólo parece interesada en reclamar su 50 por ciento en la división de bienes. Calismonte pide 700 millones de pesos, mientras mantiene las preguntas incómodas bien lejos de su conciencia.


About the Author



Comments are closed.

Back to Top ↑