LOS ESPEJOS DE LA IMPUNIDAD

Facebook
Follow by Email
Google+
http://concordia7.com/los-espejos-de-la-impunidad/
Twitter

Asombra y esto incluye a Cambiemos, lo que he dado en llamar los espejos de la impunidad. (Guillermo R. Mulet)

Ya nada puede asombrar, después de años bregando porque se investiguen y eventualmente de hallar culpabilidad se condene a los responsables de actos de corrupción, sin que a la fecha se tenga mas que alguna que otra condena de personajes menores en relación al saqueo que sufrió el país y esta provincia.

No asombra, aunque si entristece ver que se avanza en la investigación de la causa de los contratos, una gran asociación ilícita, pero sin jefes.

No asombra que después de años aun esperemos se resuelva la situación del diputado Allende y su supuesto enriquecimiento ilícito, como también tampoco ya asombra que la investigación del patrimonio de los Urribarri duerma el sueño de los “justos” en el despacho del Fiscal Badano y otras tantas causas mas.

Pero si asombra y esto incluye a Cambiemos, lo que he dado en llamar los espejos de la impunidad.

Hace unos días, al asumir nuevamente la presidencia de la Cámara de Diputados Sergio Urribarri, se despachó con una diatriba sobre su persecución judicial y política, comparándose con la gestión del Presidente Macri, en una suerte de reflejo de espejo, donde la imagen que se proyecta desde y hacía él mismo, se sintetiza, en “miren que este es mas corrupto que yo” como si eso justificara de manera alguna las causas en la que se encuentra imputado (olvidando ciertamente que tiene a su cuñado en la Unidad Penal Uno de Paraná). Por otra parte y aquí vemos el mismo reflejo en Cambiemos cuando un dirigente de su riñón, Enrique Sucevich es imputado por la supuesta comisión de un delito. Es que acá también salen propios y extraños a hablar de persecución política, judicial y campaña mediática, en el marco de la campaña electoral, como si todos se reflejaran en un mismo espejo y les trasladara la misma imagen, ello siempre y cuando estén en el marco de una persecución penal.

Lo cierto es que ninguno quiere o puede ver la real imagen que se proyecta, que es aquella en que la que todos los ciudadanos de a pie estamos incursos, en una Estado de Derecho, que no es otra que la posibilidad de ser investigados cuando nuestras conductas están reñidas con la ley penal y debemos someternos al proceso como hijos de cualquier vecino, ejercer nuestro derecho de defensa y respetar las instituciones del Estado.

Pero no, tanto en el PJ como en Cambiemos, a raíz de los últimos hechos, cuando son llamados por la justicia, siempre el espejo les refleja la imagen de una persecución mediática-política-judicial, que en una confabulación de factores atribuidos incluso a intereses transnacionales y económicos, los persigue por haber gobernado en función del pueblo. Una verdadera joda, donde creen que los ciudadanos estamos degradados a una estupidez supina y como si la realización de obras públicas o reformas de estado, borraran las huellas de los posibles delitos por los cuales se los investiga y/o acusa, cuando muchas veces esas propias obras y reformas son la causa eficiente de las defraudaciones que los enriquecieron. La corrupción no es cuantitativa sino cualitativa, no se es un poco corrupto, se es o no se es.

Pues bien, o cambian los espejos o a otra parte con ese cuento, porque definitivamente la imagen que ven reflejadas en sus espejos, no son la que ve la sociedad. Si un funcionario del Partido Justicialista y/o de Cambiemos es investigado por la justicia, no esta en esa situación por la confabulación que les refleja el espejo, sino por sus propias conductas y debe dar un paso al costado, dejar su función hasta que se resuelva su situación y no ampararse en argumentos vacíos de contenido porque, aun cuando lo crean la sociedad no es idiota.

Por ello, así como se exigió oportunamente que Bordet despidiera a todos funcionario sospechados (cosa que no cumplió) lo mismo debería hacer el Gobierno Nacional y Cambiemos ante la investigación que se encuentra incurso Enrique Sucevich. Como diría Inodoro Pereyra a su entrañable compañero Mendieta: “Ahí esta el huevo, no lo pise”.

Facebook
Follow by Email
Google+
http://concordia7.com/los-espejos-de-la-impunidad/
Twitter