EDITORIAL no image

Published on agosto 12th, 2018 | by concordia7

0

LANZAMIENTO DE PICHETTO: “ES EL PERONISMO, ESTUPIDO”

Pichetto se lanzó con elogios a Trump y duras críticas a Macri y Cristina. En un acto en La Plata, el senador lanzó una candidatura presidencial. (J.M.H.)

“ES LA ECONOMÍA, ESTUPIDO”, fue una frase muy utilizada en la política estadounidense durante la campaña electoral de Bill Clinton en 1992 contra G. H. W. Bush (padre), que lo llevó a convertirse en presidente de los Estados Unidos. Luego la frase y la estructura de la misma ha sido utilizada para destacar los más diversos aspectos que se consideran esenciales.

James Carville, estratega de la campaña electoral de Bill Clinton, señaló que éste debía enfocarse sobre cuestiones más relacionadas con la vida cotidiana de los ciudadanos y sus necesidades más inmediatas. Con el fin de mantener la campaña enfocada en un mensaje, Carville pegó un cartel en las oficinas centrales con tres puntos escritos:

1.- Cambio vs. más de lo mismo.
2.- Es la economía, estúpido.
3.- No olvidar el sistema de salud.

Aunque el cartel era solo un recordatorio interno, la frase se convirtió en una especie de eslogan no oficial de la campaña de Clinton, que resultó decisivo para modificar la relación de fuerzas y derrotar a Bush, algo impensable poco antes.

Mucho de este formato clintoniano, mirada norteamericana, enviar mensajes al “círculo rojo”, marcar la “cancha” antes de empezar, posicionarse como el siempre poderoso PJ, debe haber elaborado el senador antes de subir al escenario que lo visibilizó como presidenciable.

Pichetto debe ser hoy, quien mejores notas se lleva a la hora de aplicar el decálogo de máximas peronistas, tranquilizar al poder económico, adular a la potencia mayor, EEUU, esté quien esté en la presidencia, pararse en el medio del “ring” electoral, y desligarse sistematicamente de aquellos compañeros de rutas pasadas, que pueden recordar ese borocotismo consuetudinario instalado en el ADN PJ.

Analicemos los párrafos mas salientes de su discurso:

El senador de Río Negro dejó en claro que veía tres estructuras políticas definidas de cara al año próximo: Cambiemos, Unidad Ciudadana y el Peronismo Federal.

Categórico, Pichetto lanzó además un pronóstico inquietante: “Va a haber ballotage porque no hay alguien que gane en primera vuelta”.

Claramente arranca cumpliendo con el “ABC” PJ, define adversarios y se posiciona en la centralidad de la futura disputa, llegando a su anhelo, nadie gana en primera vuelta.

Arrancó su discurso posicionando al Peronismo Federal lejos del kirchnerismo duro.

“Somos una construcción muy clara y nítida que se diferencia de Unidad Ciudadana”, “si el peronismo no se reconstruye, si no instala liderazgos firmes y no lleva una propuesta, corre el riesgo de diluirse”.

Pichetto sabe que, una vez más, debe subir al tren del PJ a todos aquellos que siempre fueron esa rara mezcolanza que vá desde la extrema izquierda, a la extrema derecha, habla de algo abstracto, “peronismo”, eso que definen como sentimiento y que se sentiría “encorsetado” si dijera PJ, cuenta con sumar desde el principio a los gobernadores, habla de segunda vuelta para sumar al kirchnerismo en segunda y con los K tapándose la nariz, pero evitando que gane Macri, eso se llama peronismo 1 2 y 3, como también habla de firmeza, confrontando con la falta de liderazgos dentro de la fuerza.

“Tengo la convicción de ser candidato para que volvamos a ser poder en la Argentina. A mi no me tiembla el pulso ni tengo miedo escénico”.

En esta frase el senador demuestra la escencia del PJ, no se trata de políticas, no se trata de democracia, se trata de poder, simple y llano poder, porque el PJ, desde su nacimiento y naturaleza, solo concibe la política desde el ejercicio del poder. Así de simple, así de brutal.

La pátina de tibia autocrítica imprescindible para ser creíble vino con: “También debo decir que los últimos cuatro años de Cristina Kirchner y Axel Kicillof fueron un fracaso, fundamentalmente por procesos económicos que terminaron con fuerte intervencionismo del Estado, con cepo de la economía, con un proceso de control de las importaciones”. “En los últimos cuatro años tuvimos inflación, aumento del gasto público y aumento de la estructura del Estado, porque el único empleo que creció fue el empleo público”.

Para Pichetto fue cuestión de errores de medidas, nada que decir de la corrupción estructural de sus ex compañeros, a ver si alguno de los que hoy necesita, se enoja al sentirse aludido por el tema.

ELOGIOS A TRUMP

Lo que siguió fue un posicionamiento del Peronismo Federal en la escena internacional. Allí Pichetto ensayó elogios a Donald Trump y cuestionó a Macri por seguir los pasos de Barack Obama.

“El gobierno de Macri concebía el mundo a partir de la globalización que planteaba Obama. Creía que si resolvía los factores de endeudamiento externo y le pagaba a los holdout resolvía al problema de la inversiones y esas inversiones iban a llover”.

“Lo que pasa -aseguró- es que ese mundo global de Obama, que en general siempre era beneficioso para los países centrales, no existe más”.

El senador explicó que los países europeos “cuidan su economía” y que en Estados Unidos, Trump definió “claramente” cuáles eran las consignas para el crecimiento. En Estados Unidos “creció el empleo y se calentó la economía”, dijo.

Marcando más similitudes con el presidente norteamericano, Pichetto dejó en claro sus prioridades a la hora de buscar repotenciar al país como sector productivo. “No tengo una visión hiperambientalista”, dijo y cuestionó las declamaciones de algunos sectores que pregonan “una Argentina pastoril donde no tiene que haber energía nuclear, ni explotar los recursos de la minería ni extraer el petróleo con el fracking”.

Con tanta dedicatoria a Trump, solo recuerda la frase de añejos peronistas cercanos al poder permanente, cuando repiten: “el peronismo es esa fuerza incontrolable que siempre acude en ayuda del poderoso”.

Finalmente, Pichetto viene una vez más a poner en el centro de la escena, aquella frase de campaña de Clinton, adaptada para estos lares: “ES EL PERONISMO, ESTUPIDO”, apuesta al fracaso de una gestión que no pasa de mediocre, juega cartas marcadas por la historia, pero no por eso menos efectivas, cuando siembra de que la sombra del peronismo siempre está y siempre vuelve.

No importa si para disfrazarse de lo “nuevo” haya que recurrir a las viejas artimañas camaleónicas de mimetización con las “nuevas olas”, sabe que al final del recorrido electoral, si logra sentarse en el sillón mayor, todo volverá a la “normalidad”, volverá el peronismo, puro, corporativo, hegemónico, impiadoso, con menciones de circunstancia sobre la democracia, con el solo fin de ejercer el poder, como hace ya 70 años, haciendo como que estamos mejor, pero cada vez más cerca del precipicio.


About the Author



Comments are closed.

Back to Top ↑