PROVINCIAL

Published on mayo 11th, 2018 | by concordia7

0

“LA VACA” YA TIENE SU PRIMER CULPABLE: SE COMPLICA PARA URRIBARRI, BAEZ, AGUILERA Y EL RESTO DE LOS PROCESADOS

Acuerdo de juicio abreviado: Causa de la vaca: Bustamante reconocerá los hechos y aceptará 2 años y 8 meses de prisión.

El empresario José María Bustamante acaba de arribar a un acuerdo con el Ministerio Público Fiscal (MPF) representado por Alejandro Cánepa y Patricia Yedro en la denominada causa de la vaca.

Según se informó, el imputado por fraude a la administración pública reconoció los hechos y acordó una pena de 2 años y 8 meses de prisión condicional. El acuerdo se formalizará el martes en una audiencia.

Bustamante admite los hechos en cuanto a que debía retornar una parte del dinero de los contratos a la imprenta de Juan Pablo Aguilera, cuñado del ex gobernador Sergio Urribarri.

El reconocimiento de última hora ante los fiscales, complica la situación judicial del presidente de la Cámara de Diputados; del ex ministro de Comunicación y Cultura Pedro Báez; de Aguilera y el resto de los procesados.

Bustamante formalizará la condena de 2 años y 8 meses de prisión más una multa el próximo martes frente al juez de Garantías. La audiencia será para informar al magistrado del acuerdo arribado este viernes con los fiscales, para oralizar, formalizar y darle un cierre a la situación.

La admisión de delitos por parte de Bustamante ante el MPF, complica ciertamente la situación judicial de Urribarri, Báez, Aguilera y el resto de los imputados, quienes venían apostando a la negación de los hechos como una de las estrategias de defensa.

La denominada causa de la vaca ventila el presunto direccionamiento de publicidad oficial durante el último gobierno de Sergio Urribarri a la imprenta de su cuñado, Juan Pablo Aguilera.

El legajo lleva el número 4385 y está caratulado “Aguilera Juan Pablo y Otros s/Negociaciones incompatibles con el ejercicio de la función pública, fraude a la Administración Pública, peculado, abuso de autoridad e incumplimiento de deberes de funcionario público, falsificación de documentos públicos”.

Están imputados el ex gobernador; su cuñado; el ex ministro de Cultura y Comunicación Pedro Báez; el ex responsable de certificación publicitaria en la vía pública, Gustavo Tamay; y los empresarios de las imprentas Tep y Next SRL, Emiliano Giacopuzzi; Maximiliano Sena y Belén Almada -esposa de Aguilera-.

También están acusados Alejandro Alamada -hermano de Belén-, la contadora Corina Cargnel que tenía a cargo el control y seguimiento del cumplimiento de los contratos, y los empresarios José María Bustamante y Fernando Montañana.

Los hechos investigados ocurrieron entre 2010 y 2015, y refieren a las contrataciones directas de publicidad oficial por un monto de $ 24.204.918,69, que habrían sido “direccionadas” a la empresa de un familiar de Urribarri. Esas contrataciones fueron aprobadas por funcionarios del gobierno y su cumplimiento fue certificado a través de fotografías de la publicidad en la vía pública. Los fiscales entienden que esas certificaciones no son reales, porque para justificar distintas contrataciones se utilizó siempre la misma fotografía que particularmente tiene una vaca delante de un cartel.

Cuando los fiscales remitieron el legajo a juicio oral, el 2 de febrero pasado, en el requerimiento adelantaron un pedido de pena para Urribarri, Aguilera y Báez de 8 años de prisión de cumplimiento efectivo e inhabilitación absoluta perpetua para ejercer cargos públicos; para Cargnel, Bustamante y Montañana, pidieron 6 años de prisión de cumplimiento efectivo; para Tamay 6 años de prisión de cumplimiento efectivo e inhabilitación absoluta perpetua; y para los hermanos Almada, Giacopuzzi, Sena solicitaron 4 de prisión de cumplimiento efectivo.

Tras el pedido de solicitud de remisión a juicio oral, se trabó un embargo a algunos imputados y la inhibición general de bienes en otros casos. Se pidió la tramitación del desafuero para el caso de Urribarri y Báez, los dos diputados provinciales. Y para el 13 de marzo se había agendado la audiencia de control de la prueba, previa al debate.

Esa instancia nunca se concretó, porque las defensas plantearon en primer lugar una apelación a los embargos que estaba por resolverse. Posteriormente pidieron audiencia para plantear el recurso de excepción por falta de acción. Esas son las dos apelaciones que se resolvieron hoy, de forma unificada.


About the Author



Comments are closed.

Back to Top ↑