NACIONAL

Published on marzo 5th, 2018 | by concordia7

0

LA HISTORIA SECRETA DE LA NUEVA CAÍDA DE IBARRA COMO DEFENSOR DE CRISTINA

LPO-La feroz interna de La Cámpora y Parrilli detrás de la remoción del ex jefe de gobierno.

Aníbal Ibarra informó este lunes de modo sorpresivo que dejará la defensa de Cristina Kirchner, un cargo en el que duró apenas unos días, al argumentar que se desató una “operación” en su contra. Sin embargo, como supo LPO, detrás de la renuncia hay una feroz interna entre La Cámpora y Oscar Parrilli.

En la organización de Máximo Kirchner apuntan contra Parrilli por haber contratado al ex jefe de gobierno, que ya se desempeñaba como su defensor junto a Roberto Boico en la causa del Memorándum.

Como contaron a este medio, Parrilli habría convencido a la ex Presidenta de que Ibarra asuma en su defensa en la causa que fue enviada a juicio oral y público por presunto encubrimiento de la investigación del atentado a la AMIA.

Circulan distintas versiones de por qué Cristina aceptó la propuesta. Una indica que se había atrasado en un pago a sus abogados -que hasta entonces eran Alejandro Rúa y Graciana Peñafort- y que tras un conflicto por los honorarios Parrilli le sugirió que compartan la defensa.

La otra versión cuenta que Cristina ya veía con buenos ojos que Parrilli fuera el único no procesado en la causa y aceptó la propuesta de contratar a sus abogados.

Lo cierto es que la decisión de Cristina -no consultada con La Cámpora- desató la furia en la interna, ya que el kirchnerismo duro está desde hace años enemistado con Ibarra. La bronca fue aún mayor por la buena relación que mantienen con Peñafort, que incluso sonaba en 2017 como candidata a diputada en la Ciudad.

Ibarra estaba entusiasmado con ser el abogado de Cristina, pese a que le avisaron que para asumir la defensa debía renunciar a su cargo en el Consejo de la Magistratura. Él respondió que había averiguado y no era “incompatible”, pero desde el entorno de la ex Presidenta le dijeron que era necesaria su dimisión, que presentó el último viernes. Ahora se quedó sin la defensa y sin ese contrato.

El argumento que presentó el ex jefe de gobierno porteño para justificar su renuncia fue que lo hizo porque tuvo información de que se preparaba una operación mediática en su contra por la tragedia de Cromañón, con el objetivo de perjudicar a Cristina.

Lo dijo en su cuenta personal de Twitter, donde explicó que su decisión estuvo motivada en que se puso en marcha una “operación mediática y política para golpear a CFK utilizando -una vez más -la tragedia de Cromañón a esos fines”.

Sin embargo, fuentes de la organización que responde a Máximo Kirchner contaron a LPO que buscaron convencer a Cristina de que era un error tener a Ibarra en su defensa, porque se trataba de un nombre “ligado a la muerte”.

En rigor, en la agrupación política apuntaron de modo directo a Parrilli por haber convencido a la ex Presidenta de contratar a Ibarra. “Cristina reflexionó y se dio cuenta de que no era una buena idea”, contaron a este medio, en un conflicto que terminó de detonar el último viernes y se resolvió durante el fin de semana cuando idearon la mejor forma de “sacarse de encima” a Ibarra.


About the Author



Comments are closed.

Back to Top ↑