PROVINCIAL no image

Published on noviembre 17th, 2018 | by concordia7

0

LA CAUSA DE VIDO/URRIBARRI PODRÍA IR AL FUERO FEDERAL

La denuncia que presentó el senador provincial Raymundo Kisser acerca de supuestas irregularidades en la construcción del edificio de la Escuela San Julián, de El Pingo –a 71 kilómetros de Paraná- podría pasar de la órbita de la Justicia provincial al fuero federal.

Eso es lo que analiza por estos días el Ministerio Público Fiscal tras recibir una serie de informes de distintos organismos que intervinieron en la tramitación de los fondos para encarar ese proyecto, entre ellos la Unidad Ejecutora Provincial (UEP).

La Escuela San Julián fue construida con fondos de la Nación y lo que ha podido determinar el fiscal Ignacio Aramberry, a cargo de la investigación penal preparatoria, a la provincia no ingresaron recursos: fueron canalizados desde el gobierno federal, más precisamente el Ministerio de Planificación, a cargo durante el kirchnereismo del hoy detenido Julio de Vido, y hacia la empresa adjudicatoria, la firma Filip SA.

“A la provincia no ingresaron los fondos. Las certificaciones se hacían en Buenos Aires, sin intervención de organismos locales. En función de eso estamos evaluando seriamente la competencia: pensamos que es una causa que debe ser llevada adelante por la Justicia Federal”, indicó una fuente judicial.

La Fiscalía avanzó, de igual modo, en varios aspectos: no sólo requirió informes a varios organismos provinciales sino que también hizo una constatación in situ del estado del edificio de la Escuela San Julián.

El planteo de incompetencia deberá ser evaluado por un juez de Garantías, quien tendrá la misión de analizar si prospera o no una mudanza de fuero judicial.

La pesquisa

¿Qué pasó con la denuncia del senador Kisser?

El fiscal Aramberry había dispuesto en febrero pasado la apertura de una causa para investigar la denuncia que, a principios de noviembre de 2017, presentó el senador provincial Raymundo Kisser (Cambiemos), con el patrocinio del abogado Rubén Pagliotto, ante un presunto ilícito “relacionada con una situación que, por lo menos, es irregular y despierta perplejidades, y que puede constituir eventualmente delito, originado ello en la construcción y defectos que presenta actualmente” la Escuela Secundaria N° 53 San Julián, de El Pingo, de lo cual diera cuenta Entre Ríos Ahora.

La escuela se inauguró el martes 27 de mayo de 2014 con la presencia del entonces ministro de Planificación Federal, Julio de Vido, el exgobernador Sergio Urribarri, y quien todavía ejerce como presidente de la Junta de Gobierno de El Pingo, Diego Plassy.

“Entre Ríos es la mejor expresión de las transformaciones que tuvo Argentina en los 11 años de gobierno de Néstor y Cristina”, dijo Urribarri en aquel acto de inauguración de la Escuela San Julián.

A poco de inaugurarse las obras, empezaron los problemas por las deficiencias de construcción: en 2014, el mismo año del acto con De Vido, descubrieron que los desagües habían sido construidos con tan mal tino que el agua de lluvia caía por los techos e ingresaba a las aulas,y en 2015, un escape de gas los hizo zozobrar.

El rector de la Escuela Secundaria Nº 53, Gustavo Monzón, empezó entonces a batallar con la Dirección de Arquitectura, la Unidad Ejecutora Provincial (UEP) y el Consejo de Educación para lograr que se arregle todo lo que se había hecho mal. No había conseguido nada sino hasta el 6 de junio de 2017, cuando Arquitectura se comprometió a empezar a solucionar los graves problemas de construcción que registra el edificio escolar.

El 16 de julio, el rector publicó en su Facebook la buena nueva: “Gracias a nuestras gestiones frente a la Regional de la Dirección de Arquitectura con el Sr. Jorge Troncoso, habiéndole entregado en mano una carpeta con todos los reclamos formales e informales que desde el 2014 venimos haciendo ante los `desastres estructurales´ realizados por las empresas que la construyeron, se comenzaron los arreglos…”

El presidente de la Junta de Gobierno leyó la publicación en Facebook y lo tomó mal. Dijo que “si existe alguna duda sobre una posible defraudación, no debe titubear en denunciarlo como corresponde en la Justicia, y evitar generar difamaciones que no conducen más que al malestar de la gente, es por eso que invito a llevarla a cabo , para acompañar la misma desde nuestra Junta de Gobierno, con la documental que respalde sus dichos”.

Acto seguido le pidió al Consejo de Educación que le inicie un sumario al docente que denunció las deficiencias en la construcción.

Claro que esa presentación de Plassy no prosperó.

Aunque sí continuó el trámite de la denuncia que hizo Kisser, En su presentación en la Justicia, el legislador dijo tener “una alta y fundada sospecha de que ha sido una obra construida para hacer negocios y negociados, cuyos beneficios se distribuían, eventualmente, entre algunos beneficiarios, donde no estarían exentos el presidente de la Junta de Gobierno, el arquitecto Julio de Vido, y desde luego, la empresa constructora adjudicataria”.

Y puso en dudas el rol de la Unidad Ejecutora Provincial, “la que debía controlar la construcción de la obra y dar el final de la misma”. La Unidad Ejecutora estaba a cargo de Faustino Schiavoni.

Aunque Kisser apuntó a la relación De Vido y Plassy. En su denuncia aseveró que “lo que realmente interesa es destacar que esta escuela se construye porque el señor Plassy, como presidente de la Junta de Gobierno, inicia gestiones ante la Nación, y más precisamente ante el entonces ministro Julio de Vido, con quien tenía y tiene una estrecha amistad, a tal punto que el arquitecto Julio de Vido, ex ministro de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios de la Nación, es el padrino de uno de los hijos de Plassy”.


About the Author



Comments are closed.

Back to Top ↑