Martes 23°
14°
Miércoles 25°
10°
Jueves 30°
16°

EDITORIAL

Published on agosto 8th, 2017 | by concordia7

0

ELECCIONES PASO: “SÓLO SÉ QUE NO SÉ NADA”

“Sólo sé que no sé nada” o “solo sé que nada sé”, es una famosa frase atribuida al filósofo griego Sócrates (470 – 399 a.C) que refleja lo consciente que estaba de su propia ignorancia. Los candidatos en las PASO son el fiel ejemplo. (J.M.H.)

Cuando se dió forma a la democracia, no fue para que cada uno tenga su verdad, por el contrario, se creó para resguardar, escuchar y respetar las minorías, esas mismas minorías que, ante la imposibilidad de ser escuchadas y respetadas, encontraban a la guerra y la muerte como única herramienta válida para ser escuchadas por los poderosos.

Las PASO llegan para cumplir exactamente el fin contrario, no por sus formas, sino por la utilización meramente electoral que de ellas hacen los dirigentes políticos de este país, provincia y ciudad.

Las PASO solo se toman como el camino mas comodo para llegar a las elecciones generales, nada de debates, confrontar ideas, establecer plataformas, reorientar modelos económicos, políticos y sociales, exponiendo ante los votantes, y en contrapartida con adversarios coyunturales de las urnas.

Todo eso y mucho mas se logra con la desaparición de los partidos políticos, ámbito natural de generación de ideas, proyectos y modelos abarcadores de políticas globales que permitan mejorar la calidad de vida del conjunto de los ciudadanos.

Sin partidos aparecen “salvadores”, pseudodirigentes salidos de probetas preformateadas para el solo beneficio de una casta que se cree superior desde su propia ignorancia. Nada puede salir bien cuando solo se recitan obviedades de circunstancia que las encuestas revelan que repiten distintos sectores sociales hace tiempo sin tener nunca soluciones, pero que está bueno decir lo mismo que se demanda, como si la culpa de las indignidades logradas, fuesen producto de algún animal prehistórico caído en el medio de la plaza principal de cualquier pueblo o ciudad del país.

Hoy el principal distrito del país muestra que encabeza las preferencias electorales, alguien que dejó el gobierno con el 30% de pobres después de 12 años de gobierno, sumado a cientos de casos de corrupción durante su gestión, pero eso si, sus principales votantes están en la franja mas castigada por sus propias políticas.

Esa misma candidata se transforma, en campaña electoral, en el “fantasma favorito”, nadie la ve, nadie la escucha, nadie le pide explicaciones, pero muchos muchos la votan, sin saber siquiera como hará para, aunque mas no sea, devolver lo que se llevó.

El oficialismo PRO tampoco deja de sorprender, un presidente que dice ser de todos pero pide el voto para algunos olvidando a otros, un presidente que su única esperanza es que muchos crean que esta vez el pedido de seguir esperando para mejorar no es mentira como siempre.

Un gobernador entre ríos de dudas que elije equilibrio interno entre sus compinches de ruta, antes que superación de metas para mejorar la calidad de vida.

En su contra, se planta un candidato con boina, pero amarilla, ya que hace rato que descubrió su vocación de mandadero del proyecto porteño, en donde cabe responder que “no vale la pena debatir”, total sigue atornillado al sillón del Bco del presidente, algo que pone al alcance de su mano, sueldo sin trabajar y créditos para repartir.

A cinco días de votar, sigo repitiendo lo mismo que Sócrates: “Sólo sé que no sé nada” o “solo sé que nada sé”, yo de lo que puedo votar, los políticos de lo que es democracia.

En consideración de todo lo expresado anteriormente, aprender puede ser una forma de vida, con lo cual el individuo debe de admitir que no es bueno en algunas cosas y encontrar disponibilidad para aprender y mejorar cada día. También, a pesar de poseer conocimientos pueden ampliarlo a través de las ideas de otras personas.

Para finalizar, el ignorante cree saberlo todo y tener la razón, en comparación con el sabio que reconoce que aún tiene mucho por aprender de los otros, y busca nutrirse o aprender de los conocimientos que posee los demás de su entorno, con el objetivo de ampliar conocimientos y ganar nuevas perspectivas dado que un tema puede verse de distintos puntos de vista.

Sócrates usaba como método el dialogo para llegar a la verdad, realizando preguntas a los interlocutores hasta que ellos mismos llegaran a una conclusión válida. Generalmente, la conclusión era que no sabían nada o muy poco. Ahí la razón de la actuación de nuestra clase dirigente, que como el rey, hoy está desnuda.


About the Author



Comments are closed.

Back to Top ↑