Lunes 26°
12°
Martes 28°
17°
Miércoles 30°
19°

NACIONAL

Published on noviembre 20th, 2017 | by concordia7

0

EL PRESIDENTE CONFÍA EN SU “PÓQUER” DE GOBERNADORES PARA AVANZAR

Los gobernadores Juan Schiaretti (Córdoba), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Sergio Uñac (San Juan) y Juan Manuel Urtubey (Salta), tuvieron un rol protagónico durante la negociación con el Gobierno. -Santiago Dapelo-

El nuevo mapa de poder que se desplegó en la Argentina tras la elección y la firma del acuerdo fiscal de esta semana dejó varias certezas para Macri: estos meses serán determinantes para avanzar con las reformas que impulsa, y para eso encontró cuatro interlocutores confiables en el peronismo para lograr consensos que lo posibiliten. Ellos son los gobernadores Juan Schiaretti (Córdoba), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Sergio Uñac (San Juan) y Juan Manuel Urtubey (Salta), que tuvieron un rol protagónico durante la negociación con el Gobierno.

Fue un acuerdo que se trabajó con enorme paciencia y que estuvo a punto de naufragar en varias oportunidades. Ante cada complicación, cuando parecía que la firma del pacto sería imposible, el Presidente levantaba el teléfono e intervenía. La línea siempre estuvo abierta. De uno y otro lado.

“También habló con otros, pero en general con esos tiene buena relación y siente que hay miradas compartidas sobre ciertas cosas”, confió una altísima fuente del Gobierno, al tanto de cada paso que da el Presidente.

El rol del “póquer” fue fundamental para evitar que los mandatarios provinciales se amotinaran con el acuerdo fiscal que firmaron 23 de los 24 distritos el último jueves en la Casa Rosada. Sólo se negó la provincia de San Luis, aunque la negociación sigue abierta. Los gobernadores quedaron satisfechos con la negociación del nuevo pacto fiscal, sobre todo con la compensación a cambio de desistir de los juicios contra la Nación, la ratificación de que la Casa Rosada resarcirá a María Eugenia Vidal con recursos nacionales y los cambios en la reforma previsional.

Con un peronismo sin liderazgos claros, el jefe del Estado priorizó a los mandatarios provinciales para llevar adelante cualquier tipo de diálogo; sólo hay una excepción: el jefe del bloque del Frente para la Victoria en el Senado, Miguel Ángel Pichetto, pieza clave para avanzar con el paquete de reformas.

Con Schiaretti mantiene una muy buena relación desde hace años. Algo similar ocurre con el salteño, uno de los gobernadores opositores con los que mejor sintonía tiene el Presidente. Incluso, estuvo en Salta hace cuatro días, el sexto viaje de Macri a la provincia en menos de dos años de mandato.

Pero en el póquer de mandatarios con llegada a la Casa de Gobierno fue Uñac el que más creció. Macri lo escuchó y cedió ante algunos de sus reclamos. Por ejemplo, que las jubilaciones se actualizaran por encima de la inflación y fue el que puso sobre la mesa de negociación la eliminación de las jubilaciones de privilegio. Justamente este cambio que debatirá el Congreso en las próximas semanas fue muy destacado por Macri.

El rol de Bordet también fue resaltado en los últimos tiempos. “La única manera de solucionar los problemas de los ciudadanos es a través del diálogo, sin importar el partido al que pertenezcamos”, fue el guiño que devolvió el entrerriano al estampar su firma.

El lugar que hoy ocupan los gobernadores en el escenario político nacional, al principio de su presidencia, Macri lo tenía reservado para Sergio Massa. Finalmente, esa relación terminó muy mal. Tanto es así que cada vez que le mencionan al tigrense pone cara de fastidio. “Demostró que no es confiable”, dijeron el Presidente y su jefe de Gabinete, Marcos Peña.


About the Author



Comments are closed.

Back to Top ↑