EDITORIAL no image

Published on septiembre 14th, 2018 | by concordia7

0

EL PERONISMO, EL PODER Y LA INFLACIÓN

Se conoció ayer una carta formal del PJ, con la firma de Moreno, al FMI, pidiendo no ayudar a la Argentina. Como con Raúl Alfonsín, buscando la “salida” por ahorcamiento económico-financiero. (J.M.H.)

El encabezado de la carta del PJ al FMI, firmada por Guillermo Moreno

Primero, Moreno no es Moreno, habla en nombre de todo el PJ, y nadie de ese PJ, sin excepciones, salió a desmentir la carta con membrete oficial partidario. El silencio estructural peronista es suficiente aval de que todos coinciden.

El peronismo, como fenómeno político-cultural de la Argentina, solo se concibe haciendo política en el ejercicio del poder nacional, no alcanzan gobiernos locales o provinciales, eso reduce su conformación a una simple alianza de caudillismos provinciales o regionales bastante diferentes entre si, salvo por la identica voracidad en lograr el poder.

Que ahora el PJ salga a pedir internacionalmente que nadie ayude al gobierno, no es nuevo, repiten una vieja pero efectiva formula usada contra el gobierno de Raúl Alfonsín en 1988-89, el mensaje de fondo es: “no los ayuden, igual se caen, los peronistas somos los únicos que podemos arreglar las cosas”.

Antes fue el tristemente célebre Domingo Cavallo, cuando en nombre del PJ menemista por venir, en 1988-89, salió de recorrida internacional, aconsejando a todos los organismos y bancos internacionales que no brinden ayuda al país, ya que el próximo gobierno sería quien implemente las “soluciones”, fue justo en el momento en que el recordado “PLAN PRIMAVERA” de J.V. Sourrouille, lanzado en agosto del 88, comenzaba a dar señales de mejoras, con la caída de la inflación.

Paralelamente, el ala sindical del PJ, encabezados por Ubaldini, ya llevaba 12 paros generales, pidiendo que no se pague la deuda externa, si, los que luego se transformaron en “pagadores seriales” pedían a gritos y paros el no pago.

Alfonsín convocaba a los gremios a controlar y fortalecer el plan anti-inflacionario y toda la CGT lo rechazaba de plano, mientras diputados y senadores, donde el gobierno estaba en minoría, se oponía a toda reforma que permitiera frenar la crísis económica del momento.

Ya con las elecciones ganadas por el PJ, con Menem, y a seis meses de la entrega del poder, Ubaldini desde Rosario, anunciaba que si Alfonsín no entregaba el poder adelantado, se anunciaría un paro general por tiempo indeterminado.

Hoy, Moreno no es Cavallo, ni mucho menos Ubaldini, pero aquella formula se repite, “no ayuden, el único capáz de arreglar las cosas es el PJ”, como si no fueran gran parte del problema del atraso histórico argentino. En 70 años de historia, coincidiendo con el nacimiento del peronismo, este país tuvo y tiene un 80% de inflación promedio anual, con ese peronismo gobernando la mayoría de esos años.

Hoy el PJ con Moreno como excusa, va nuevamente por aquel viejo apotegma suyo, en donde solo concibe la política y el ejercicio del poder, desde el poder mismo, desde el oficialismo, desde la rosada, ese símbolo vetusto que les permite sentarse junto a los poderes reales del país, a fin de continuar con los “negocios” que a veces se ven “interrumpidos” por alguna elección perdida a manos de quien irremediablemente debe saber que el peronismo en el gobierno es hegemónico por naturaleza, pero es destructivo en la oposición.


About the Author



Comments are closed.

Back to Top ↑