GLOBAL

Published on febrero 2nd, 2018 | by concordia7

0

EEUU VUELVE A SU VIEJA COSTUMBRE DE MILITARES, GOLPES Y PREPOTENCIA

En el inicio de su gira por Latinoamérica, el secretario de Estado Tillerson cuestionó la presencia de China y Rusia en la región. Sugirió que los militares deberían derrocar a Maduro.

El secretario de Estado, Rex Tillerson, calentó al máximo el clima político a horas de reunirse con el mexicano Enrique Peña Nieto, en el inicio de una decisiva gira por Latinoamérica para analizar la situación en Venezuela.

En una conferencia en la Universidad de Austin brindada este jueves, el secretario de Estado de Donald Trump marcó el tono durísimo que tendrá esa gira: Consideró “alarmante” la creciente presencia de China y Rusia en América Latina y propició abiertamente un golpe militar que derroque al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

En referencia al gobierno de Nicolás Maduro señaló: “Cuando las cosas están tan mal, cuando los militares llegan a la conclusión de que ya no pueden servir a los ciudadanos, entonces se las arreglan para orquestar una transición pacífica”. Se trató de un blanqueó brutal de la histórica tradición de Estados Unidos de propiciar golpes de estado en la región, que se creía superada. De hecho, no hay muchos antecedentes históricos de un Secretario de Estado hablando tan abiertamente de las ventajas de un golpe militar.

“Nuestra posición es que Maduro debería retornar a la Constitución y debería seguirla”, señaló el ex presidente global de Chevrón y agregó explosivo: “Si la cocina se pone demasiado caliente, él tiene amigos en Cuba que pueden darle una hacienda en la playa, y puede tener una buena vida allá”.

Las declaraciones de Tillerson seguramente sean muy agradecidas por el decadente régimen chavista que ha hecho de su antagonismo con Estados Unidos y las denuncias de presuntos intentos de golpe de Estado, la razón de ser de su gobierno.

Tillerson llegó a México con el tema que más comparte con la administración de Peña Nieto, que ha respaldado todas las embestidas diplomáticas de Estados Unidos contra Venezuela. Una posición que también comparte el presidente Macri y acaso no casualmente la próxima escala de su gira es la Argentina, donde aterrizará el sábado para descansar el fin de semana en Bariloche y iniciar sus contactos oficiales el próximo lunes.

Este viernes por la mañana Tillerson tiene previsto brindar una conferencia de prensa en el DF y tendrá una reunión clave con el canciller mexicano, Luis videgaray.

El canciller mexicano encontró en este issue no solo su canal de sintonía con Tillerson sino una carta a favor con los senadores republicanos que supervisan asuntos sensibles para México como es el futuro del TLCAN.

En la Cancillería mexicana confirmaron además a LPO que Venezuela se convirtió en un problema en el tramo de energía para la Casa Blanca porque producto de la endeblez financiera de la paraestatal PDVSA, su filial Citgo, que opera refinerías en EU, está a punto de quedar bajo control del gobierno ruso si Maduro no cumple con las obligaciones crediticias de la petrolera. Asimismo Tillerson es un hombre del petroleo, ex CEO de Exxon.

La retórica contra Venezuela y Rusia es la mejor arma del secretario de Estado para seguir en el cargo en una administración sacudida por la investigación del FBI sobre los nexos de Trump y el Kremnlin. La relación de Trump y Tillerson atraviesa el peor momento según reporta la prensa en Washington.

La Cancillería mexicana ha rechazado en público cualquier intervención militar en Venezuela de Estados Unidos y lo mismo ocurre con otros países de la región. En ese rechazo estaría la clave de por qué Tillerson habla de una transición efectuada por las propias fuerzas venezolanas.

En lo que es a todas luces una avanzada de la gira de Tillerson, el ex alcalde de Caracas, Antonio Ledesma -exiliado en España luego de fugarse de Venezuela- inició una gira por Latinoamérica y este miércoles se reunió con el presidente Macri. En tanto que este jueves visitó a diputados en el Congreso y pidió que denuncien a Maduro ante el Tribunal Penal Internacional. En un encuentro cerrado con los legisladores del país sudamericano, Ledezma dejó flotando la opción militar, cuando dijo que las salidas “institucionales” ya no funcionaban en Venezuela.

Rusia y China

“Washington seguirá siendo el socio más estable, fuerte y duradero de América latina, que no necesita nuevos poderes imperiales que solo buscan el beneficio propio”, dijo Tillerson, en la parte de la conferencia en la que transparentó la preocupación de EStados unidos por el avance de China y Rusia en la región.

“Nuestra región debe estar en guardia contra los poderes lejanos que no reflejan los valores fundamentales de la región; Estados Unidos es un claro contraste a esto: no buscamos acuerdos a corto plazo con ganancias asimétricas, buscamos socios”, indicó.

El jefe de la diplomacia estadounidense sostuvo que “hoy China está estableciéndose en América latina y usa su poder económico para poner a la región bajo su órbita, pero la pregunta es a qué precio”.

Agregó que China “ofrece la apariencia de un camino atractivo al desarrollo”, pero su presencia implica “ganancias a corto plazo y una larga dependencia”.

Subrayó que el país asiático “es el mayor socio comercial de Brasil, Perú, la Argentina y Chile, pero con sus prácticas injustas ha perjudicado a sectores como el manufacturero en esos países”.

Asimismo, Tillerson consideró que “la creciente presencia rusa es alarmante también, porque continúa vendiendo armas y equipamiento militar a regímenes hostiles que ni comparten ni respetan los valores democráticos”. En un obvia referencia a la asistencia militar rusa a Venezuela y Cuba.

El funcionario reiteró que Estados Unidos seguirá presionando a Caracas para “volver al proceso democrático que hizo de Venezuela un gran país en el pasado” y abogó por elecciones “abiertas y democráticas” en la nación caribeña.

“Creo que sí habrá un cambio” en Venezuela y “nosotros queremos que sea un cambio pacífico” porque “un cambio de régimen pacífico siempre es mejor que la alternativa, un cambio violento”, dijo Tillerson durante la sesión de preguntas y respuestas.

Advirtió, sin embargo, que “en la historia de Venezuela, y en la historia de otros países latinoamericanos, con frecuencia han sido los militares los que han estado a cargo de eso”.

Tillerson inició así su gira de una semana por México, la Argentina, Perú y Colombia, cuatro de los 14 integrantes del Grupo de Lima creado el año pasado para seguir de cerca la situación en Venezuela, y cuyas posturas al respecto suelen coincidir con las de Washington.

Tanto el Grupo de Lima como Estados Unidos afirmaron que no reconocerán al gobierno que surja de las elecciones presidenciales de Venezuela que debían efectuarse en diciembre próximo y que el chavismo resolvió adelantar para el presente cuatrimestre, sin fecha precisa aún.


About the Author



Comments are closed.

Back to Top ↑