DESPEDIDOS DE EMPRESA MADERERA LOCAL RECLAMAN SU REINCORPORACIÓN

Facebook
Follow by Email
Twitter

Son diez trabajadores que en mayo pasado fueron despedidos de la fábrica Egger.

Al cumplirse cuatro meses de las cesantías, iniciaron un acampe en reclamo de su reincorporación. Aseguran que hubo “persecución sindical” y por eso también continúan con el reclamo por vía judicial.

El acampe se inició el domingo por la noche, al cumplirse cuatro meses de los despidos. En mayo pasado la empresa maderera Egger decidió echar a diez empleados alegando baja productividad. “Pero en realidad fue por buscar un gremio que nos represente”, aseguró a esta Agencia Marcelo Fernández, uno de los despedidos y delegado del Sindicato de Personal de la Industria Química y Petroquímica de Concordia. Según precisó, los despidos llegaron luego de que más de 200 trabajadores se afiliaran a ese gremio, tras 13 años de no tener ninguna inscripción sindical. “Dos de los despedidos son delegados y los otros ocho, afiliados”, apuntó Fernández.

En ese momento los trabajadores iniciaron una protesta, que decidieron levantar tras seis días de acampe y amenazas de la empresa de que continúen las cesantías. “Llegamos a un acuerdo para que no hubiera más despidos”, recordó el trabajador.

“Nuestro abogado nos dijo que estamos mal echados, que fue una persecución gremial y acoso laboral, para que no busquemos un gremio representativo”, apuntó luego. Por eso llevaron la cuestión a la justicia y fueron citados este miércoles a una audiencia en el Juzgado laboral de Concordia. “Ellos (por la empresa) llamaron la semana pasada para llegar a un acuerdo. Pero a nosotros no nos interesa un acuerdo económico, queremos que nos devuelvan los puestos de trabajo”, subrayó Fernández.

Además comentó que por estos días la empresa “está viendo la posibilidad de armar un nuevo turno, el cuarto, con capacidad de tomar a 30 personas más”. Por eso los trabajadores despedidos consideran que se abre la posibilidad de recuperar sus lugares.

“Mientras tanto hacemos changas, algunos en las quintas, otros motomandados, otros en los campos de arándanos”, señaló por último el trabajador.

Facebook
Follow by Email
Twitter