DE ESCORPIONES Y RANAS

Facebook
Follow by Email
Google+
http://concordia7.com/de-escorpiones-y-ranas/
Twitter

El 11 de noviembre del 2010, escribía sobre la alegoría del escorpión y la rana, aquella en que el mensaje es que nadie traiciona «su propia naturaleza». (J.M.H.)

Recordemos juntos de que se trata:

Había un escorpión que de repente se encontró con un río en su camino y decidió que quería cruzarlo, pero había un problema, el escorpión no sabía nadar.

Por allí apareció una rana, simpática y saltarina. El escorpión le preguntó: “hola rana, ¿te importaría que me subiera a tu espalda para cruzar el río y así poder llegar a la otra orilla?“. La rana lo miró atentamente y contestó: “De buen placer lo haría escorpión, pero si lo hiciera me clavarías tu aguijón y moriría“. El escorpión replicó sinceramente:” querida rana, te prometo que tan sólo quiero cruzar el río y que no tengo ninguna intención de matarte con mi veneno. Además, si lo hiciera, los dos moriríamos ahogados“.

La rana decidió creerle y se acercó para que el escorpión se subiera a su lomo. Encontrándose los dos en el agua, ya a mitad del trayecto, el escorpión levanto su cola y le clavó el aguijón a la rana. Esta, moribunda y poco antes de morir ahogada le preguntó al escorpión: “escorpión, ¿por qué los has hecho? ahora moriremos los dos ahogados“, a lo que el escorpión contestó: “lo siento querida rana, forma parte de mi naturaleza“.

La alegoría me sirvió para analizar que Nestor Kirchner y luego CFK, «no traicionaban su naturaleza», y así recordaba como «mataron» políticamente hablando, a Duhalde, Menem, la CTA de De Genaro, etc, etc, etc, a todos los «eliminó», luego de servirse, para llegar, de todos ellos.

Hoy, 18 de Ábril de 2019, la historia, y su aplicación alegórica, vuelve a repetirse bajo el gobierno de Macri, aquel que proclamaba estar en las antípodas de los protagonistas K de noviembre del 2010.

El gobierno PRO, con apoyo solo electoral en CAMBIEMOS, vuelve a repetir aquello de “lo siento querida rana, forma parte de mi naturaleza“.

Macri sabe que su fin último es la consolidación del PRO, mas allá de las elecciones en riesgo, a costa de la desaparición de la UCR, así actuó desde la creación de CAMBIEMOS, durante estos casi 4 años de gobierno, pero ahora, como cunde el pánico ante la mas que probable derrota, saca su verdadero rostro, el del escorpión, aquel que no traiciona su naturaleza.

Ahora invita a la rosada a los radicales críticos, como R. Alfonsín, Freddy Storani, etc, no así a quien preside la clave partidaria como es la convención nacional, en manos de Sappia, pero dependiendo que la convoque Cornejo como presidente del partido.

Los invita por separados y para que los reciba Peña, lo que todo se reduce a una simple foto si es que van.

La convoctoria debería ser a las autoridades, sus máximos dirgentes y todos juntos, el resto es querer romper y atomizar a la UCR.

Lo mismo hace el gobierno con la cuestión económica, sabe que pone parches de corto plazo, pero nunca traiciona su naturaleza, lo que equivale a no tocar a los grandes ganadores del modelo, aquella patria contratista de la que nació, de la que viene y hoy se reconvierte a costa del pueblo, ni rozar a la patria bancaria-financiera, los grandes ganadores del modelo primitivo casi de precapitalismo imperante.

Macri encabeza un gobierno, y detrás todos sus candidatos en proceso eleccionario, totalmente alejado de las grandes mayorías, tal vez porque nunca, en su esencia, perteneció, está al borde del precipicio político, sin embargo sus decisiones apuntan a eliminar adversarios internos, avanzar en soledad, como quien, estando al borde de aquel precipicio, decide dar un paso al frente.

Como no se conforma con suicidarse solo, pretende arrastrar, y en gran parte endilgarle en las provincias gran parte de la responsabilidad, a una UCR en manos de amigos suyos, antes que defensores del ideario de un mas que centenario partido.

En esta encrucijada del camino, hay radicales que ya tomaron las banderas históricas de su partido, otros dudan y los demás traicionan, porque convengamos algo clave en la alegoría que sirve de ejemplo, como en aquel noviembre de 2010 me comentaba una querida amiga, después de leer aquella columna:

«…LAMENTABLEMENTE LA CULPA NO ES SOLO DEL ESCORPIÓN, MUCHOS TENDRÁN QUE DEJAR DE SER RANAS TAMBIÉN PARA DAR VUELTA LAS COSAS».

Facebook
Follow by Email
Google+
http://concordia7.com/de-escorpiones-y-ranas/
Twitter