Martes 23°
14°
Miércoles 25°
10°
Jueves 30°
16°

EDITORIAL

Published on agosto 30th, 2017 | by concordia7

0

CUANDO CRISTINA ABANDONÓ A ERNESTO

Por estos días, CFK analiza junto a sus mas “destacados asesores”, si concurre o no al “living de Susana”, bajo sus condiciones, y si eso es un anticipo de raíd mediatico-electoral. (J.M.H.)

Entre las cosas que CFK quiere como condición, es que se acuerden previamente las preguntas y que vaya grabada su participación, a fín de poder ejercer censura preventiva; condiciones a las cuales la diva de los teléfonos, habría contestado algo así como: “Si quiere que venga en vivo y yo pregunto lo que quiera”, contestación que sumió en un profundo y filofico debate a quienes pululan alrededor de la primera ex-mandataria, hoy candidata a senadora, con serios problemas de acumulación.

“COSAS VEREDES, SANCHO, QUE NON CREDERES”

La frase se atribuye a un supuesto dialogo entre el Quijote y su ladero Sancho Panza, como diciendo “verás cosas que no creerás”, aunque niegan que dicha frase exista en tan célebre libro, y se recalque que se remonta al “Cantar de Mío Cid”, cuando Rodrigo Díaz de Vivar le dice a Alfonso VI: Muchos males han venido por los reyes que se ausentan… y el monarca contesta: Cosas tenedes, Cid, que farán fablar las piedras.

Lo cierto es que uno ya no pensaba ver de que Cristina, por un puñado de votos, abandonaría a Ernesto, aquel que la nutrió de dificiles respuestas a preguntas simples, si, Ernesto Laclau fue abandonado junto a sus argumentos en el rincón de los fundamentos para giles.

Fue Enesto quien le inculcó aquello de que “los mandatarios son medios de comunicación en sí mismos y que se comunican sin mediaciones con la gente. No necesitan de esos sujetos incómodos que hacen preguntas inoportunas: los periodistas profesionales”.

Hoy, ante la realidad del 33,4% de los votos, 20 mil mas que un Bullrich devaluado, con menos votos que Anibal Fernandez, y la menor cantidad en la historia electoral del peronismo bonaerense, CFK traiciona a Ernesto con Susana, quien, desde su desconocimiento serial de la realidad, hace temblar asesores K, si su “asesorada” tiene que enfrentar un “vivo” con agenda abierta ante una diva que puede disparar interrogantes de la mas pura realidad, desde el desconocimiento fino de la trama político-judicial.

Pero hay que recomendar a quienes asesoran, leer mas profundamente a Laclau Ernesto, cuando lanza definiciones que prefieren “olvidar” a instancias de una CFK parada ante lo inevitable: tener que explicar cuadraturas de círculos o fortunas, juicios y amigos hoy indeseables.

Por ejemplo, Laclau dice: “las palabras no tienen necesariamente que ver con las cosas”. Enunciar, hablar, es ejercer un “acto bautismal”, o para decirlo en términos técnicos, “El significante está vacío”. Hay una prioridad de las palabras.

Lo que se dice, según la creencia de Laclau, es lo que sucede. No puede describirse objetivamente a la realidad. Todo lo que hay son palabras, y más palabras, y un presidente debe hablar y hablar, porque lo que diga será considerado como lo que sucede.

Dos cosas en este pensamiento laclauniano, CFK ya no es presidente, por lo que su lugar y explicación, hoy parten de una autodevaluación casi en caída libre, y lo segundo es que ya no hay “vacío”, hoy no hay palabras, hay números, expedientes y causas.

Ya pasó el tiempo en que “lo que CFK decía era lo que sucedía”, más bien la expresidente está ante lo que sucede y sin sus palabras.

Por último CFK y sus iletrados asesores deberían leer párrafos de Laclau cuando define “POPULISMO”: “El populismo puede ser de izquierda o de derecha, no tiene un contenido ideológico determinado. El populismo es más bien una forma de la política que un contenido ideológico de la política”.

O mejor aquello que Laclau dijo en un reportaje a “prensa amiga”: “Tomando algunos conceptos del psicoanálisis, podemos afirmar que el lazo social es un lazo de amor por el líder. Pero al mismo tiempo ese líder tiene que representar algo que compartan todos los otros miembros de la comunidad. Ningún movimiento sólido puede sostenerse sólo en el amor por el líder”. En Página/12, 2007.

En definitiva, CFK puede “traicionar” a quien le dió sustento discursivo a partir de tomar algunas de sus ideas sueltas, con el fin de ahora, buscar prensa pasiva con quien mostrarse y tratar de salir del corralito propio que se inventó, pero inutil a la hora de los votos, pero es recomendable que lo estudie a su mentor traicionado en toda su extensión de pensamiento, si de salir a la realidad que negó se trata.


About the Author



Comments are closed.

Back to Top ↑