NACIONAL no image

Published on septiembre 16th, 2018 | by concordia7

0

CUADERNOS DE COIMAS: CLARENS Y MUÑOZ CON DECENAS DE IDAS A URUGUAY EN AVIONES DE BCO MACRO

El ahora financista “arrepentido” Ernesto Clarens y Daniel Muñoz, el ex secretario privado de Néstor Kirchner, tienen algo en común.

Ambos recurrieron a aeronaves del Banco Macro para completar viajes relámpago al Uruguay, según surge de registros migratorios y de vuelo a los que accedieron los diarios La Nación y El País de Uruguay. Clarens y Muñoz recurrieron a dos aviones y un helicóptero para completar, por separado, al menos diez vuelos entre 2008 y 2012. Es decir, corresponde con el período en el que ambos movieron decenas de millones de dólares en sobornos y aportes de campaña, según admitió Clarens ante la Justicia y confesaron ex funcionarios y empresarios “arrepentidos” en la llamada “causa de los cuadernos”.

Los viajes siempre partieron desde el aeropuerto de San Fernando, célebre por sus controles migratorios y de seguridad más laxos, y abarcó a un Learjet 60, un Cessna Excel y un Bell 407 del banco que lideró Jorge Brito, amigo y socio comercial de Clarens, con quienes son vecinos en el balneario uruguayo de Carmelo.

Consultados por el diario La Nación, desde la entidad bancaria indicaron que “ninguna de las aeronaves pertenece, hoy, a la flota del Banco Macro”. Pero evitaron dar precisiones si lo fueron en el pasado y, de ser así, hasta cuándo.

En el caso del ex secretario privado del ex presidente Néstor Kirchner, Daniel Muñoz, voló hacia y desde Uruguay en el Learjet 60, matrícula LV-BFR que fue del Macro y pasó luego a Excel Servicios Aéreos, la empresa que Jorge Brito le vendió a su vez a Clarens.

Muñoz voló en ese avión el sábado 14 y el lunes 16 de junio de 2008, y el viernes 3, el domingo 5 y el lunes 27 de abril de 2009.

Con activos en los Estados Unidos por al menos 60 millones de dólares, según reveló La Nación como parte de los Panamá Papers, Muñoz también recurrió a otras aeronaves singulares para otros viajes relámpago al Uruguay.

Entre otros, al Learjet 60, matrícula N786YA, que el entonces secretario de Transporte, Ricardo Jaime, adquirió a través de su testaferro, Manuel Vázquez, como así también a los servicios de Tenil Aviación SA, cuyo accionista es el empresario del transporte, Sergio Taselli, detenido en la investigación sobre los “cuadernos de la corrupción”, acusado de pagar sobornos.

Para el exdiputado por el Partido Colorado uruguayo Aníbal Gloodtdofsky, lo ocurrido no es casual. “Uruguay es un enorme colador al que han ingresado por años aviones trasladando a todas las personas hoy indagadas en la Argentina. Es difícil pensar que nadie viera ni supiera lo que estaba pasando”, planteó a La Nación el exlegislador, quien investiga la operatoria aérea de su país desde hace años.

“Hay varias empresas con aviones que deberían ser investigadas y deberían estudiarse las responsabilidades de la Dirección Nacional de Aviación Civil e Infraestructura Aeronáutica (Dinacia)”, indicó, a la que el fallecido ministro de Defensa Eleuterio Fernández Huidobro, calificó como “un suculento manjar sobre el que vuelan inmensos intereses económicos”.

NEGOCIOS Y AMISTAD

Clarens y Brito son amigos desde hace décadas. Ya en 1991 conformaron la firma “Citicorp Sociedad de Bolsa”, según consta en la copia del Boletín Oficial que verificó La Nación, mientras que Brito le vendió Excel Servicios Aéres a Clarens en 2008, quien asumió en el directorio junto al abogado Eduardo Roca.

Sus vínculos comerciales y familiares van más allá. Entre otros motivos, porque mientras un hijo de Clarens trabaja en el Macro, un empleado del Macro en Uruguay y Bahamas trabajó en simultáneo para la financiera Invernes de Clarens y trasladó bolsos de dinero para una constructora de Lázaro Báez, según admitió el propio Báez ante la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

Se trata de Carlos Adrián Calvo López, quien también figura en los registros societarios de la firma offshore Litren Company, controlante de Pampa Realty Investments, con la que a su vez Clarens compró al menos dos condominios en Miami.

Mientras se desarrollaba toda esta madeja, Brito ya mantenía por su parte una relación tan fluida con la Casa Rosada que los máximos responsables de la embajada de Estados Unidos lo definían como “el banquero de Kirchner” en cables confidenciales y reservados que enviaron a Washington entre 2008 y 2009, y que salieron a la luz con los Wikileaks.

Según surge de los registros que cotejaron La Nación y El País de Uruguay, acaso el período más agitado para Clarens ocurrió en diciembre de 2010. Es decir, siete semanas después de la muerte de Kirchner. Voló cinco veces al Uruguay en apenas quince días. Por ejemplo, el sábado 11 de ese mes, cuando partió de San Fernando y regresó en apenas cuatro horas.

VUELOS DE VERANO

Sin embargo, los vuelos de Clarens ocurrieron, por lo general, de manera esporádica, cerca o durante los fines de semana y siempre en verano. Así, minutos después de comenzar el viernes 27 de diciembre de 2008 viajó a Uruguay en el Cessna Excel matrícula LV-BMH; el sábado 21 de marzo de 2009 optó por ir en el helicóptero Bell 407 matrícula LV-BPM, a las 9, y retornar, a las 18 del día siguiente, también en el Bell 4007. Y el viernes 3 de febrero de 2012 se subió al Learjet 60 matrícula LV-BFR poco después de las 16, para volver dos días después, pasadas las 20 del domingo.

Días después, estalló el “caso Ciccone”, que terminó por llevar a prisión al por entonces vicepresidente Amado Boudou, mientras que su testaferro Alejandro Vandenbroele se acogió al régimen del arrepentido en noviembre de 2017 y confesó ante la Justicia que Brito le pagó por su silencio y se encargó de sus abogados, confesión que forzó al banquero a pedir licencia como presidente del Macro.

Todos esos vuelos, sin embargo, no son los únicos de Clarens al Uruguay. También recurrió a otra aeronave de la propia empresa, Excel Servicios Aéreos, en dos ocasiones: el sábado 26 de diciembre de 2010 y el miércoles 8 de febrero de 2012, cuando se subió a un Citation 5, matrícula LV-CAK.

Clarens también apeló en ocasiones a la vía marítima, con destino a Carmelo, donde siempre esperaba el saludo cordial de las autoridades de teórico contralor con una generosa caja de botellas de champagne, según recuerdan testigos directos de esos arribos.

Convertidos Clarens y Muñoz en viajeros frecuentes, en once ocasiones coincidieron en las mismas ciudades de destino; nueve de ellas, en Uruguay; las dos ciudades restantes, en Estados Unidos, donde ambos acumularon propiedades. El financista viajó 41 veces a Miami; Muñoz, al menos once.

VUELOS BAJO SOSPECHA: EL ROL DE LOS PASAJEROS Y EL ORIGEN DE LOS AVIONES

* Jorge Brito, Banco Macro: Está al frente del Banco Macro, dueño de los aviones que Ernesto Clarens y Daniel Muñoz usaron para viajar a Uruguay entre 2008 y 2012, según se desprende de registros migratorios y de vuelo. Además, Brito y Clarens son amigos y socios hace años. En 1991 conformaron la firma Citicorp Sociedad de Bolsa y en 2008 el banquero le vendió Excel Servicios Aéreos al financista. Un empleado del Macro en Uruguay y Bahamas trabajó en simultáneo para Invernes, de Clarens

* Daniel Muñoz, exsecretario privado de Kirchner: Según los registros oficiales, el exsecretario privado de Kirchner hizo viajes relámpagos a Uruguay en junio de 2008 y en abril de 2009, entre otras fechas. En la causa de los cuadernos de las coimas, Muñoz fue señalado por el exchofer de Roberto Baratta, Oscar Centeno, como quien recibía bolsos con dinero en el departamento de Néstor y Cristina en Recoleta. Murió en 2016. También Ernesto Clarens declaró que Muñoz era quien lo recibía en el domicilio de los Kirchner en la recaudación de coimas

* Ernesto Clarens, financista: En diciembre de 2010, siete semanas después de la muerte de Kirchner, viajó cinco veces a Uruguay en apenas quince días. Sin embargo, los vuelos del financista ocurrieron, por lo general, de manera esporádica, cerca o durante los fines de semana y siempre en verano. Clarens es uno de los arrepentidos de la causa de los cuadernos de las coimas. Señaló a Cristina Kirchner como destinataria de los bolsos con dinero tras la muerte de Kirchner y como quien manejaba esos fondos.


About the Author



Comments are closed.

Back to Top ↑