EDITORIAL no image

Published on octubre 22nd, 2018 | by concordia7

0

COLA DE RATA, CUERPO DE RATA, CABEZA DE RATA… ES RATA!!!

Los contratos truchos en la legislatura dejan al desnudo mucho más que legisladores, políticos, funcionarios y “chupamedistas” varios. (J.M.H.)

Cientos de contratos, se habla de más de 300, entre los 35 y 55 mil pesos mensuales c/u, que en un 90% quedaba en manos, o mejor, bolsillos, de quienes eran imprescindibles para que este robo sistematizado existiera, estamos hablando de presidentes de cámaras, jefes de bloques, diputados, administrativos de la legislatura, etc, etc, por no meter en la misma bolsa a todo dirigente político de varias fuerzas, que medianamente conocen algo del “funcionamiento legislativo”.

Es casi lastimoso ver o escuchar a legisladores que, ante lo estruendoso de la maniobra, salen despedidos cual cañitas voladoras, hacia algún estamento judicial para “ponerse a disposición”, a la par que sus “agentes de prensa” trabajan a destajo enviando comunicados de forma, con las presentaciones “espontáneas” “a fin de que todo se aclare y colaborar con la investigación”.

Como mínimo, si todos los legisladores que pasaron durante los últimos 15 o 20 años por la legislatura entrerriana, no hicieron nada para que esto les explote en sus propias caras y fuerzas políticas, por lo menos que tengan el decoro de guardar silencio, ya que hablar para justificarse, solo comprobaría que realmente no entienden nada.

El otro lado de las culpabilidades está en nosotros mismos como sociedad, porque muchos sabían, otros conocen mecanismos similares en otros ámbitos de gobierno, otros, sabiendo, eligen la comodidad del silencio, a ver si pasa como ese de la primera piedra y se me convierte en boomerang pensarán. Hay excepciones, claro, un par de legisladores, algunos periodistas, un dirigente político provincial, algunos pocos profesionales del derecho, y no mucho mas, demasiados pocos para que en sus nombres, nos exculpen de responsabilidades colectivas.

El otro punto de esta trama es que el salto a la fama de semejante causa, tiene como un cierto aroma a vendetta política de un sector o dirigente, con otro, casi seguro que de su propia fuerza o línea de pensamiento. Sería triste comprobar que la justicia se pone en marcha en la provincia, solo por el afán de venganza de algún dirigente más o menos decisorio en tiempos ya pasados, pero no tanto, como para tener la injerencia suficiente de no tener que ver su propio nombre en la lista de los protagonistas-responsables de este mecanismo de robo asegurado pero sujeto a los cambios de manos en el “poder”.

Finalmente, quedan aquellos que, creyendo que son “lo nuevo”, hablan desde una supuesta tribuna, sin entender que forman parte desde hace tres años y medio del mismo entramado del que hoy corren despavoridos por temor a la “mancha venenosa”, se hubieran acordado antes, cuando empezaron a sentarse en sus bancas, aceptando mansamente el mecanismo perverso del que hoy se asombran pero supieron callar.


About the Author



Comments are closed.

Back to Top ↑