LOCAL no image

Published on noviembre 8th, 2018 | by concordia7

0

CAUSA LOS CHARRÚAS: LARROCCA INTENTÓ CORRER AL FISCAL ARIAS

Pasaron varias semanas sin que en los medios hubiera noticias acerca de la llamada Causa Los Charrúas, inicialmente caratulada “Chaparro, Rubén Darío / Segovia, Ramón José y Doubña, Alexandre Emmanuel s/defraudación a la administración pública”, legajo número 1940/17. -O. Bodean-

Aunque, a decir verdad, no es que no haya pasado nada. Todo lo contrario: pasó de todo, desde escuchas telefónicas seguidas de dos nuevas imputaciones hasta un persistente pedido de la defensa de Julio Larrocca para que José Emiliano Arias sea apartado de la causa, planteo que en la mañana de este miércoles fue rechazado por el Juez de Garantías Darío Perroud y ahora deberá ser evaluado, en apelación, por otro magistrado, el Dr. Ives Bastián.

La audiencia en la que Perroud debió resolver si le asistían razones valederas a la defensa para recusar a Arias derivó en un sustancioso debate sobre los roles en el “sistema acusatorio”, la manera más apropiada de interpretar las leyes, la validez de las escuchas telefónicas como elementos probatorios y el papel que le cabe a la prensa al informar sobre lo ocurrido en audiencias “públicas”.
Las maniobras bajo investigación
Antes de detallar lo sucedido en la tensa audiencia de este miércoles, conviene recordar de qué se trata la Causa Los Charrúas. Originariamente, los imputados por “peculado” y “falsedad ideológica de instrumento público” fueron el exintendente de Los Charrúas, Rubén Darío Chaparro; el empresario Ramón José Segovia (Mayco Construcciones) y el empleado Alexandre Emmanuel Doubña. Luego, el 2 de Agosto de 2018, el Ministerio Público Fiscal creyó necesaria una cuarta imputación, dirigida al Dr. Julio César Larrocca, presidente de la Liga Concordiense de Fútbol y dirigente de AFA, a quien consideró “instigador” y “partícipe necesario” en la ejecución de la maniobra presuntamente delictiva. Y más recientemente se agregaron otros dos imputados por “encubrimiento”: Fabián Terenzano y Juan Ignacio Elgart.

¿En qué consistió la maniobra denunciada? Según explica el Fiscal Arias en la imputación, Chaparro y Larrocca, este último en su carácter de asesor letrado de la Municipalidad de Los Charrúas, “determinaron” a Doubña, Director Técnico o fiscalizador municipal de dos obras públicas, para que éste, junto a Chaparro, “falsearan los certificados de obra y las planillas de certificación de obra, dando cuenta de un avance que era por entonces inexistente, así como también falsearan las actas de finalización, todo ello para “justificar la sustracción de dinero del patrimonio municipal de Los Charrúas” que, mediante distintos cheques librados entre 2013 y 2015, hicieron ilegítimamente a favor de Ramón José Segovia por un monto de $ 1.089.859 y $ 1.029.403. Las dos obras en cuestión eran llevadas a cabo en el marco del Programa “Más Cerca, más municipio, mejor país, más patria”.

La recusación, una serie que ya suma 4 episodios y aún no terminó

La audiencia de este miércoles a la mañana fue la tercera oportunidad en que fue rechazada la recusación del Fiscal José Arias, presentada por la defensa de Julio Larrocca. Primero, fue el propio fiscal quien le negó validez a la pretensión, por considerarla extemporánea. Después intervino el Coordinador de Fiscales, el Dr. José Costa, con igual resultado aunque con otros argumentos. Hoy le tocó el turno de decir que “no” al Juez de Garantías, el Dr. Darío Perroud, que próximamente pasará a integrar interinamente la Sala de Casación Penal de Concordia.

El rechazo de Perroud llegó tras una audiencia agitada y tensa, aunque en la sala apenas hubiera 5 personas: el magistrado, Julio Larrocca, su defensor Jorge Romero, el Fiscal José Arias y el cronista de El Entre Ríos, único medio presente, que sorpresivamente terminó siendo mencionado en el debate.

Primero habló Romero, que de entrada nomás aclaró que la recusación había sido una iniciativa de su cliente y que por tanto él haría las veces de su “vocero técnico”. De allí en más, procedió a una lectura casi completa de los fundamentos del pedido de recusación, invocando los artículos 60 y 38 del Código Procesal Penal de la Provincia de Entre Ríos.

Romero interpretó la ley de manera literal y consideró por lo tanto que las causales de recusación de los fiscales son exactamente las mismas que las de los jueces. Ergo, si Arias ya fue acusador de Larrocca en una causa anterior, la de Puerto Yeruá, no puede serlo nuevamente ahora porque carecería de dos atributos: “objetividad” e “imparcialidad”.

Al terminar su exposición, el abogado Romero dijo no entender por qué Arias no había tomado la iniciativa de excusarse “habiendo entre 12 y 14 fiscales más en Concordia para dar continuidad a la causa”. Es más, consideró “un deber” de Arias apartarse en cumplimiento del Código Procesal Penal, para evitar convertirse en un “perseguidor compulsivo” de Julio Larrocca.

Romero aseguró que la excusación redundaría en beneficio del Ministerio Público Fiscal y que la continuidad de Arias en la causa sería “un capricho” o un gesto de “amor propio”. Remató atribuyéndole al Fiscal una “inconsciente animosidad”, por ejemplo al haber pedido que se allane el domicilio particular de Larrocca y no su estudio jurídico.
“¿No habrá un juez que pueda frenar a este muchacho?”
Habló luego José Arias, quien rechazó la recusación por considerarla fuera de plazo. El Fiscal entendió que Larrocca simuló haberse enterado recién en septiembre que Arias era el fiscal de la causa, cuando fue llamado a declaración indagatoria, siendo que en las escuchas telefónicas “se advierte con claridad -dijo- que Larrocca tenía pleno conocimiento de mi intervención personal en la causa”.

Lo que vino luego fue un repaso del contenido de esas escuchas, todas en el mes de Agosto. En la mayoría de ellas, Larrocca habla con Fabián Terenzano, empleado de la Municipalidad de Ayuí, para acordar la manera de responder un oficio que el fiscal había hecho llegar a esa comuna. Recurrentemente ambos aluden a Arias, llamándolo “el compañero Arias” o también “nuestro amigo en común”.

El contenido de las escuchas telefónicas que obran en la causa adquiere otra gravedad cuando el diálogo es entre Larrocca y otra persona no identificada. El interlocutor del dirigente de AFA alude a Arias como “este loco hijo de puta” y de inmediato dice que hay que “llevarlo a los montes”.

En otra llamada, la individualizada en el expediente con el número 75, Terenzano pregunta a Larrocca si no era posible que un juez pudiera “frenar a este muchacho”, refiriéndose al Fiscal José Arias. Larrocca le contesta: “Lo que vos tenés que rescatar es que estamos demasiado normales nosotros, porque si hubiésemos estado un poquito desequilibrados, vas y le pegás un tiro”. Terenzano agregó: “Yo, sinceramente, si hubiera estado un poquito loco, voy y lo cago a trompadas en su propio despacho y que me metan preso”.

Todos estos diálogos, en los que en su momento Arias fundó un pedido de detención de los principales imputados -que fue rechazado- y más adelante otro de prisión preventiva -que aún está sin resolver- sirvieron este miércoles al Fiscal para asegurar que Larrocca supo desde agosto quién era el Fiscal de la causa, por lo que la recusación presentada en septiembre habría sido extemporánea.
Contrapunto entre Romero y Arias por la “mala fe”
Romero volvió a pedir la palabra, visiblemente molesto por las referencias a las conversaciones telefónicas de su defendido. Habló de “obtención subrepticia de prueba” y citó como antecedente al Caso Skanska para aseverar que las escuchas carecen de valor probatorio porque el imputado no tenía conocimiento de que sus expresiones podían ser usadas en su contra.

Arias retrucó enseguida reiterando su acusación a Larrocca por “mala fe”, ya que en la indagatoria admitió que sabía de la intervención de su teléfono.
Larrocca: “¿Buscamos la verdad o un circo político mediático?”
Tras este contrapunto entre Romero y Arias, tomó la palabra el imputado, Julio César Larrocca. Con voz potente le endilgó al fiscal falta de “objetividad” y de “imparcialidad” y que no haya respetado -a su entender- el “principio de inocencia”.

Levantando algo el volumen, Larrocca acusó a Arias de haber abandonado la “racionalidad” como principio rector para reemplazarla por otro principio, el de la “publicidad mediática”. “Me parece que es circo”, disparó.

Luego intentó justificar por qué ayudó a redactar el oficio a Colonia Ayuí siendo que ya no era asesor allí. Explicó que se limitó a asistir a su sucesor, el abogado Juan Ignacio Elgart, puesto que recién había sido designado y no estaba en tema.

Sobre las escuchas, pidió que se tenga en cuenta que en las conversaciones se lo escucha decir una y otra vez que él no tiene nada que ver en lo que se investiga. “Me meten a mí por una prueba pre constituida, por el chat de un imputado” dijo, aludiendo a la comunicación entre Doubña y Chaparro, donde el intendente culpa a Larrocca de haber instigado la maniobra para falsear las certificaciones de obra.

Por último, Larrocca consideró prueba de que a Arias le falta objetividad e imparcialidad que sólo lo haya imputado a él mientras que en el circuito administrativo para disponer certificaciones y pagos de las obras intervinieron varios funcionarios que no están acusados en la causa. “Hay un circuito administrativo para pagar. ¿Por qué me meten en esto? ¿Buscamos la verdad o un circo político” remató Larrocca. Y agregó una última frase hablándole a Arias: “Si en alguna escucha lo ofendí, le pido disculpas, pero no soy ningún delincuente de la administración pública”.
El rechazo de Perroud, los roles del sistema acusatorio y el papel de la prensa
Después de un cuarto intermedio de 30 minutos, el juez volvió a la sala y comenzó por desestimar que el pedido de recusación hubiera sido extemporáneo. Fue en lo único que le dio la razón a la defensa.

De allí en más, rebatió el enfoque de Romero que había pretendido una interpretación literal de los artículos 60 y 38 del Código Procesal Penal. Consideró imprescindible apelar a una “interpretación sistemática” que intenta comprender la norma “dentro de un “orden integrado”.

Para Perroud, el sistema dentro del cual debe interpretarse esos artículos es el “acusatorio”, en el que no vale “aplicar el estándar de la imparcialidad al órgano que acusa”. “El sistema acusatorio tiene dos partes antagónicas y es el tercero -es decir, el juez- quien debe ser imparcial”, explicó el magistrado.

Tampoco creyó encontrar en las decisiones adoptadas por Arias pruebas de su presunta falta de “objetividad”, atributo que sí consideró exigible al fiscal.

Por último Perroud reflexionó sobre el rol de los medios de prensa, al hacerse eco de la denuncia de Larrocca sobre un “circo mediático”.

Si por “mediatización” se entiende “el juzgamiento paralelo de los medios, no estoy de acuerdo” con ello, dijo el juez. Pero enseguida valoró que “los medios accedan al desarrollo de causas judiciales sobre asuntos públicos”. Es más, calificó como “nocivo” lo contrario, es decir, que la prensa “no acceda a información seria” sobre la marcha de los procesos, de allí que las audiencias sean en su mayoría públicas y tenga acceso la prensa, salvo que haya que preservar cuestiones vinculadas a la privacidad de las personas.

“Bodean consultó por la audiencia y yo personalmente le informé”, agregó Perroud. “No son causas restringidas al público” insistió.

Al terminar, el magistrado rechazó la recusación al Fiscal. La defensa de Larrocca pidió apelar tal decisión, por lo que ahora le tocará el turno el Juez Ives Bastián, el cuarto funcionario judicial que se expedirá acerca del solicitado apartamiento de Arias de la llamada Causa Los Charrúas.

Fuente: El Entre Ríos


About the Author



Comments are closed.

Back to Top ↑