PROVINCIAL no image

Published on junio 20th, 2018 | by concordia7

0

CAMBIOS EN VIALIDAD: DUDAS SOBRE OBRAS PROYECTADAS O EN MARCHA EN LA PROVINCIA

Sin avances del empalme en Paraná de Almafuerte y ruta 12; caída de servicio de atención al usuario en ruta 18; el puente con Santa Fe, una incógnita.

Los cambios en distintos ministerios y secretarías del Estado nacional, la quita de rango de algunas de ellas, junto con el recorte de fondos para el funcionamiento de cada una de esas áreas, abren interrogantes en torno a la continuidad de las distintas obras viales que se ejecutan en la provincia.

El ingeniero Javier Iguacel dejará el jueves la presidencia de la DNV y asumirá al frente del Ministerio de Energía. Su lugar será ocupado por la actual gerente de la regional Cuyo del organismo, Patricia Gutiérrez.

Junto con cambios de nombres, hay en marcha una serie de exigencias de recortes de fondos públicos según el convenio firmado semanas atrás con el Fondo Monetario Internacional (FMI). La obra pública será una de las más afectadas.

En las rutas de Entre Ríos, el Estado nacional lleva adelante inversiones en los Accesos Norte y Sur de Paraná –compartido con el gobierno provincial–, en las rutas nacionales 18 y 127, pero tenía como proyectos a ejecutar este año, una serie de obras, entre las cuales sobresale el puente Paraná-Santa Fe.

En la región metropolitana, se incluía para este año la licitación para unir la Circunvalación de Paraná con la ruta nacional 12, para permitir el empalme entre avenida Almafuerte y la intersección de avenida Jorge Newbery y ruta nacional 12, en el acceso a San Benito.

Las dudas asoman tanto sobre la continuidad de las obras, como del inicio de las que estaban previstas.

Hace poco más de una semana, el ministro Frigerio, junto a Iguacel, inauguraron la reconstrucción de pavimento de la ruta provincial 6, entre la ruta nacional 12 y la ruta nacional 127.

Nación lleva adelante obras también sobre la ruta 127, mientras que sobre la ruta nacional 18 continúan los trabajos en los tramos 1 y 4 –los dos extremos, uno cerca de Concordia y el otro, de Paraná– mientras que en el centro, el ahora extitular de Vialidad Nacional había manifestado que solo iba a avanzar como “ruta segura”, es decir, sin doble vía.

Por lo pronto, el primer recorte allí se concretará en pocos días más: desde el 30 de junio caerá la concesión de la ruta 18, confirmó ayer la intendenta de Villaguay Claudia Monjo.

La empresa Carreteras Centrales de Argentina estaba radicada en esa ciudad por estar en el centro de la provincia, y trabajaba en coordinación con otras instituciones como hospitales de la región. Su tarea era hacer conservación y mantenimiento, prestación de los servicios al usuario, y de obras para mejorar la seguridad vial.

“Con esto dejará de funcionar en toda la ruta 18 el servicio de auxilio y de emergencia”, explicó Monjo. Seis empleados en la oficina ubicada en la intersección de las rutas 18 y 20, quedarán cesanteados junto a otros 70 en todo el corredor.
Desde que Vialidad Nacional informó la medida, se elevaron pedidos y reclamos formales desde la ciudad, sin respuestas.

En tanto, sobre el avance de la obra vial, la jefa comunal sostuvo que desde Villaguay y localidades aledañas, se insiste en la necesidad de que continúe la doble vía. “En nuestra zona hay sectores con 50% de avance de autovía, pero quedaron abandonados desde 2016. Actualmente solo se realiza un trabajo de mantenimiento sobre la vieja traza, y limpieza de banquinas”, se lamentó.

Vale recordar que Iguacel, en una de sus últimas visitas a la provincia, había anunciado que para fin de año podría habilitarse el tramo Concordia-San Salvador, de doble vía; mientras que a fines del año próximo, el sector cercano a Paraná.

PENDIENTE

A los planteos de vecinos de las ciudades de Santa Fe y Paraná en contra del emplazamiento de la traza y las cabeceras del futuro puente, el plan de recortes y ajuste del gobierno nacional pone en dudas, una vez más, la concreción de esa megaobra. Anuncios y postergaciones se han sucedido en los últimos dos años: en esta oportunidad, el propósito político era su licitación en el segundo semestre del año, como parte de las inversiones bajo la figura de Participación Pública Privada (PPP).

Días atrás, en una comunicación a raíz de la publicación de las quejas de los vecinos –que harán una protesta la semana próxima en el puente Colgante–, Iguacel citó: “Después de un intenso debate, de escuchar las necesidades de las provincias, los municipios, los vecinos que van a realizar sus tareas todos los días, logramos consensuar una de las obras más importantes para el país. El nuevo puente Santa Fe-Paraná descongestionará un tránsito para el que el túnel ya no está preparado y además mejorará notablemente la circulación en dos de las ciudades más importantes del centro argentino.

Cuando la obra esté licitada y comience a dar sus primeros movimientos a mediados de 2019, como parte de la tercera etapa del nuevo esquema de Participación Público-Privada (PPP), habremos comenzado uno de nuestros trabajos más ambiciosos, con una extensión aproximada de 6 kilómetros y una inversión estimada entre los 600 y los 800 millones de dólares”, prometió.

Junto con el puente, está incluido un nuevo anillo circunvalar de Paraná de 20 kilómetros –en formato de autopista– para unir las cuatro rutas que ingresan a la ciudad: la 12 que va hacia el norte, hacia Cerrito; la 18 a Viale; la misma 12 que viene de Crespo y la 11 que viene de Diamante.

SIN FECHA

En tanto, no hay fecha en torno a la realización del empalme entre avenida Almafuerte de Paraná, y la intersección de avenida Jorge Newbery y ruta nacional 12, en el acceso a San Benito.

A fines del año pasado, Vialidad Nacional confirmó la conclusión de los trabajos de elaboración del proyecto ejecutivo de obra, pero finalmente aún no avanzó la licitación. Se trata de la concreción de una autopista a lo largo de más de dos kilómetros, con la inclusión de tres puentes en ese mismo tramo; incluye también otras obras básicas, calzadas principales y colectoras pavimentadas en tramos definidos, alcantarillas, obras de desagüe, señalización horizontal y vertical e iluminación. El plazo de obra era de dos años y la inversión calculada a fin del año pasado, era de más de 500 millones de pesos.


About the Author



Comments are closed.

Back to Top ↑