EDITORIAL no image

Published on septiembre 12th, 2018 | by concordia7

0

BORDET FIEL A SU HISTORIA, “SURFEANDO” EN ARENAS MOVEDIZAS

El gobernador acaba de declarar que “a la crisis no la generamos nosotros”, curiosa forma de saltar por arriba toda una vida de silencios “oportunos”. (J.M.H.)

Siempre Gustavo Bordet puso proa a sus gestiones en el sentido de demostrar administraciones prolijas, sin mucho de cambio, pero prolijas, no importa si lo recibido es bueno mediocre o malo, lo importante es demostrar que, tomando lo que le dejaron, hubo mejoras, ese es el principio y fin del camino político que el gobernador elije transitar a la hora de proyectarse como dirigente.

Siempre sus primeras medidas serán congelar el ingreso a la función pública, genera contrataciones, tercerizaciones de áreas, etc, pero que ningún número indique crecimiento de planta permanente de empleados, no importa el perfil de estado que tenga, primero “prolijidad”, después vemos perfiles, sería la consigna.

A tal punto es así, que si uno pone en paralelo, gobierno nacional de turno, con gestión Bordet de turno, sobresale una permanente mimetización con el poder superior, con pequeños matices propios que le permitan articular un discurso público de acompañamiento general, con pinceladas propias en lo particular, ero que no llevan a cambios profundos en la situación general imperante.

Siempre Bordet comenzará y terminará vistiendo a sus moderadas formas, con el “ropaje” folklórico que indican las frases clásicas del PJ en función de la problemática imperante, algo que es la flor y nata del peronismo clásico, como pararse en sus “máximas” de ocasión para diferenciarse de cualquier cuestión innovadora que ponga en discusión la cuestiones centrales de los poderes permanentes en la política.

El decir “a la crísis no la generamos nosotros”, es lo suficientemente amplio y lo suficientemente restrictivo a la vez, como para deslindar sus propias responsabilidades.

Amplio porque deja abierto con la frase, quien la generó, por fuera de el, sin buscar causas de la crísis a la que se refiere, de hacerlo, debería decir todo aquello que heredó de Urribarri: deudas, aislamiento, estado sobredimensionado en un 50%, funcionarios por amistad y no por eficiencia, funcionarios-gerentes de determinados grupos de poder provincial, etc. debería decir que todo lo heredado fue generado por quien lo elijió para sucederlo, y dentro de su mismo espacio político, mas allá de los errores garrafales de la actual gestión nacional en materia económica, la cual, paradógicamente, le permitió a Bordet recuperar casi 10 puntos porcentuales de la cooparticipación federal, pudiendo en casi 3 años reducir drásticamente el déficit de E. Ríos, heredado de su antecesor.

Restrictivo porque con esa frase, anula toda posibilidad de crítica ante su propio accionar para enfrentar los brulotes recibidos de la gestión urribarrista, algo que era y es imprescindible desglosar, si lo que se quiere es construir una provincia viable, antes que la consolidación de una carrera política en particular.

Bordet es de aquellos dirgentes convencidos de que moverse con buenos modales, significa ser buena persona, cuando en realidad, las buenas personas, sobre todo dirigentes, se miden por sus acciones a partir de los controles sobre sus compañeros de ruta.

Se puede ser funcional al desmanejo del estado y todas sus implicancias, por acción o por omisión, este último item parece ser donde se ubica el gobernador, el cual no puede ser marcado como protagonista directo de nada, pero habría que repasar cuantas veces elijió mirar el horizonte, cuando había que mirar hacia abajo en busca de las huellas que otros le dejaron marcadas.


About the Author



Comments are closed.

Back to Top ↑