ECONOMIA

Published on marzo 7th, 2018 | by concordia7

0

ALGO NO ANDA BIEN EN EL CENTRAL

No hay política monetaria clara desde la intervención de la Rosada sobre el Central. -Salvador Di Stefano-

En los primeros dos años de gobierno teníamos claro que la tasa de interés era más alta que la tasa de inflación, y que el tipo de cambio.

Desde el 28 de diciembre de 2017 tenemos claro que la inflación, el tipo de cambio y la tasa de interés van todos de la mano. Se cambiaron las reglas y se desbando el dólar.

Datos anualizados del mes de enero:

Tasa de Lebac: 26,8% anual.

Tasa de inflación minorista: 25,0% anual

Gasoil: 23,8% anual

Dólar: 23,5% anual

Tasa de inflación mayorista: 22,4% anual

Como podemos apreciar a enero de 2018 la evolución del dólar se aproximó demasiado a la inflación minorista y supero a la inflación mayorista. Algo parecido sucedió con el precio del gasoil.

Con estos datos en mano sería interesante analizar que paso con las Lebac, el dólar y el gasoil al 28 del mes de febrero:

Dólar: 30,2% anual

Gasoil: 28,1% anual

Lebac: 26,5% anual

Claramente hay una fuerte suba de precios de dólar y gasoil en los últimos 12 meses, que seguramente van a incidir en el índice de inflación de febrero. Pero para hilar más fino, sería muy bueno observar que paso con el dólar y el gasoil en los dos primeros meses del año:

Gasoil: 7,7%

Dólar: 7,1%

Claramente se quebraron las reglas de mercado que predicaba el presidente del Banco Central República Argentina, hoy el dólar y el gasoil suben más que la tasa de inflación, y es muy probable que la inflación anualizada, muy pronto, se ubique por encima de la tasa de interés de Lebac.

En este escenario los inversores que traían dólares a la Argentina para invertirlos en pesos han perdido el incentivo, resquebrajada la regla monetaria, lo mejor es no llegar al país con nuevas inversiones de cartera, y dar lugar a toma de ganancias sobre lo invertido.

Por otro lado, los argentinos no paran de atesorar dólares. En el año 2017 compraron un total de U$S 17.758 millones, y en el mes de enero U$S 1.606 millones, pesos más o pesos menos, los argentinos compran U$S 1.500 millones mensuales, sin contar lo que se gasta en turismo, en donde neteando los egresos e ingresos en el año 2017 se compraron U$S 8.623 millones y en enero U$S 1.185 millones, en promedio unos U$S 750 millones al mes.

Esta demanda de U$S 2.250 millones mensuales, con una menor oferta de dólares por parte de los inversores internacionales, hizo que el tipo de cambio tomara brillo en el mercado y comenzara a trepar.

El dólar subió desde $ 17,26 el 12 de diciembre pasado, cuando todo un piso, a ubicarse en $ 20,20 en el cierre de ayer, lo que explica una suba del 17,03% en menos de 3 meses.

Claramente algo no anda bien en el Banco Central, porque estas no son las políticas que se trazaban cuando Federico Sturzenegger no estaba intervenido.

El mercado lentamente le va dando la espalda al Banco Central, en el Resultado de Expectativas de Mercado del mes de marzo, el mercado indico que para fin de año espera estos resultados:

Tasa de interés: 22,0% anual

Inflación: 19,9% anual

Tasa de devaluación: 16,6% anual

Tipo de cambio: $ 21,90

Estos pronósticos lucen de cortesía para el gobierno, en la intimidad muchos de los consultores esperan valores mucho más altos que los informados, sin embargo, nobleza obliga lentamente suben las expectativas de inflación para no quedar desacomodados con el oficialismo, así se puede apreciar en el siguiente grafico de expectativa de inflación, en donde todos los meses se presagia mayor inflación, pero como diría la canción de Luis Fonsi des-pa-ci-to para no enojar a Mauricio.

Conclusiones

– No hay una política monetaria clara, no sabemos si están estudiando un cambio de plan o un cambio de presidente del Banco Central, pero nada de lo dicho en el pasado reciente se está cumpliendo.

– En este escenario de desorientación general, con suba del dólar y combustibles por encima de la inflación pasada, lo más probable es que tengamos una suba en la inflación futura. Se está trasladando la suba del dólar y combustibles a todos los precios de la economía.

– En este escenario lo mejor es resguardar los ahorros en dólares billetes o bonos en dólares, que tienen rendimiento del 7% al 8 % en el tramo largo de la curva.

– Desde el 12 de diciembre de 2017 a la fecha el dólar subió el 17,03% y el índice merval subió el 19,9%, esto implica que las acciones están copiando la suba del dólar. El comportamiento manada indica que los inversores están comprando activos como resguardo de valor.

– Algo parecido sucede con las propiedades, hay una mayor demanda tratando de aprovechar aquellos que tienen precios pesificado (edificios en construcción) y con plazos largos de pago.

– Ojalá pronto nos cuenten cual es el plan, y trabajemos proponiendo nuevas inversiones productivas, y no realizando propuestas para defender el capital de los inversores.

– La producción está muy complicada, solo hay espacio para ganar especulando, el que tiene ventas no tiene rentabilidad, y el que no tiene venta analiza desandar el camino, momentos muy difíciles, pero la culpa la tiene el empresario, no el gobierno (Cabrera dixit).


About the Author



Comments are closed.

Back to Top ↑