EDITORIAL no image

Published on agosto 27th, 2018 | by concordia7

0

“A FALTA DE NADA, CAMBIO JUEZ!!!… SALE EL 5, NACE UNA LEYENDA”

Los símbolos no se retiran, las leyendas se construyen, las grandes personas marcan generaciones, simplemente pidió el cambio, pensando en lo mejor para el equipo, como siempre!!! (J.M.H.)

La historia dirá que debés aparecer en todos los posters con la 20 de los SPURS, razón no les falta, es la bisagra que toda construcción necesita para transformarse en base, guia y columna de un ejemplo, allí donde los ojos del mundo se posaban cada vez que encarabas el aro rival o defendías con los dientes apretados.

A mi dejame con la “5”, con esa que siempre tuvo barrotes en vez de listones celestes y blancos, como decía tu fan idolatrado, el gran Diego, porque esa camiseta nunca brilló tan alto, nunca transmitió tanto respeto, nunca destiló tanto orgullo, como cuando en la soledad del vestuario te la calzabas para encabezar la fila de guerreros-hermanos que dieron mucho mas de lo imaginable en nombre de un país que sacaba pecho al entrar a un rectangulo de basquet.

Ni siquiera hace falta recordar las medallas, títulos, y jugadas que fueron construyendo la idolatría detrás de la “GENERACIÓN DORADA”, son eso, jugadas, titulos y medallas que forman parte de la carrera de cualquier deportista, lo tuyo MANU, va mucho más lejos, llega a la dimensión en que se demuestra que para ser una leyenda, hace falta primero ser buena persona, esas personas que comienzan a desarrollarse sabiendo que no todo tiene precio, que no todo es lo mismo, que se hace lo que se debe hacer, no lo que se quiere, ni lo que se puede, que la gloria pasa, que la trayectoria y la conducta quedan.

Llevaste al paroxismo a quienes nunca pasaron por un rectangulo de juego, entregaste hasta la última gota de sudor en el campo, pusiste valores por encima de campeonatos, frenaste junto a tus hermanos dorados a dirigentes inescrupulosos, te llenaste de anillos y no se te cayó ninguno.

la selección argentina de basquet nunca más tendrá la chance de dudar en cuanto a entrega, sacrificios y amor a una camiseta después de tu ciclo glorioso, simplemente dejaste un espejo gigante, tan gigante que nadie que venga detrás, podrá evitar mirarse sabiendo que ese espejo devuelve un ejemplo a seguir por los tiempos de los tiempos.

SIMPLEMENTE GRACIAS, POR EL JUEGO, POR EL DEPORTE, POR DEMOSTRAR DESDE EL EJEMPLO QUE PODEMOS SER MUCHO MEJORES COMO PERSONAS, COMO EQUIPO, COMO SOCIEDAD, COMO PAÍS.


About the Author



Comments are closed.

Back to Top ↑